rss

Secretario de Estado, Rex Tillerson, y secretario de Seguridad Nacional, John Kelly, secretario de Relaciones Exteriores de México, Luis Videgaray Caso, y secretario de Gobernación de México, Miguel Ángel Osorio Chong En conferencia de prensa

Português Português

DEPARTAMENTO DE ESTADO DE EE. UU.
Oficina del Portavoz
Para su divulgación inmediata
18 de mayo de 2017
Declaraciones

18 de mayo de 2017
Auditorio Dean Acheson
Washington, D.C.

SECRETARIO TILLERSON: Muy buenos días a todos y gracias por venir. Valoro esta oportunidad de reunirme nuevamente con el secretario de Relaciones Exteriores, Videgaray, y el Secretario de Gobernación, Osorio, y deseo además manifestar mi profundo respeto por toda la delegación mexicana que viajó hoy hasta Washington, D.C. para mantener conversaciones sumamente productivas y fructíferas. También quisiera agradecer a mi colega, el secretario Kelly, y a los representantes del Departamento de Seguridad Nacional que participaron hoy, así como al Departamento del Tesoro, que también tuvo miembros presentes aquí en nuestro diálogo.

Tanto México como Estados Unidos están enfocados en destruir a las organizaciones delictivas que traen drogas hacia Estados Unidos y cometen actos violentos en todo México. Mantendremos nuestro compromiso de proteger a nuestra población del caos, las drogas y la violencia criminal. En 2015, casi 20.000 estadounidenses murieron por sobredosis de heroína u opioides sintéticos, incluido el fentanilo. Se estima que 100.000 mexicanos han muerto en hechos violentos vinculados con las drogas desde 2006, muchos de ellos miembros valerosos de las autoridades de aplicación de la ley que murieron en el cumplimiento del deber, y honramos su enorme sacrificio.

Estados Unidos también debe hacer frente a la realidad de que constituimos el mercado de este comercio, pues si no fuera por la demanda aparentemente infinita de usuarios adictos y el reclutamiento de nuevos usuarios jóvenes y vulnerables, tal mercado no debería existir. Como estadounidenses, padres y amigos de personas que se convierten en adictas o en blancos potenciales, también debemos adoptar nuevas estrategias. Nosotros, los estadounidenses, tenemos que afrontar este problema. Pues es nuestro.

Detener el flujo transfronterizo de drogas es un paso crucial para poner fin a la adicción extendida y a la violencia vinculada con las drogas. Demasiadas familias en Estados Unidos han quedado devastadas por las drogas ilegales, y tenemos que frenar drásticamente el avance de esta epidemia. Ningún padre debería vivir el martirio de que un hijo sucumba a la adicción a las drogas. Al enfrentar enérgicamente a los cárteles que operan en Estados Unidos y México, procuramos detener a quienes comercian con la muerte y ya han infligido un dolor insondable a tantas personas, a ambos lados de la frontera.

Hoy, identificamos nuevas estrategias para atacar el modelo de negocios de estas organizaciones delictivas que tienen actividades por miles de millones de dólares, enfocándonos particularmente en el flujo de dinero y de armas. Trabajaremos con México para reorientar la asistencia, de modo de ser más efectivos en la desarticulación del modelo de negocios de los traficantes. Atacaremos sus medios de producción, sus redes de distribución transfronteriza, su flujo de dinero y su compra de armas.

Las acciones del gobierno de Trump para combatir la demanda de estas drogas devastadoras y la actividad delictiva y el narcotráfico en la frontera mexicana y otros sitios, apenas ha comenzado. Seguiremos colaborando en alianza con México para desbaratar y destruir a las organizaciones delictivas que amenazan a nuestros ciudadanos, nuestras comunidades y nuestro país, y estamos decididos a abordar la propagación de la demanda de drogas ilícitas entre nuestros conciudadanos. Gracias.

SECRETARIO KELLY: Bueno, gracias por estas palabras. Sin duda es un gran placer para mí reunirme una vez más con nuestros buenos amigos de México. En el pasado, me desempeñé como comandante del Comando Sur de Estados Unidos (SOUTHCOM). En ese período, entablé relaciones con el Gobierno de México y, en particular, con las fuerzas militares y la policía en México, y quisiera sumar mi voz a la del ministro, la del secretario y los hombres y mujeres valientes de las Fuerzas Armadas y la Policía mexicanas que han hecho tanto por proteger a su país y ejercer el liderazgo en la región. Han perdido a varios, varios cientos de hombres y mujeres en esta lucha contra estos terribles flagelos.

Una de mis primeras escalas —de hecho la primera— en mi rol de secretario de Seguridad Nacional, fue en Ciudad de México, como se ha mencionado, para reunirme con el secretario de Relaciones Exteriores y muchos otros funcionarios del gobierno mexicano, incluido el Presidente. Estamos continuamente en contacto —yo lo estoy, y también mi departamento— con nuestros homólogos en México, y nuestra gente, tanto estadounidenses como mexicanos, trabajan en conjunto diariamente, ya sea contra el contrabando de drogas, la trata de personas o el terrorismo.

Nuestra relación de trabajo es de suma importancia, y es muy pero muy buena. Esto se debe, en parte, a que nuestra colaboración se basa en la responsabilidad compartida. Tenemos que asumir los problemas que suponen los cárteles para poder encontrar las soluciones que nos permitan hacerles frente. Mientras que Estados Unidos es efectivamente el imán que atrae el contrabando de drogas a través de América Central y del Sur, y todos los males asociados con esa actividad, son mayormente nuestros amigos en México y en el sur quienes más sufren la violencia y el crimen.

Estamos actuando contra los cárteles de muchas formas, incluso atacando sus modelos de negocios, su financiamiento, sus fondos, su capacidad de administrar un negocio delictivo rentable, y hemos tenido cierto grado de éxito. Como nos han escuchado decir aquí, vamos a insistir en esto, vamos a profundizarlo y ampliarlo, con algunas ideas absolutamente nuevas e innovadoras.

Ahora bien, aunque el eje de hoy fueron los cárteles y otros aspectos de comercio de drogas, este es un indicio del número mayor de cuestiones en las que nosotros —Estados Unidos y México— trabajamos cada día, sin excepción.

Tengo muchas expectativas de trabajar con mis amigos mexicanos más adelante este verano, cuando participen… de hecho, también como organizadores, de una conferencia en Miami sobre Prosperidad y Seguridad en América Central, donde se tratará un amplio repertorio de temas de seguridad, incluidas las organizaciones delictivas transnacionales. Será una oportunidad para incorporar a México y su extraordinario liderazgo en estos temas, mientras consideramos los problemas de seguridad y las condiciones económicas en los países del Triángulo Norte. Intentaremos abordar las amenazas regionales a la seguridad y la estabilidad. Nos complace enormemente, y a mí en lo personal, contar con México como socio en esa conferencia.

Así que voy a terminar diciéndoles gracias a los secretarios, y también a Rex Tillerson, por esta oportunidad de colaborar en esta iniciativa. Muchas gracias.

SRTA. NAUERT: Empezaremos ahora con las preguntas. Les pido que por favor dirijan sus preguntas a un ministro por vez. Empezaremos con Felicia Schwartz de The Wall Street Journal. Felicia.

PREGUNTA: Gracias. Secretario Tillerson, esta es al menos la tercera vez que el presidente ha hecho un anuncio antes de que ustedes dialoguen con las autoridades mexicanas, que podría estropear esas conversaciones. Cuando usted viajó a México, dijo que deportaría a todos los migrantes allí, algo que no fue bien recibido entre los mexicanos. Dictó un decreto ejecutivo sobre el muro mientras el secretario de Relaciones Exteriores estaba en la ciudad, y luego esta mañana en el Congreso dijo que renegociaría el TLCAN. ¿Van a poder negociar con México cuando el presidente sigue teniendo esta actitud?

SECRETARIO TILLERSON: Bueno, espero que la conferencia de prensa de esta mañana les haya demostrado que hay una gran variedad de temas de suma importancia y que inquietan tanto a Estados Unidos como a México. Claramente, el comercio es un tema importante, extremadamente importante. Y creo que la presentación que realizaron las autoridades ante el Congreso esta mañana para empezar a avanzar hacia una autorización de vía rápida es una decisión muy positiva, y pienso que demuestra que hay un esfuerzo sincero por parte del Presidente. Y voy a dejar que aquellos que van a estar involucrados directamente en esas conversaciones hagan comentarios al respecto en el futuro.

Pero sí le diría que lo que espero que se lleven hoy es la conclusión de que la relación entre EE. UU. y México es mucho más que tan solo el TLCAN. Nuestra relación no está definida por el muro. Tenemos muchas otras áreas de interés recíproco, y creo que el foco en las organizaciones delictivas transnacionales, en el efecto devastador del tráfico de drogas y otras modalidades de tráfico ilícito a través de la delincuencia organizada está afectando a nuestros países de formas realmente trágicas. Y opino que hoy tuvimos un espíritu de conversaciones abiertas, honestas y sinceras con respecto a en qué áreas conseguimos resultados en el pasado, qué se interpone a nuestra posibilidad de éxito en el futuro, y considero que hay una voluntad muy fuerte —y esto lo escucharon en los comentarios de ambos secretarios de México— y un compromiso muy firme de superar esos obstáculos del pasado. Ya sea el intercambio de datos de inteligencia o recursos, tenemos un objetivo común, que es terminar con el impacto trágico del comercio de drogas ilícitas en ambos lados de nuestras fronteras. Sabemos qué responsabilidad nos cabe, y nosotros como estadounidenses tenemos que aceptar que somos el mercado de este comercio. No hay otro mercado para estas actividades. Todo viene aquí. Si no fuera por nosotros, México no tendría el problema de delincuencia organizada transnacional ni la violencia que están padeciendo. Y realmente tenemos que asumir nuestro rol en eso.

Entonces, creo que mantuvimos un diálogo sumamente abierto y sincero. También hay muchas otras áreas de cooperación entre nuestros dos países, y vamos a centrarnos en aquellas en las cuales podamos conseguir avances ahora. Y habrá otras conversaciones para avanzar en otras áreas de importancia, incluida la renegociación y restructuración del TLCAN.

MODERADOR: (Mediante intérprete) Le damos la palabra a José Díaz Briseño del periódico Reforma.

PREGUNTA: Secretario Videgaray, el Gobierno mexicano… perdón, estadounidense sigue considerando la posibilidad de dividir el TLCAN en dos acuerdos bilaterales en vez de uno trilateral. ¿Esto sería un avance para México?

Y Sr. Tillerson, los periodistas en México están siendo asesinados en una proporción sin precedentes. Esta semana, fue asesinado en México quien, me atrevo a decir, posiblemente era uno de los periodistas más importantes que cubría el comercio de drogas. ¿Va a plantear este tema al Gobierno mexicano, para instar a que se juzguen eficazmente estos crímenes?

SECRETARIO TILLERSON: Con respecto a la trágica muerte del importante periodista en México, transmitimos nuestras más sinceras condolencias, particularmente a sus allegados y familiares. Y sí, una vez más, se trata de otra trágica pérdida entre los periodistas, pero también otros más como resultado de la violencia vinculada al tráfico de drogas ilícitas. Creo que en cuanto a cómo nosotros abordamos esto, tuvimos un diálogo muy productivo sobre cómo mejoramos el intercambio de información entre las autoridades de aplicación de la ley en ambos lados de la frontera, dado que estos cárteles y organizaciones operan también al otro lado de la frontera. Y analizamos cómo identificar los nexos de esas organizaciones, cómo intercambiar información que nos permita identificar más eficazmente quiénes son responsables, hacer que se detenga a esas personas y llevarlas ante la justicia.

Asimismo, hablamos de cómo fortalecer el sistema judicial, y sabemos que México tiene un proyecto legislativo, que está siendo tratado, y que permitiría confiscar los bienes y activos de quienes han sido detenidos y acusados de tráfico ilegal de drogas. Tenemos leyes similares en este país, y hemos instado a México a avanzar en la sanción de esa ley. Entonces, hubo un intercambio muy positivo de ideas sobre aplicación de la ley y sobre justicia, y estamos trabajando juntos de manera colaborativa para atacar este problema.

SRTA. NAUERT: Rich Edson de Fox News.

PREGUNTA: Secretario Kelly y secretario Tillerson, considerando la frecuencia con la cual ambos de ustedes interactúan con sus homólogos extranjeros, y como se evidenció hoy y con gran parte de lo que implica su trabajo diario, y en vista de las investigaciones, el memorando del exdirector del FBI, y todo lo que está sucediendo en el país de cara al primer viaje al extranjero del presidente, en el cual hay programadas reuniones importantes con líderes extranjeros, ¿el Presidente ha perdido influencia o credibilidad, y estos temas han menoscabado las tratativas que ustedes mantienen con sus pares internacionales? Gracias.

SECRETARIO KELLY: ¿Puedo empezar?

SECRETARIO TILLERSON: Sí, claro. Lo haré cuando….

SECRETARIO KELLY: No. Le voy a decir que acabo de regresar de un viaje a Jordania y Arabia Saudita, y en esa parte del mundo ellos también están ansiosos con la llegada del Presidente y el gesto que implica el destino que visitará primero. Podría decir lo mismo sobre los israelíes y otros países. Voy a dejar que el secretario de Estado responda eso.

Pero no, yo trato con una gran variedad de actores internacionales, mayormente por teléfono, tanto europeos como latinoamericanos, centroamericanos, africanos, es decir, de todo el mundo, y ellos están trabajando con nosotros como socios en un amplio repertorio de cuestiones, como seguridad en la aviación, drogas —como escucharon hoy— e inmigración. Entonces, no siento ningún efecto, desde que el Presidente es criticado por la prensa por algo que pudo haber dicho o no, y ciertamente algo de lo que pudo o no haber tenido intención. Así que…

PREGUNTA: ¿Sobre intercambio de inteligencia?

SECRETARIO KELLY: ¿Si me preocupa el intercambio de inteligencia?

PREGUNTA: ¿A los países extranjeros les preocupa el intercambio de inteligencia con EE. UU.?

SECRETARIO KELLY: Compartimos… y como dije, interactúo con gran cantidad de líderes extranjeros a nivel ministerial, mis pares y yo compartimos mucha información, tanto como lo permiten nuestras leyes, y están abiertos a eso. En ese respecto, no puedo decir más, ellos entienden eso, y el hecho es que este país, mi departamento, nuestro Presidente, tienen como prioridad número uno la seguridad de nuestros ciudadanos y los suyos.

SECRETARIO TILLERSON: Creo que diría que la expectativa en el resto del mundo y… he tenido oportunidad de interactuar bastante y reunirme con líderes de Europa, Rusia, América Central, Medio Oriente, África, Asia Sudoriental, Asia Nororiental, entonces tengo gran exposición global a cómo el mundo percibe nuestro actual gobierno.

Y lo que les diría es que hay gran expectativa y opino que gran receptividad en cuanto a que Estados Unidos vuelva al escenario. Muchos de los líderes, sobre todo en la región del mundo adonde estaremos viajando, es decir, Medio Oriente, Asia Central e incluso partes de África, están preparados para superar una etapa en la que consideran que se ignoraron o rechazaron directamente sus inquietudes. Están dispuestos a volver a relacionarse con Estados Unidos.

Así que creo que hay grandes expectativas sobre el viaje del Presidente en cuanto a lo que podría lograrse, y en nuestro diálogo hemos identificado muchos aspectos que pueden lograrse cuando trabajamos juntos. Y ese es el objetivo de este viaje; se trata realmente de transmitir el mensaje de que Estados Unidos ha regresado, en cuanto a nuestro poder de convocatoria, nuestro rol de facilitador, para encarar los enormes desafíos en esa parte del mundo, específicamente el problema del terrorismo global y cómo hacemos frente a ese fenómeno como un pueblo global. No es un desafío que enfrenta un único país, sino que nos afecta a todos.

Y creo que la importancia de este viaje y del liderazgo del presidente Trump es que las personas entiendan que estamos juntos en esto. No es una guerra de religiones. No es una guerra de culturas. Es una guerra entre el bien y el mal. Y sobre este mal prevalecerá la bondad de las personas de todos los credos, y ese es el mensaje que lleva el Presidente. Y convocará a las personas de todo el mundo a hacer frente a este rostro del mal, donde sea que se haga ver en el mundo. Hay grandes perspectivas con respecto a ese liderazgo.

PREGUNTA: ¿Y el (inaudible) interno?

SECRETARIO TILLERSON: Considero que las personas en el resto del mundo no tienen tiempo para prestar atención a lo que sucede aquí a nivel interno. Les preocupa más lo que ven que sucede en la relación con su país y lo que nosotros llevamos para superar estos graves desafíos que nos afectan a todos.

SRTA. NAUERT: Rich, muchas gracias.

MODERADOR: (Mediante intérprete) La última pregunta es de Rubén Barrera de Notimex. Adelante, por favor.

PREGUNTA: (Mediante intérprete) Gracias. Secretario Osorio, quisiera pedirle si puede explicar lo que dijo cuando manifestó que desearía ver un esfuerzo binacional más equilibrado, ¿qué quiso decir con eso? ¿Y cuáles serían los posibles cambios que podrían ocurrir en relación con el modo en que el Gobierno de México está luchando contra las organizaciones de narcotráfico, sobre la base de estos comentarios?

(En inglés) Y para usted, secretario Kelly, el gobierno de Trump ha estado hablando mucho sobre la reducción en el número de cruces ilegales, a raíz de la política anunciada por el presidente Trump en materia inmigratoria. Pero no hemos escuchado nada sobre drogas. Mi pregunta es por qué; ¿podemos esperar una reducción sustancial en el problema de las drogas a través de la frontera sur una vez que se termine el muro, tal vez para el final de este gobierno?

SECRETARIO KELLY: En cuanto al tema del contrabando de drogas hacia Estados Unidos, ya estamos haciendo mucho en la frontera, y no estamos solos en esto. Lo hacemos con nuestros pares mexicanos en el sur. La gran mayoría de las drogas duras —metanfetaminas, cocaína y heroína— llegan de contrabando sobre todo en vehículos, camiones, etc., a menudo… sobre todo camiones comerciales. Con frecuencia, el conductor ni siquiera sabe que están allí.

Entonces, el primer punto… permítanme empezar con el fin. El fin es ir detrás de las organizaciones delictivas transnacionales, las redes en México y Estados Unidos. Ese es el fin último. Lo primero de lo que tenemos que ocuparnos, porque genera todos los problemas, es de la demanda de drogas en Estados Unidos. Y no solo las drogas que son usadas por adictos, sino el uso recreativo de drogas; si los estadounidenses entienden que usar con drogas para divertirse el fin de semana tiene, como consecuencia última, la pérdida de vidas de miembros de las fuerzas de aplicación de la ley o militares en México, o la pérdida de vidas en Colombia o América Central, si los estadounidenses entienden que el uso recreativo de drogas está provocando la muerte de periodistas y personas de los medios en toda la región, pero sobre todo, y lamentablemente, en México ahora mismo, policías, soldados, fiscales, jueces… si los estadounidenses que usan drogas para fines recreativos entienden eso y dejan de hacerlo, eso reduciría sustancialmente la cantidad de drogas y, por consiguiente, el lucro que procede de EE. UU.

Entonces, lo más importante que podemos hacer es reducir la demanda de drogas. Nunca lo hemos intentado, nunca lo hemos hecho. Tenemos que desarrollar un programa integral de reducción de la demanda de drogas en Estados Unidos que involucre a todos, el deporte profesional, Hollywood, gobernadores, alcaldes, padres, sacerdotes, realmente a todos. Podremos entonces reducir sustancialmente la cantidad de drogas que se consumen en Estados Unidos; esto nunca llegará a cero, pero podemos disminuirlo. Pero hasta entonces, estaremos librando, en el mejor de los casos, una batalla neutral en la frontera. Los narcotraficantes son muy ágiles e innovadores en cuanto a cómo realizan negocios, y son absolutamente crueles. Si uno no acepta sus sobornos o su dinero, entonces matan a tu hija y así dejan en claro su mensaje. Entonces, es una cuestión de demanda y reducción de la demanda de drogas.

PREGUNTA: (Sin micrófono).

SECRETARIO KELLY: No, las barreras físicas sí funcionan. Donde hay…. ya existen 650 millas de barrera física en la frontera sur entre Estados Unidos y México, construida enteramente antes de este gobierno. Entonces, la barrera física sí tiene utilidad. También sirve la tecnología. Como mínimo, sirve para la colaboración entre las autoridades mexicanas y las estadounidenses. Y luego, claramente, están las personas que patrullan, hablan entre sí; las actuación policial a ambos lados de la frontera. Así que no hay una única solución a esto. Es un problema multifacético y necesita soluciones multifacéticas.

SRTA. NAUERT: Gracias. Ya se ha acabado el tiempo.

# # #

 


Esta traducción se proporciona como una cortesía y únicamente debe considerarse fidedigna la fuente original en inglés.
Novedades por correo electrónico
Para suscribirse a novedades o acceder a sus preferencias, ingrese abajo su información de contacto.