rss

PALABRAS DEL VICEPRESIDENTE PENCE A LA PRESENCIA AVANZADA REFORZADA Y LAS TROPAS DE ESTONIA

Français Français, Русский Русский

LA CASA BLANCA
Oficina del Vicepresidente
Para su publicación inmediata
31 de julio 2017

VICEPRESIDENTE: Presidenta Kaljulaid, presidente Vējonis y presidenta Grybauskaitė, general Terras, coronel Ridland, miembros de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos de América, y miembros de las Fuerzas Armadas de Estonia, el Reino Unido y Francia, es para mí un gran honor estar aquí en el Cuartel Central de las Fuerzas de Defensa de la gran nación de Estonia.

A todos ustedes, les transmito los saludos del líder del mundo libre, el Presidente de los Estados Unidos de América, el presidente Donald Trump.

El Presidente me encomendó personalmente que viniera… a este lugar, en esta oportunidad, para agradecerles a todos ustedes que se han puesto de pie y han dado un paso al frente para proteger esta alianza, para proteger nuestros valores y adoptar una posición activa de defensa de nuestro estilo de vida.

Hoy está ante mí la Presencia Avanzada Reforzada, que no es otra cosa que la encarnación de la Alianza de la OTAN, pueblos libres de naciones libres, juntos, como hermanos y hermanas en armas.

Nos dice la Biblia: “si tienes deudas, paga lo que debáis, al que honor, honor, al que respeto, respeto”.

Y hoy estoy aquí ante ustedes para pagar una deuda de gratitud, honor y respeto a cada uno de ustedes en nombre del Presidente de Estados Unidos de América y el pueblo estadounidense.

Ustedes son los mejores de nosotros, y todos son héroes.

Y están aquí, incluidos los estadounidenses entre ustedes, quienes están muy lejos de casa, porque Estados Unidos y Europa están unidos por la historia, una alianza que se ha sostenido en el tiempo y el compromiso vinculante de amistad… y por sobre todo, nos une nuestra devoción por la libertad.

Durante la presidencia de Trump, la política de los Estados Unidos de América es poner en primer lugar la seguridad y la prosperidad de los Estados Unidos. Pero como lo ha manifestado el Presidente, y lo demuestra mi presencia hoy aquí, “Estados Unidos Primero” no significa solamente Estados Unidos.

En la reunión que mantuve hoy, previamente, con los líderes de los Estados Bálticos, les transmití el mismo mensaje que estoy aquí para darles a cada uno de ustedes: los Estados Unidos está con ustedes. Los Estados Unidos está junto a las naciones y los pueblos de los Estados Bálticos, y siempre lo estaremos.

Acompañamos a nuestros aliados de la OTAN en nuestro compromiso con su seguridad.

Y durante la gestión del presidente Trump, los Estados Unidos de América defiende los valores atemporales que unen a los Estados Unidos y a Europa en occidente, a saber, libertad, democracia y estado de derecho.

Como lo expresó el presidente en su histórico discurso ofrecido en Varsovia, Polonia, apenas hace un mes, estos valores son, en sus palabras, “los lazos invaluables que nos unen como naciones, como aliados y como civilización”.

La civilización occidental es un bellísimo mosaico de naciones y pueblos diversos y libres, cada uno con su singular y especial historia, cultura, idioma y tradiciones, y todos merecen ser reconocidos, valorados y protegidos.

Y Estonia, Letonia y Lituania son ejemplos extraordinarios de la vitalidad y el compromiso con la libertad de nuestra civilización.

El año próximo se cumple el 100º aniversario del nacimiento de la libertad en los Estados Bálticos. Ustedes se han aferrado a ese derecho inalienable desde entonces, incluso ante quienes pretenden arrebatárselo.

Durante gran parte de este último siglo, sus naciones estuvieron encerradas tras la Cortina de Hierro. El régimen comunista personificó todo aquello que rechazan los pueblos libres. Procuró erradicar su identidad, sus tradiciones, su idioma y la esencia misma de todos ustedes… los respetados vínculos de familia y fe.

Sin embargo, en todas las décadas de ocupación despiadada, me enorgullece decir que Estados Unidos de América nunca aceptó las pretensiones ilegítimas de la Unión Soviética sobre los tres Estados Bálticos. Su perseverancia inspiró a naciones libres de todo el mundo, y para nosotros fue un honor estar de su lado.

No es casualidad ni un dato azaroso de la historia que fuera justo aquí, en Tallin, donde se produjeron algunas de las primeras rupturas en la Cortina de Hierro.

Ustedes preservaron su memoria del pasado como fundamento para el futuro, y mantuvieron viva en su corazón la llama de la libertad.

Fue tan solo hace 30 años que más de 300.000 estonios empezaron a reunirse para cantar las canciones de su tierra y su pueblo, y al igual que en la época de Ezequías, “los cantores cantaban”. Y pronto su cultura y su nación se vieron renovadas. Poco después, sus hermanos y hermanas en Letonia y Lituania se sumaron al coro de la Revolución Cantada.

Y en 1989, se unieron en la Cadena Báltica, una línea continua de voluntad inquebrantable que conectaba Tallin, Riga y Vilnius. Tan firmes eran sus voces, y tan fuerte era su determinación, que la Unión Soviética se desmoronó antes ustedes, y ustedes reivindicaron su libertad desde las cenizas del comunismo.

Y desde ese día, los pueblos de Estonia, Letonia y Lituania han estrechado la mano en señal de amistad a Europa y a Estados Unidos, y hoy, juntos, somos uno.

Estados Unidos y Europa son más fuertes juntos de lo que jamás podremos ser por separado; y así fue que, hace apenas 13 años, dimos la bienvenida a los Estados Bálticos a la Organización del Tratado del Atlántico Norte, la alianza de defensa recíproca más exitosa de la historia del mundo.

Los Estados Bálticos representan el espíritu de nuestra alianza; su compromiso con la defensa común de la OTAN es para todos nosotros una fuente de inspiración.

En la Cumbre de Gales de 2014, cada miembro de la OTAN se comprometió a avanzar hacia un gasto mínimo en defensa del 2 % de su producto bruto interno en el lapso de una década.

El presidente Trump ha manifestado claramente que cada miembro de la OTAN deberá, en sus propias palabras, “aportar finalmente su cuota correspondiente y cumplir sus obligaciones financieras”.

En este momento, me enorgullece estar en el centro de uno de los únicos cinco países miembros de la OTAN que cumple este parámetro básico. Estonia se suma a Estados Unidos, el Reino Unido, Gracia y Polonia al cumplir o superar sus obligaciones para nuestra defensa común. Y me complace anunciar que, para fines de 2018, Letonia y Lituania se sumarán a estas naciones en el cumplimiento de su promesa, y el presidente Trump espera que todos nuestros aliados de la OTAN sigan su ejemplo.

El presidente y yo estamos agradecidos por el liderazgo y el ejemplo de los líderes bálticos reunidos aquí. Y Estonia en particular, en su presidencia del Consejo de la Unión Europea, queremos que sepa que tiene el pleno apoyo de Estados Unidos en su propuesta de mayor seguridad interna en Europa, fronteras externas más firmes y lazos más sólidos entre la UE y la OTAN, así como un mayor gasto europeo en defensa.

Uno de los ejes de nuestra alianza es la promesa solemne de que un ataque contra uno de nosotros supone un ataque contra todos. Pero tal promesa requiere acción, y cada miembro de la OTAN debe renovar su compromiso con nuestra defensa común, y debe hacerlo ahora.

Ahora más que nunca desde el colapso del Comunismo hace un cuarto de siglo, se necesita una OTAN fuerte y unida. Los adversarios a los que nos enfrentamos nunca fueron más numerosos, sofisticados y asimétricos.

En esta época, las amenazas que antes resultaban distantes se han convertido ahora en amenazas locales a naciones y comunidades en todo el mundo, y por ello todas las naciones libres deben unirse para hacerles frente y superarlas.

Mientras hablamos, nuestra alianza está combatiendo al terrorismo radical islámico en nuestros términos y en su territorio, y no descansaremos ni cederemos hasta que hayamos alcanzado y destruido a ISIS en su origen, para que ya no puedan seguir amenazando a nuestros pueblos, nuestros aliados o nuestro bien sagrado de la libertad.

Los Estados Bálticos son miembros de la Campaña Global para Derrotar a ISIS, y Estados Unidos y nuestro pueblo están agradecidos por sus acciones. Y las tres naciones participan en la Misión de Apoyo Decidido de la OTAN en Afganistán, donde nuestros ciudadanos han prestado servicios juntos y han hecho enormes sacrificios durante años.

El pueblo de Estados Unidos lamenta profundamente las vidas de ciudadanos estonios, letonios y lituanos que se han perdido por la causa de la libertad. Estas personas son héroes y sus nombres estarán siempre en el corazón del pueblo estadounidense.

Pero el terrorismo no es el único adversario que enfrentamos. Apenas la semana pasada, nuestra alianza y el mundo entero pudo ver la amenaza gravísima y creciente que supone la capacidad misilística de los peligrosos regímenes en Corea del Norte e Irán.

Ambos regímenes realizaron lanzamientos provocativos durante un lapso de 24 horas. Debido a sus actos, están ahora más próximos a amenazar a nuestros socios en sus regiones, a nuestra alianza transatlántica y también a la patria estadounidense.

En esta época de amenazas crecientes y provocaciones, seguiremos unidos en defensa de nuestra alianza y de todo aquello que apreciamos. Todos tenemos un rol crucial que desempeñar, pues todas las naciones de esta alianza tienen fuerte gravitación en el paisaje de la libertad. Estados Unidos no tiene aliados menores.

Hoy estamos en el punto donde el Este se encuentra con el Oeste, en una grandiosa frontera de libertad. Y no hay amenaza más grave que se cierna sobre los Estados Bálticos que la potencial agresión de su impredecible vecino en el este.

En este momento, Rusia sigue intentando redefinir las fronteras internacionales mediante la fuerza, debilitar las democracias de naciones soberanas y enfrentar a las naciones libres de Europa unas con otras.

El presidente Trump ha instado a Rusia a desistir de sus actividades desestabilizantes en Ucrania y otras regiones y a retirar su apoyo a regímenes hostiles como Corea del Norte e Irán.

Y durante la presidencia de Trump, los Estados Unidos seguirá exigiendo que Rusia rinda cuentas por sus actos, e instamos a todos nuestros aliados y amigos europeos a hacer lo mismo.

En señal de nuestro compromiso, muy pronto el presidente Trump refrendará una ley para reforzar y codificar las sanciones de los Estados Unidos contra Rusia.

Los Estados Unidos prefiere una relación constructiva con Rusia, basada en la cooperación y en nuestros intereses comunes. También Rusia ha manifestado que desea normalizar las relaciones con los Estados Unidos. Lamentablemente, la semana pasada Rusia tomó la medida drástica de limitar la presencia diplomática estadunidense en su país.

El presidente Trump ha sido muy claro al respecto: Estados Unidos está abierto a la posibilidad de una relación mejor con Rusia. Pero el presidente y nuestro Congreso mantienen un mensaje al unísono: una mejor relación y el levantamiento de las sanciones dependerán de que Rusia revierta las acciones que provocaron la imposición de las sanciones en primer lugar.

Ansiamos una época más auspiciosa y mejores relaciones con Rusia, pero como lo dije hoy previamente, las acciones diplomáticas recientes realizadas por Moscú no disuadirán a los Estados Unidos de su compromiso con nuestra seguridad, con la de nuestros aliados y con las naciones de paz en todo el mundo.

Que no queden dudas sobre esto: los Estados Unidos rechaza cualquier intento de uso de la fuerza, amenazas, intimidación o influencia maliciosa en los Estados Bálticos o contra cualquiera de nuestros aliados del tratado, y durante la gestión del presidente Trump, los Estados Unidos de América seguirá defendiendo firmemente la promesa de defensa recíproca en virtud del artículo 5, y la presencia de las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos hoy aquí es prueba de ello.

Como lo manifestó el presidente en Polonia, hemos demostrado nuestro compromiso con la defensa común no con meras palabras, “sino con acciones”.

Basta con examinar el rol de liderazgo de los Estados Unidos en la iniciativa de Presencia Avanzada Reforzada, que hoy nos ha reunido aquí.

La Presencia Avanzada Reforzada es la mayor reafirmación la defensa colectiva de nuestra alianza en toda una generación.

Aquí, las tropas del Reino Unido y de Francia trabajan codo a codo con las fuerzas de Estonia. Hacia el sur, en Letonia y Lituania, Alemania y Canadá han asumido roles de liderazgo en otros grupos de combate. Y Estados Unidos encabeza con orgullo el grupo listo para el combate posicionado en la cercana Polonia.

Pero el compromiso de Estados Unidos no depende únicamente de esta iniciativa. Hemos enviado un equipo de brigada de combate blindado a Europa Central y del Este a través de la Iniciativa de Reaseguramiento Europeo.

Y las fuerzas estadounidenses en toda la región están realizando ejercicios visibles con nuestros aliados y socios, como BALTOPS y Saber Strike.

Nuestras acciones demuestran con firmeza nuestra determinación inquebrantable, y refuerzan la capacidad de nuestra alianza de defender con contundencia la libertad y hacer frente a cualquier escenario.

Con el liderazgo del presidente Trump, los Estados Unidos hará que la fuerza de combate más poderosa en la historia del mundo sea incluso más fuerte. Tal como lo manifestó el presidente hace pocos días, “la potencia estadounidense no tiene rival, y cada día nos volvemos más grandes, mejores y más fuertes”. Y el mundo lo sabe.

El presidente ya ha firmado el mayor aumento en gasto militar de casi una década. Y hemos instado al Congreso a aprobar una de las mayores inversiones en gastos de defensa desde la época de la Guerra Fría.

Y por eso hoy, Estados Unidos insta a todos nuestros aliados, y a todos aquellos que aprecian la libertad, a volver a consagrarse al fortalecimiento de nuestra alianza y nuestro compromiso con esta causa. Todos nosotros debemos ser firmes en las armas. Todos nosotros debemos ser firmes en nuestra determinación. Pero, por sobre todo, debemos ser firmes en nuestra convicción de que nuestra causa es justa y de que la libertad, como baluarte central de nuestro estilo de vida, merece ser defendida.

En esta época de desafíos cada vez mayores, el presidente Trump también nos ha recordado con contundencia que nuestra lucha, en sus propias palabras, “empieza con nuestros pensamientos, nuestra voluntad y nuestras almas”.

Por ello, protejamos nuestros pensamientos, fortalezcamos nuestra voluntad y renovemos nuestras almas, pues de ese modo, prometió el presidente Trump, “Occidente nunca jamás será destruido. Nuestros valores prevalecerán. Nuestros pueblos prosperarán, y nuestra civilización triunfará”.

Esta es nuestra causa. Este es el motivo por el cual existe la OTAN. Es por eso que Estonia, Letonia y Lituania se han unido con Europa. Y es por eso por lo que Estados Unidos está junto a ustedes, ahora y siempre.

Estados Unidos es y será por siempre su mayor aliado y su amigo más fiel.

Y tengo fe de que nuestra alianza se fortalecerá y nuestra amistad se afianzará, pues creo que no caminamos solos.

En esta época de grandes desafíos, insto al pueblo de Estonia y los Estados Bálticos y a todos aquellos que valoran la libertad a adoptar esa fe.

Pues como lo dice la Biblia: “Donde está el Espíritu del Señor, allí hay libertad”.

Amigos míos, nuestro futuro es un futuro común… un futuro de seguridad y de prosperidad, y nuestro futuro es un futuro común de libertad, unidos en esta grandiosa “comunidad de naciones”, juntos en Occidente.

Y por eso hoy puedo decir con confianza: con la valentía del pueblo de Estonia, Letonia y Lituania; con la colaboración de nuestros aliados; con las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos de América y nuestro comandante en jefe, el presidente Donald Trump; y con nuestra firme creencia en Dios Todopoderoso, sé que el futuro de la libertad en estas tierras y en el mundo nunca antes fue tan auspicioso, y alcanzaremos ese futuro juntos.

Muchas gracias. Que Dios los bendiga. Que Dios bendiga a Estonia, Lituania y Letonia. Y que Dios bendiga a Estados Unidos de América. (Aplausos).

FIN

###


Esta traducción se proporciona como una cortesía y únicamente debe considerarse fidedigna la fuente original en inglés.
Novedades por correo electrónico
Para suscribirse a novedades o acceder a sus preferencias, ingrese abajo su información de contacto.