rss

Declaraciones Del Presidente Trump Sobre Estrategia Para Irán

Français Français, English English, العربية العربية, Português Português, Русский Русский, اردو اردو

La Casa Blanca
Oficina del Secretario de Prensa
Washington, D.C.
13 de octubre de 2017

Salón de recepciones diplomáticas

12:53 horas (hora del Este)

Muchas gracias. Mis compatriotas estadounidenses: Como presidente de Estados Unidos, mi mayor obligación es garantizar la salvedad y seguridad del pueblo estadounidense.

La historia ha demostrado que cuanto más ignoremos una amenaza, más peligrosa será esa amenaza. Por esta razón, al asumir el cargo, ordené una revisión estratégica completa de nuestra política respecto al régimen renegado de Irán. Esa revisión se ha completado.

Hoy estoy anunciando nuestra estrategia, junto con varias medidas importantes que estamos tomando para enfrentar las acciones hostiles del régimen iraní y para asegurar que Irán nunca, y quiero decir, nunca, adquiera un arma nuclear.

Nuestra política se basa en una evaluación clara de la dictadura iraní, su patrocinio del terrorismo y su continua agresión en Oriente Medio y en todo el mundo.

Irán está bajo el control de un régimen fanático que tomó el poder en 1979 y obligó a un pueblo orgulloso a someterse a su gobierno extremista. Este régimen radical ha destruido la riqueza de una de las naciones más antiguas y vibrantes del mundo, y ha propagado la muerte, la destrucción y el caos en todo el mundo.

A partir de 1979, agentes del régimen iraní tomaron ilegalmente la embajada de Estados Unidos en Teherán y tomaron como rehenes a más de 60 estadounidenses durante los 444 días de la crisis. El grupo terrorista respaldado por Irán, Hezbolá, bombardeó dos veces nuestra embajada en el Líbano, una vez en 1983 y otra en 1984. Otro ataque con bomba apoyado por Irán mató a 241 estadounidenses, miembros del servicio que estaban en sus barracas en Beirut en 1983.

En 1996, el régimen dirigió otro ataque con bombas a viviendas militares estadounidenses en Arabia Saudita, asesinando a 19 estadounidenses a sangre fría.

Los representantes iraníes brindaron capacitación a operativos que luego participaron en el bombardeo de al Qaeda contra las embajadas estadounidenses en Kenia, Tanzania, y dos años después, matando a 224 personas e hiriendo a más de 4.000.

El régimen albergó terroristas de alto nivel a raíz de los ataques del 11 de septiembre, incluido el hijo de Osama bin Laden. En Iraq y Afganistán, grupos apoyados por Irán han asesinado a cientos de militares estadounidenses.

La agresión de la dictadura iraní continúa hasta nuestros días. El régimen sigue siendo el principal estado patrocinador del terrorismo y brinda asistencia a al Qaeda, los talibanes, Hezbolá, Hamás y otras redes terroristas. Desarrolla, despliega y prolifera misiles que amenazan a las tropas estadounidenses y nuestros aliados. Acosa a los barcos estadounidenses y amenaza la libertad de navegación en el golfo Arábigo y en el mar Rojo. Encarcela a estadounidenses con cargos falsos. Y lanza ataques cibernéticos contra nuestra infraestructura crítica, sistema financiero y military.

Estados Unidos no es el único objetivo de la larga campaña de derramamiento de sangre de la dictadura iraní. El régimen reprime violentamente a sus propios ciudadanos; disparó a estudiantes desarmados que se manifestaban en la calle durante la “Revolución Verde”.

Este régimen ha alimentado la violencia sectaria en Iraq, y las viles guerras civiles en Yemen y Siria. En Siria, el régimen iraní ha apoyado las atrocidades del régimen de Bashar al-Assad y ha condonado el uso de armas químicas de Assad contra civiles indefensos, incluidos muchos, muchos niños.

Dado el pasado y presente asesino del régimen, no debemos tomar a la ligera su visión siniestra para el futuro. Los dos cánticos favoritos del régimen son “Muerte a Estados Unidos” y “Muerte a Israel”.

Al darse cuenta de la gravedad de la situación, Estados Unidos y el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas han intentado, durante muchos años, detener la búsqueda de armas nucleares por parte de Irán con una amplia gama de fuertes sanciones económicas.

Sin embargo la administración anterior levantó estas sanciones, justo antes de lo que habría sido el colapso total del régimen iraní, a través del muy controvertido acuerdo nuclear de 2015 con Irán. Este acuerdo se conoce como el Plan de Acción Conjunto Integral (Joint Comprehensive Plan of Action, o JCPOA).

Como he dicho muchas veces, el acuerdo de Irán fue una de las peores y más unilaterales transacciones que Estados Unidos ha suscrito. La misma mentalidad que produjo este acuerdo es responsable de años de terribles acuerdos comerciales que han sacrificado tantos millones de empleos en nuestro país en beneficio de otros países. Necesitamos negociadores que representen mucho más fuertemente los intereses de Estados Unidos.

El acuerdo nuclear le ha proporcionado a la dictadura de Irán un suero de vida política y económica, proporcionando un alivio urgentemente necesario de la intensa presión interna que las sanciones habían creado. También le dio al régimen un impulso financiero inmediato y más de 100.000 millones de dólares que su gobierno podría usar para financiar el terrorismo.

El régimen también recibió una liquidación masiva de 1.700 millones de dólares en efectivo de Estados Unidos, una gran parte de la cual se cargó físicamente en un avión y se trasladó a Irán. Imagínese la vista de esos enormes montones de dinero transportados por los iraníes esperando en el aeropuerto el dinero en efectivo. Me pregunto a dónde fue todo ese dinero.

Lo peor de todo es que el acuerdo le permite a Irán continuar desarrollando ciertos elementos de su programa nuclear. Y lo que es más importante, en pocos años, a medida que desaparezcan las restricciones clave, Irán puede acelerar hacia un rápido desarrollo de armas nucleares. En otras palabras, recibimos inspecciones débiles a cambio de no más que un retraso puramente temporal y a corto plazo en el camino de Irán hacia las armas nucleares.

¿Cuál es el propósito de un acuerdo que, en el mejor de los casos, solo retrasa la capacidad nuclear de Irán por un corto período de tiempo? Esto, como presidente de Estados Unidos, es inaceptable. En otros países, piensan en términos de intervalos de 100 años, no solo unos años a la vez.

La parte más triste del acuerdo para Estados Unidos es que todo el dinero se pagó por adelantado, lo cual es inaudito, en lugar de al final del trato cuando han demostrado que han jugado según las reglas. Pero lo que se hace está hecho, y es por eso que estamos donde estamos.

El régimen iraní ha cometido múltiples violaciones del acuerdo. Por ejemplo, en dos ocasiones distintas, han superado el límite de 130 toneladas métricas de agua pesada. Hasta hace poco, el régimen iraní tampoco había cumplido con nuestras expectativas en la operación de centrifugadores avanzados.

El régimen iraní también intimidó a los inspectores internacionales para que no usaran las autoridades de inspección completas que exige el acuerdo.

Los funcionarios y líderes militares iraníes han afirmado repetidamente que no permitirán que los inspectores ingresen a los sitios militares, a pesar de que la comunidad internacional sospecha que algunos de esos sitios formaron parte del programa clandestino de armas nucleares de Irán.

También hay muchas personas que creen que Irán está tratando con Corea del Norte. Voy a instruir a nuestras agencias de inteligencia para que realicen un análisis exhaustivo e informen sus conclusiones más allá de lo que ya han revisado.

Según sus propios términos, se suponía que el acuerdo con Irán contribuía a la “paz y seguridad regional e internacional”. Sin embargo, mientras Estados Unidos se adhiere a nuestro compromiso en virtud del acuerdo, el régimen iraní continúa alimentando el conflicto, el terror y la agitación en todas partes en Oriente Medio y más allá. Es importante destacar que Irán no está cumpliendo con el espíritu del acuerdo.

Así que hoy, en reconocimiento de la creciente amenaza que representa Irán, y luego de extensas consultas con nuestros aliados, estoy anunciando una nueva estrategia para abordar toda la gama de acciones destructivas de Irán.

Primero, trabajaremos con nuestros aliados para contrarrestar la actividad desestabilizadora del régimen y su apoyo a los poderes terroristas en la región.

Segundo, estableceremos sanciones adicionales al régimen para bloquear su financiamiento del terror.

En tercer lugar, abordaremos la proliferación de misiles y armas que amenazan a sus vecinos, al comercio global y a la libertad de navegación.

Y, por último, negaremos al régimen todos los caminos hacia un arma nuclear.

Hoy también estoy anunciando varias medidas importantes que está tomando mi administración para llevar a cabo esta estrategia.

La ejecución de nuestra estrategia comienza con la medida que hace mucho tiempo debería haberse tomado de imponer fuertes sanciones al Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán. La Guardia Revolucionaria es la fuerza de terror personal corrupta y la milicia del líder supremo iraní. Ha secuestrado grandes porciones de la economía de Irán y se ha apoderado de enormes dotes religiosas para financiar la guerra y el terrorismo en el exterior. Esto incluye armar al dictador sirio, proporcionar a poderes y socios misiles y armas para atacar a civiles en la región, e incluso conspirar para atacar con bombas un popular restaurante aquí en Washington, D.C.

Autorizo al Departamento del Tesoro a sancionar aún más a todo el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica por su apoyo al terrorismo y a aplicar sanciones a sus funcionarios, agentes y afiliados. Insto a nuestros aliados a que se unan a nosotros para tomar medidas enérgicas para frenar el continuo comportamiento peligroso y desestabilizador de Irán, incluidas sanciones exhaustivas fuera del acuerdo de Irán que apunten al programa de misiles balísticos del régimen, en apoyo del terrorismo y todas sus actividades destructivas, que son muchas.

Finalmente, sobre el grave asunto del programa nuclear de Irán: Desde la firma del acuerdo nuclear, la peligrosa agresión del régimen solo se ha intensificado. Al mismo tiempo, recibió un alivio masivo de las sanciones mientras continuaba desarrollando su programa de misiles. Irán también ha celebrado contratos empresariales lucrativos con otras partes en el acuerdo.

Cuando el acuerdo fue finalizado en 2015, el Congreso aprobó la Ley de Revisión del Acuerdo Nuclear de Irán para garantizar que la voz del Congreso se escuchara en el acuerdo. Entre otras condiciones, esta ley requiere que el Presidente, o su designado, certifique que la suspensión de las sanciones en virtud del acuerdo es “apropiada y proporcionada” a las medidas, y otras medidas tomadas por Irán para poner fin a su programa nuclear ilícito. Sobre la base del expediente de hechos que he presentado, anuncio hoy que no podemos y no haremos esta certificación.

No continuaremos por un camino cuya conclusión previsible es más violencia, más terror y la verdadera amenaza del avance nuclear de Irán.

Es por eso que estoy ordenando a mi administración que trabaje estrechamente con el Congreso y nuestros aliados para abordar los muchos defectos graves del acuerdo para que el régimen iraní nunca pueda amenazar al mundo con armas nucleares. Estas incluyen cláusulas de extinción del acuerdo que, en solo unos años, eliminará restricciones clave del programa nuclear de Irán.

Los fallos del acuerdo también incluyen la aplicación insuficiente y el casi total silencio sobre los programas de misiles de Irán. El Congreso ya ha comenzado el trabajo para abordar estos problemas. Líderes clave de la Cámara de Representantes y del Senado están redactando una legislación que enmendaría la Ley de Revisión del Acuerdo Nuclear de Irán para fortalecer la aplicación, evitar que Irán desarrolle un inter.. – esto es muy importante: un misil balístico intercontinental, y hacer todas las restricciones a la actividad nuclear de Irán permanentes en virtud de las leyes de Estados Unidos. Muy importante. Yo apoyo estas iniciativas.

Sin embargo, en caso de que no podamos llegar a una solución trabajando con el Congreso y nuestros aliados, el acuerdo se dará por concluido. Está bajo revisión continua, y nuestra participación puede ser cancelada por mí, como presidente, en cualquier momento.

Como hemos visto en Corea del Norte, cuanto más ignoremos una amenaza, peor será esa amenaza. Es por eso que estamos decididos a que el principal patrocinador mundial del terrorismo nunca obtenga armas nucleares.

En este esfuerzo, estamos en total solidaridad con las víctimas más sufridas del régimen iraní: su propio pueblo. Los ciudadanos de Irán han pagado un alto precio por la violencia y el extremismo de sus líderes. El pueblo iraní anhela, y simplemente anhela, reclamar la historia orgullosa de su país, su cultura, su civilización, su cooperación con sus vecinos.

Esperamos que estas nuevas medidas dirigidas a la dictadura iraní obliguen al gobierno a reevaluar su búsqueda del terror a costa de su pueblo.

Esperamos que nuestras acciones de hoy ayuden a generar un futuro de paz, estabilidad y prosperidad en Oriente Medio, un futuro en el que las naciones soberanas se respeten entre sí y a sus propios ciudadanos.

Rezamos por un futuro en el que los niños pequeños, estadounidenses e iraníes, musulmanes, cristianos y judíos, puedan crecer en un mundo libre de violencia, odio y terror.

Y hasta que ese bendito día llegue, haremos lo que tengamos que hacer para mantener a Estados Unidos seguro.

Gracias, Dios les bendiga, y Dios bendiga a los Estados Unidos. Gracias.

FIN 13:11 horas (hora del Este)

 ###


Esta traducción se proporciona como una cortesía y únicamente debe considerarse fidedigna la fuente original en inglés.
Novedades por correo electrónico
Para suscribirse a novedades o acceder a sus preferencias, ingrese abajo su información de contacto.