rss

El Secretario de Estado Rex Tillerson, la Ministra de Relaciones Exteriores canadiense Chrystia Freeland, la Ministra de Relaciones Exteriores surcoreana, Kang Kyung-wha, el Ministro de Relaciones Exteriores japonés, Taro Kono y el Secretario de Relaciones Exteriores del Reino Unido, Boris Johnson en la reunión de Ministros de Relaciones Exteriores de Vancouver sobre seguridad y estabilidad en la península coreana

English English, Français Français, Português Português

Departamento de Estado de los Estados Unidos
Oficina de la Portavoz
Para publicación inmediata
Comentarios
16 de enero de 2018
Vancouver Convention Centre
Vancouver, Canadá

 

 
MINISTRA DE RELACIONES EXTERIORES FREELAND: Pues lo que vamos a hacer ahora, para que todos lo sepan, haremos algunas breves declaraciones de apertura abiertas a la prensa yo, Rex, el Ministro Kono, la Ministra Kang y Boris. Y luego nos despediremos de nuestros amigos periodistas. A mí y Boris nos entristece en particular, ya que solíamos ser miembros de la prensa. Y luego procederemos a nuestras deliberaciones.

MINISTRA DE RELACIONES EXTERIORES FREELAND: Pues Sus Excelencias, colegas, damas y caballeros, gracias por unirse a nosotros aquí en Vancouver. Me gustaría comenzar reconociendo que la tierra en la que nos reunimos es el territorio sin fronteras del pueblo Salish de la Costa, incluidos los territorios de las naciones Musqueam, Squamish y Tsleil-Waututh, como Deanna* nos ha recordado.

La crisis nuclear de Corea del Norte es una de las mayores amenazas que enfrenta el mundo hoy en día, y es lo que nos trae a Vancouver. Permítanme dar una bienvenida especial a la Ministra Kang de la República de Corea y al Ministro Kono de Japón. La población de sus países se ve afectada más directamente por la inestabilidad en la península de Corea.
También me gustaría dar la bienvenida al Secretario de Estado de Estados Unidos, Rex Tillerson, mi amigo. Gracias, Rex. Nos sentimos realmente honrados de ser los anfitriones de estas conversaciones con nuestros vecinos estadounidenses.

(En francés.)

Canadá está decidida a trabajar por la paz y la seguridad en Asia Pacífico, para fortalecer el orden internacional basado en normas que preserva la paz y la seguridad para todos nosotros. Los lazos entre canadienses y coreanos se han forjado tanto en tiempos de conflicto como de paz durante más de un siglo. De hecho, más de 206.000 coreanos o personas de ascendencia coreana viven ahora en Canadá. La nuestra es una de las comunidades de diásporas coreanas más grandes del mundo. Y, de hecho, me enorgullece que muchos de estos coreanos canadienses vivan en el distrito electoral que tengo el honor de representar, University-Rosedale en Toronto, que es donde se encuentra el Koreatown de Toronto.

Estos vínculos solo aumentan nuestro firme deseo de evitar un conflicto devastador en la península. Apreciamos el acuerdo de la semana pasada entre Corea del Norte y Corea del Sur para mantener conversaciones entre militares y para que Corea del Norte participe en los Juegos Olímpicos de Invierno el próximo mes. Estas son señales alentadoras.

Pero permítanme ser clara: No se puede lograr ningún progreso real al abordar la inestabilidad en la península de Corea hasta que Corea del Norte se comprometa a cambiar de rumbo y abandonar de manera verificable e irreversible todas sus armas de destrucción masiva. Como todos ustedes, nosotros en Canadá entendemos que en estos tiempos extraordinarios es vital que nos unamos como vecinos, amigos, colaboradores y aliados para enfrentar las amenazas de agresión. En ninguna parte del mundo vemos la proliferación de armas y materiales de destrucción masiva en la escala del programa de Corea del Norte. No podemos permanecer al margen y dejar que esta amenaza persista. Está en juego la seguridad de todas las personas del mundo.

Por lo tanto, nos reunimos aquí para trabajar juntos por la paz en la península de Corea y para demostrar nuestra unidad y nuestra determinación. Como comunidad global, hemos demostrado tanto en palabras como en hechos que no aceptaremos a Corea del Norte como una amenaza nuclear para el mundo. Con este fin, el Consejo de Seguridad de la ONU impuso sanciones a Corea del Norte. Las 20 naciones aquí en Vancouver deben trabajar para garantizar que estas medidas se implementen plena y fielmente, y debemos utilizar esta reunión, y confío en que lo haremos, para perfeccionar su eficacia.

Las sanciones, sin embargo, no son un fin en sí mismas. Son herramientas importantes de la diplomacia cuyo objetivo es llevar a Corea del Norte a la mesa y establecer el camino diplomático hacia la paz que todos buscamos. Nuestro mensaje al pueblo de Corea del Norte es claro: A pesar de las dificultades brutales que enfrentan, sabemos que la principal amenaza es el régimen de Corea del Norte.

Para el liderazgo de Corea del Norte, nuestro mensaje también es claro: La búsqueda de la nuclearización no le traerá ni seguridad ni prosperidad. Invertir en armas nucleares solo conducirá a más sanciones y a la perpetua inestabilidad en la península.

Los estados representados en esta reunión no albergan hostilidad hacia Corea del Norte. Por el contrario, no buscamos un cambio de régimen ni un colapso. Estamos trabajando para resolver esta crisis y apuntamos a lo que es mejor para todos: la seguridad y la estabilidad en la Península de Corea y en todo el mundo. Sabemos que esto es cierto: La decisión del régimen de Corea del Norte de abandonar de manera verificable todas sus armas de destrucción masiva contribuirá a la seguridad y al desarrollo económico de Corea del Norte, lo que conducirá a un futuro mejor, más brillante, más seguro y más próspero para el pueblo de Corea del Norte. Ahora depende de Corea del Norte elegir el futuro que quiere para sí misma.

Como dijo Lester B. Pearson, un gran canciller y primer ministro canadiense, cuando aceptó su Premio Nobel de la Paz hace 60 años: “De todos nuestros sueños de hoy, no hay ninguno más importante ni tan difícil de realizar que el de la paz en el mundo. Que nunca perdamos nuestra fe en ello ni nuestra determinación de hacer todo lo posible para convertirlo algún día en realidad”.

A pesar de los inmensos desafíos que enfrenta hoy el mundo, no perdamos de vista este sueño, e intentemos hacer todo lo que podamos hoy en estas reuniones para estar a la altura de las palabras de Pearson. Gracias. Y una vez más, colegas, bienvenidos. Espero con interés nuestras conversaciones.

Muy bien, y ahora le paso el turno a Rex. Por favor.

SECRETARIO TILLERSON: Bueno, primero permítanme agradecer a la Ministra de Relaciones Exteriores, Freeland, por aceptar la organización conjunta de este evento, y también gracias a Canadá por permitirnos reunirnos en Vancouver. Corea del Norte es solo una de las muchas cuestiones de seguridad de las cuales Estados Unidos sabe que podemos confiar en nuestro vecino y amigo, Canadá, para lograr una alineación más estrecha. También quiero reconocer a la ministra de Relaciones Exteriores de la República de Corea Kang, al ministro de Relaciones Exteriores de Japón, Kono, y agradecerles por acompañarnos. Como aliados, sus naciones han estado en el centro de la campaña de máxima presión contra la RPDC, y nuestra estrecha coordinación con ellos continuará. Estados Unidos extiende su agradecimiento a todas las naciones que están aquí por sus esfuerzos hasta la fecha en la campaña de presión.

Esta asamblea de países representativos de los estados emisores originales del Comando de la ONU está representada por ministros de relaciones exteriores y diplomáticos. Estas son las naciones que respondieron al llamamiento hace casi 60 años para luchar por la libertad en la Península Coreana, para garantizar la libertad en la Península Coreana y, a través de un gran sacrificio, garantizar la libertad en la Península Coreana para el pueblo de la República de Corea. Y mientras ese conflicto permanece congelado en el tiempo con un armisticio, todas estas naciones no han perdido nunca su interés en asegurar que se mantenga la libertad en la península.

Y creo que como destacó tan bien el Presidente Trump en sus comentarios en la Asamblea General de la República de Corea en noviembre, las diferencias entre la libertad y la democracia para el pueblo de la República de Corea son sorprendentes en comparación con las condiciones de vida de las personas que viven bajo la tiranía del régimen en Corea del Norte. Y es solo una amenaza de esta naturaleza, una seria amenaza de armas nucleares, lo que uniría a quienes una vez fueron enemigos -los estados emisores con China- en un objetivo común para desnuclearizar a la Península Coreana. Y los estados emisores están hombro con hombro con China, con la República de Corea, con Japón, con Rusia, y ahora se une toda la comunidad internacional en decirle al régimen de Corea del Norte que no podemos aceptarlo y no lo aceptaremos como un estado nuclear.

Ha pasado casi un año desde que Estados Unidos en concierto con nuestros aliados y colaboradores inició la campaña mundial para maximizar la presión contra Corea del Norte. Como lo fue al principio, el gran objetivo de la campaña de presión es cortar las fuentes de financiación que utiliza la RPDC para financiar sus ilegales programas nucleares y de misiles balísticos. Además, debemos aumentar el costo del comportamiento del régimen hasta el punto en que Corea del Norte se presente a negociaciones creíbles.

El objetivo de las negociaciones, cuando lleguemos a ellas, es la desnuclearización completa, verificable e irreversible de Corea del Norte. Todas las naciones que están aquí hoy están unidas en ese objetivo. Permítanme ser claro: No permitiremos que Corea del Norte provoque la ruptura de nuestra resolución o nuestra solidaridad. Rechazamos un enfoque de “congelación por congelación” en el que los ejercicios militares de defensa legítimos se colocan en el mismo nivel de equivalencia que las acciones ilegales de la RPDC.

La campaña de presión continuará hasta que Corea del Norte tome medidas decisivas para desnuclearizarse. Esta es una estrategia que requiere y requerirá paciencia, pero gracias al apoyo de todos en esta mesa y en todo el mundo, el régimen ya enfrenta costos que le cuesta soportar. El objetivo de nuestras reuniones de hoy es mejorar la eficacia de la campaña de máxima presión y combatir los intentos de Corea del Norte de evadir las sanciones. Estados Unidos espera con interés escuchar a todos los participantes sobre cómo podemos hacerlo mejor.

Hoy Estados Unidos se siente alentado por los pasos que ya han dado las naciones de todo el mundo. En 2017, el Consejo de Seguridad de la ONU aprobó tres resoluciones unánimes, imponiendo las sanciones más duras que nunca contra Corea del Norte. Y las naciones de todo el mundo han tomado sus propias medidas unilaterales, como expulsar a los trabajadores norcoreanos, cerrar las embajadas de Corea del Norte y prohibir la importación de productos norcoreanos. Estados Unidos elogia a esas naciones por tomar estas medidas.

Este progreso es alentador, pero no podemos ser complacientes. El régimen de Kim Jong-un continúa amenazando la paz y la seguridad internacionales a través de misiles balísticos y pruebas nucleares. Les pido que echen un vistazo a un mapa que está detrás de mí, y esto es para demostrar la equivalencia de los ejercicios militares de defensa militar y sus pruebas irresponsables. El mapa es una foto instantánea del tráfico aéreo en Asia en la mañana del viernes 12 de enero, un día bastante normal. Cada ícono de avión representa un avión que pasa a través de la región, y como se puede ver, hay mucha actividad en los cielos cada día.

La posibilidad de que un misil norcoreano o partes del mismo afecten a un avión civil es real. El 28 de noviembre, individuos en el vuelo que viajaba de San Francisco a Hong Kong presenciaron con sus propios ojos partes de la prueba del ICBM de Corea del Norte volando por el cielo. Según la Administración Federal de Aviación, el vuelo estaba a 280 millas náuticas del punto de impacto, y en ese momento había otros nueve vuelos dentro de ese alcance. En el transcurso de ese día, según el Departamento de Defensa, se estima que pasarían 716 vuelos dentro de ese alcance. La FAA dice que el total de asientos disponibles en esos 716 vuelos era de 152.110. Es una gran cantidad de personas de muchos países que se ponen en riesgo por una prueba irresponsable de misiles balísticos.

Mi punto es este: La voluntad de Corea del Norte de lanzar misiles en cualquier momento representa una amenaza para las personas de todas las nacionalidades que se encuentran en el espacio aéreo de la región cada día. Basándonos en su imprudencia anterior, no podemos esperar que Corea del Norte tenga ningún respeto por lo que podría interferir con la destrucción de uno de sus misiles o una parte de un misil. Esto sin mencionar los posibles errores tecnológicos asociados con un lanzamiento que podría provocar un desastre.

Por supuesto, esta no es la única amenaza o amenaza más probable planteada por los misiles de Corea del Norte. El año pasado, dos veces, Corea del Norte lanzó misiles sobre Japón, que podrían haber caído en centros de población. La amenaza de Corea del Norte tiene muchas dimensiones, todas las cuales deben ser contrarrestadas. El régimen ha demostrado una imprudencia entre las naciones del mundo. Con base en sus acciones hasta ahora, podemos ver lo que Corea del Norte puede hacer muy bien más adelante si consigue capacidades completas de lanzamiento de misiles y nucleares.

Cuando consideramos que la RPDC ha declarado ataques contra objetivos civiles, que Oslo está más cerca de Pyongyang que Seattle, que Londres está más cerca de Corea del Norte que Los Ángeles, que Ámsterdam, Ankara, Bruselas, Pekín, París y Moscú están más cerca que la ciudad de Nueva York, vemos un problema global que requiere una solución global. A la luz de la drástica trayectoria de regresión de Corea del Norte, debemos implementar una solución permanente y pacífica para evitar una crisis futura. Las provocaciones de Corea del Norte han sido y siguen siendo recibidas con consecuencias claras y sustanciales, según corresponda.

En primer lugar, todos debemos insistir en la aplicación plena de las sanciones del Consejo de Seguridad de la ONU, ya que esto es lo que marca la ley. Instamos especialmente a Rusia y China en este asunto. La implementación total es una medida esencial para la seguridad de sus pueblos y una clara indicación de su disposición a cumplir sus compromisos internacionales. No podemos tolerar lapsos o sanciones evasivas. Continuaremos llamando la atención y designando entidades e individuos cómplices en tales acciones evasivas.

En segundo lugar, todos debemos trabajar juntos para mejorar las operaciones de interdicción marítima. Debemos poner fin a las transferencias ilícitas de barco a barco que socavan las sanciones de la ONU. Y, en tercer lugar, debe haber nuevas consecuencias para el régimen siempre que ocurra una nueva agresión.

Reconocemos que ninguna acción o resolución obligará a Corea del Norte a renunciar a su programa nuclear, pero si todos los países cortan o limitan significativamente sus compromisos económicos y diplomáticos con Corea del Norte, la suma total de nuestros esfuerzos nacionales individuales aumentará las posibilidades de una resolución negociada. Nuestras naciones desean un futuro para Corea del Norte, pero la responsabilidad final de producir ese nuevo futuro recae en Corea del Norte. Solo abandonando su camino actual Corea del Norte podrá alcanzar la seguridad y la estabilidad que desea y un futuro próspero para su pueblo.

En nombre de Estados Unidos, espero compartir hoy ideas con nuestros aliados y colaboradores con el fin de fortalecer la campaña de máxima presión y brindar, como resultado, un camino a la seguridad para todos nuestros pueblos. Gracias.

MINISTRA DE RELACIONES EXTERIORES FREELAND: Muy bien. Muchas gracias, Rex, y gracias por traer ayudas visuales. Realmente lo apreciamos, y muchas gracias por haber organizado conjuntamente este evento y por todo el trabajo que está haciendo. Y ahora vamos a escuchar al Ministro Taro Kono de Japón. Como ha señalado Rex, Japón está muy directamente implicado, y nos sentimos honrados de que esté hoy aquí con nosotros, Ministro.

MINISTRO DE RELACIONES EXTERIORES KONO: Señora Presidenta del Comité, Sr. Presidente del Comité, honorables ministros, distinguidos delegados, permítanme comenzar expresando mi profundo agradecimiento una vez más a la Ministra de Relaciones Exteriores Freeland y al Secretario Tillerson por sus incansables esfuerzos por reunirnos a todos en la reunión de hoy. También estoy agradecido por su generosidad de permitirme hablar después de sus comentarios.

Como todos hemos sido testigos, Corea del Norte ha estado intensificando su escandaloso acto de provocación. La comunidad internacional debe contrarrestar al unísono la grave e inminente amenaza que representa Corea del Norte. El mes pasado, bajo mi presidencia, se convocó una sesión informativa del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, y quedó muy claro en la sesión que no se aceptará nunca una Corea del Norte con armas nucleares. En este contexto, la reunión de hoy es muy oportuna y significativa. La comunidad internacional, una vez, más reunirá fuerzas para materializar la desnuclearización de Corea del Norte. Hoy, me gustaría comenzar con la forma en que veo la situación actual y la intención de Corea del Norte, y también me gustaría aportar algunas ideas sobre el camino a seguir.

En primer lugar, mi observación sobre la situación actual en la península: Como expresó el Primer Ministro Abe, mi gobierno acoge con satisfacción las recientes conversaciones entre Corea del Sur y Corea del Norte con respecto a la participación de este último en los Juegos Olímpicos de PyeongChang*. Después de todo, los Juegos Olímpicos y Paralímpicos son festivales pacíficos. Y todos apoyamos el esfuerzo del gobierno de Corea del Sur para que estos eventos tengan éxito.

Dicho eso, no debemos apartar la vista del hecho de que Corea del Norte continúa implacablemente sus programas nucleares y de misiles. Soy consciente de que algunas personas argumentan que ahora que Corea del Norte se está involucrando en el diálogo intercoreano, debemos recompensarlos levantando sanciones o proporcionando algún tipo de asistencia. Francamente, creo que este punto de vista es demasiado ingenuo. Creo que Corea del Norte quiere ganar algo de tiempo para continuar sus programas nucleares y de misiles. Simplemente quieren sacar algo de este diálogo. Por lo tanto, argumentaría que este reconocimiento debería ser el punto de partida de las conversaciones de hoy.

En segundo lugar, debemos juzgar su intención en términos de lo que realmente están haciendo, no en términos de lo que esperamos que estén haciendo. ¿Cómo debemos interpretar la disposición de Corea del Norte hacia el diálogo y su continua obsesión con los programas nucleares y de misiles? Número uno, deben de estar esperando que algunos países levanten las sanciones*. Número dos, deben de estar intentando obtener asistencia financiera de cualquier forma, explotando la buena voluntad de los demás. Número tres, también deben de estar esperando que se cancelen los ejercicios militares entre los ejércitos de Estados Unidos y Corea del Sur. Número cuatro, deben de tener la intención de romper la relación entre esos duros países y aquellos que no son tan duros. Además, si el diálogo intercoreano no avanza como desea Corea del Norte, Corea del Norte puede culpar a otros y usarlo como pretexto para llevar a cabo más acciones provocativas y peligrosas.

En cualquier caso, lo que deberíamos tener en cuenta es que Corea del Norte continúa avanzando en sus programas nucleares y de misiles incluso mientras hablamos y no deberíamos ser ingenuos acerca de sus intenciones, ni deberíamos cegarnos por la ofensiva del encanto de Corea del Norte. En resumen, no es el momento de aliviar la presión ni de recompensar a Corea del Norte.
Mi último punto proviene de mi observación anterior, concretamente, mantener la campaña de máxima presión. Las sanciones internacionales han dado frutos gradualmente. El número cada vez mayor de transferencias de barco a barco es un testimonio de que el actual régimen de sanciones finalmente está afectando. También es probable que las sanciones produzcan incluso más resultados este año. El hecho de que Corea del Norte esté entablando un diálogo podría interpretarse como una prueba de que las sanciones están funcionando. Por lo tanto, sostengo que ahora es el momento de que todo el país renueve su determinación de aplicar las resoluciones pertinentes del Consejo de Seguridad de manera completa y rigurosa, reforzando las medidas autónomas cuando y donde estén disponibles. Esto podría incluir cortar las relaciones diplomáticas con Corea del Norte, así como repatriar a los trabajadores norcoreanos. Solo a través de estas medidas podemos hacer que Corea del Norte cambie de política. En este sentido, el Reino Hachemita de Jordania acaba de decidir cortar sus relaciones diplomáticas con Corea del Norte. Japón aprecia enormemente la iniciativa de Jordania y espera que otros países sigan el mismo camino y tomen medidas adicionales.

Como mencioné al principio, este año comenzó con el acercamiento de Corea del Norte hacia el diálogo intercoreano. Sin embargo, no ha habido ningún acercamiento positivo en cuanto a la resolución de los programas de misiles nucleares, y tampoco en cuanto al tema de los secuestros. La reunión de Ministros de Asuntos Exteriores de hoy ofrece una oportunidad puntual para demostrar el compromiso inquebrantable de la comunidad internacional para lograr una desnuclearización completa, verificable e irreversible de la península de Corea y para detener otras provocaciones de Corea del Norte. Juntos, debemos continuar maximizando la presión sobre Corea del Norte y acorralarla para cambiar su política hacia la desnuclearización.
Muchas gracias. Gracias, Presidente del Comité.

MINISTRA DE RELACIONES EXTERIORES FREELAND: Bueno, muchas gracias, Ministro Kono. Gracias por sus sabias palabras y por su compromiso con este esfuerzo. Y ahora vamos a escuchar a la Ministra Kang. Todos hemos estado hablando sobre la amenaza común que enfrentamos y creo que todos debemos reconocer que ningún país tiene mayor interés en este asunto que nuestros amigos y aliados de Corea del Sur. Pues, Ministra Kang, estamos encantados de que esté aquí.

MINISTRA DE RELACIONES EXTERIORES KANG: Muchas gracias, Chrystia. Gracias. Ministra Freeland, Secretario Tillerson, colegas, amigos, damas y caballeros, en primer lugar, me gustaría agradecerles a ustedes, nuestros dos co-anfitriones, por su arduo trabajo y meticulosos arreglos para reunir a este grupo, y gracias por su apoyo. Con el ritmo acelerado de los acontecimientos recientes en la Península de Corea, la reunión de hoy no podría ser más oportuna. Como saben, Corea del Sur y Corea del Norte han impulsado las conversaciones este año tras varios años de pausa, y a pesar de la larga ausencia, debo informar que el diálogo ha sido bastante productivo y positivo.

En las conversaciones de alto nivel del 9 de enero, las dos partes acordaron cooperar para la participación de Corea del Norte en los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de PyeongChang, trabajar juntos para reducir la tensión y crear un entorno pacífico en la Península de Corea y resolver todos los problemas entre los dos lados a través del diálogo. Este es sin duda un desarrollo importante para los juegos de PyeongChang, así como un primer paso significativo hacia la restauración de las relaciones intercoreanas, que han estado congeladas durante muchos años. Y esperamos aprovechar este avance inicial para aliviar la tensión en la región y forjar condiciones favorables para una resolución pacífica del problema nuclear de Corea del Norte, así como para el establecimiento de una paz duradera en la Península de Corea.

Colegas y amigos, excelencias, a pesar de estas propuestas para mejorar las relaciones con el Sur, Corea del Norte aún no ha mostrado ninguna intención de cumplir sus obligaciones internacionales en materia de desnuclearización. Por el contrario, Corea del Norte se adhiere a su afirmación de haber completado su fuerza nuclear estatal, y ahora se jacta de que sus misiles balísticos coronados con ojivas nucleares pueden atacar cualquier lugar de Estados Unidos. De hecho, la amenaza a la seguridad planteada por el programa nuclear y de misiles de Corea del Norte ya no se limita al noreste de Asia, sino que se ha vuelto verdaderamente global. En respuesta, la comunidad internacional ha estado trabajando en estrecha colaboración para subrayar el hecho de que las ambiciones nucleares de Corea del Norte no son aceptables y que debe volver al camino de la desnuclearización. Y así, solo en la segunda mitad de 2017, tres resoluciones más del Consejo de Seguridad de la ONU fueron aprobadas por unanimidad con sanciones cada vez más fuertes, y muchos Estados miembros están implementando medidas unilaterales para ejercer presión adicional sobre Corea del Norte.

La República de Corea está trabajando en estrecha colaboración con socios clave y la comunidad internacional en su conjunto para aplicar las sanciones del Consejo de Seguridad a fin de obligar a Corea del Norte a cambiar el rumbo y sentarse a la mesa de negociaciones para mantener conversaciones sobre la desnuclearización. Y con este fin, es fundamental garantizar la implementación fiel de las sanciones del Consejo de Seguridad de la ONU por parte de todos los miembros de las Naciones Unidas y mejorar su efectividad. Mi gobierno participa activamente en estos esfuerzos implementando fielmente las sanciones y compartiendo información y las mejores prácticas con los colaboradores interesados.

Hemos instado a Corea del Norte a detener las provocaciones y volver al diálogo, y hemos dejamos claro, a través de la acción, que sus continuas provocaciones solo se encontrarán con nuevas sanciones y presiones. Al mismo tiempo, el Presidente Moon Jae-in y muchos otros líderes han expresado reiteradamente en declaraciones públicas y en mensajes enviados al Norte que estamos dispuestos a brindar un futuro mejor a Corea del Norte si toma la decisión correcta. Y creo que las dos herramientas, estas dos herramientas (sanciones duras y presión por un lado y la oferta de un futuro diferente y más brillante por el otro) han funcionado juntas. De hecho, los esfuerzos concertados de la comunidad internacional han empezado a dar sus frutos. Debemos tomar nota de que el Norte ha vuelto al diálogo intercoreano para su participación en los Juegos de Invierno mientras se acumulan pruebas y observaciones para demostrar que las sanciones y la presión están comenzando a tener efecto.

Damas y caballeros, mientras nos esforzamos por aprovechar al máximo la apertura del diálogo intercoreano, somos conscientes de que no se pueden lograr mejoras sostenidas en las relaciones intercoreanas sin avances en los esfuerzos por resolver el problema nuclear de Corea del Norte y viceversa. Las dos vías deben buscarse en complementariedad. La desnuclearización es un elemento fundamental de una paz duradera en la Península de Corea. Por lo tanto, a medida que nos esforzamos por involucrar al Norte antes, durante y quizás más allá de PyeongChang, lo hacemos a la vista del imperativo de la desnuclearización.

La desnuclearización completa, verificable e irreversible de Corea del Norte sigue siendo el objetivo inquebrantable del Gobierno de Corea y la comunidad internacional. Y mientras Corea del Norte continúe por el camino del desarrollo nuclear, las sanciones seguirán vigentes y Corea continuará trabajando estrechamente con la comunidad internacional para forzar un cambio de rumbo en Corea del Norte. La resolución fundamental de los problemas relacionados con la península de Corea no puede lograrse sin la desnuclearización de Corea del Norte, y seguiremos buscando formas realistas y eficaces de reanudar las conversaciones sobre desnuclearización lo antes posible.

Amigos y colegas, hace casi 70 años, miembros de la comunidad internacional enviaron tropas y ayuda humanitaria para ayudar a defender una democracia incipiente en la mitad sur de la península de Corea. Nosotros, el pueblo coreano, nunca olvidaremos los nobles sacrificios hechos por los hombres y mujeres de los países hoy aquí representados. Y la mejor expresión de nuestra gratitud es poder mostrar a los veteranos, sus familias y compatriotas el bien que ha resultado de su servicio y sacrificio. Esta pequeña nación completamente destruida por la guerra ha trabajado mucho y se ha convertido en un faro de libertad, democracia y vitalidad económica en el noreste de Asia y más allá. Pero no descansaremos hasta que logremos el último premio por su sacrificio, es decir, la paz duradera en la península de Corea.

Amigos y estimados colegas, los Juegos Olímpicos de Invierno y Paralímpicos de PyeongChang están a menos de un mes de distancia. La participación de Corea del Norte ha creado mucho trabajo adicional para nosotros en los preparativos, pero estamos trabajando diligentemente para asegurar que su participación aporte al disfrute y la celebración de los juegos por todos: deportistas, funcionarios, espectadores y multitudes entusiastas por igual. Indudablemente será una oportunidad única para que los participantes de Corea del Norte interactúen con la comunidad deportiva internacional, y esperamos que el impulso para el compromiso continúe más allá de PyeongChang.

Pedimos su apoyo en estos esfuerzos y esperamos que podamos mantenernos unirnos para conseguir que Corea del Norte cambie su curso y busque la resolución pacífica del problema nuclear que representa y el establecimiento de una paz duradera en la Península de Corea. Nuestra reunión de hoy es una demostración oportuna de la solidaridad de la comunidad internacional en este asunto, y espero con interés nuestras conversaciones constructivas de hoy. Muchas gracias.

MINISTRA DE RELACIONES EXTERIORES FREELAND: Bueno, muchas gracias, Ministra Kang, por esas palabras inspiradoras. Y como usted dijo, creo que todos nuestros países se enorgullecieron de apoyar a su país hace 70 años, y una de las razones por las que estamos aquí hoy es para mostrar nuestra solidaridad con usted y con Corea del Sur.

Muchos de nosotros hemos aludido a las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU y todos nosotros hemos trabajamos para apoyarlas, y por esa razón, así como por muchas otras, me gustaría invitar a nuestro amigo, aliado y colaborador, el Reino Unido, y a su Secretario de Estado de Asuntos Exteriores, Boris Johnson, a que pronuncie unas palabras.

SECRETARIO DE ESTADO DE ASUNTOS EXTERIORES JOHNSON: Gracias. Muchas gracias, Chrystia, y es estupendo estar aquí en Vancouver y gracias a usted y a Canadá por organizar esta reunión extremadamente importante de personas que obviamente comparten una perspectiva, un instinto de paz y estabilidad en esa región. Y cuando nos fijamos en lo que está sucediendo en este momento, no puede haber ninguna duda de que la crisis se está intensificando. Tuvimos 20 pruebas en el último año, 20 misiles, dos de los cuales volaron sobre Japón, una prueba de un dispositivo nuclear. Y todos pueden ver que esto no es lo único que está pasando, el riesgo no es solo la proliferación dentro de la región, sino también, por supuesto, la transmisión de armamento nuclear a actores no estatales, a grupos terroristas, con consecuencias impensables para el mundo.

Por lo tanto, es muy importante y alentador que el mundo no haya sido intimidado ni dividido por la amenaza de Pyongyang. Y, de hecho, nos hemos reunido, y en la Resolución 2397, hubo una medida sin precedentes de consenso global sobre qué hacer y de intensificar la presión política y económica sobre el régimen. Y, por cierto, rindo homenaje a otros que no están en esta sala, que son indispensables para asegurarse de que ese proceso tenga éxito.

Ahora bien, como han dicho Kyung-wha y Taro, es estupendo que ahora tengan lugar las conversaciones entre Corea del Norte y la República de Corea, y es estupendo que haya una tregua olímpica, por así decirlo. Esta es una idea muy antigua, la tregua olímpica. Se remonta a los antiguos Juegos Olímpicos, podría decir. Pero lo que siempre sucedió en esos casos, en el caso de esas treguas olímpicas, fue que, tan pronto como terminaron los Juegos, me temo que las cosas volvieron al estado (inaudible).

Por lo tanto, espero realmente que la gente reconozca, como acaba de decir Taro Kono, que el programa continúa en Corea del Norte. Kim Jong-un continúa con su programa ilegal. Me temo que no ha sido disuadido. Y entonces creo que nuestro trabajo en conjunto ahora es enviar un mensaje muy claro de que queremos intensificar esa presión, y debemos afinar la elección para él y para la gente de Corea del Norte. Pueden… puede continuar en el camino de la provocación y equipar a su país con armas nucleares que llevarán a un mayor aislamiento, más dolor económico y más dificultades para su pueblo, o bien tiene la oportunidad de seguir un camino que puede conducir a un mayor bienestar para el pueblo de Corea del Norte y la posibilidad de emular los asombrosos logros de la república.

Y nuestro trabajo es ayudarlo de la manera que podamos para tomar la decisión correcta, y eso necesitará sentido común, pero también necesitará mucha resolución y fortaleza en los próximos meses.

MINISTRA DE RELACIONES EXTERIORES FREELAND: Muy bien. Muchas gracias, Boris, e hice una apuesta personal sobre si harías una analogía clásica, y lo hiciste.
Por lo que muchas gracias, colegas, por esas palabras de apertura. Creo que hemos establecido muy bien las bases para nuestras deliberaciones de hoy y también para nuestros ciudadanos y el mundo, que están mirando y escuchando el trabajo que estamos haciendo. Y con eso, me gustaría agradecer a nuestros excelentes colegas de los medios de comunicación internacionales. Gracias por estar con nosotros, y ahora nos despedimos de ustedes.


Esta traducción se proporciona como una cortesía y únicamente debe considerarse fidedigna la fuente original en inglés.
Novedades por correo electrónico
Para suscribirse a novedades o acceder a sus preferencias, ingrese abajo su información de contacto.