rss

Comentarios Secretario de Estado Rex Tillerson Sobre las Relaciones entre los Estados Unidos y África: Un Nuevo Marco

English English, العربية العربية, Français Français, हिन्दी हिन्दी, Português Português, اردو اردو

Departemento de Estado de LOS Estados Unidos
Oficina de la Portavoz
Para publicación inmediata
6 de marzo de 2018

 

George Mason University
Fairfax, Virginia
**UNEDITED/DRAFT**

SR CABRERA: Buenos días a todos. Muchas gracias por estar hoy con nosotros en una presentación muy, muy especial. Tengo el honor de darle la bienvenida a nuestro Secretario de Estado a George Mason, quien, como saben, pronto iniciará un viaje muy importante a África. Y soy un poco parcial, pero creo que su elección de George Mason para esta presentación no podría ser mejor.

George Mason es hogar de estudiantes y profesores de más de 130 países, y hemos convertido en parte de nuestra misión el asegurarnos de que estamos educando a los estudiantes para que participen en un mundo muy interconectado. A veces nos definimos como querer ser una universidad para el mundo.

El Secretario Tillerson, que ahora empieza su segundo año en el trabajo, obviamente, no era un político ni una persona del gobierno por su formación, y sin embargo hay aspectos de su carrera que lo hacen absolutamente perfecto para esta tarea. Ya saben que dirigió ExxonMobil durante varios años, desde 2006 hasta 2017. Ya saben que Exxon es una de las compañías de capital abierto más grandes del mundo y una de las compañías más globales. Pues sí, es bastante intimidante manejar el Departamento de Estado con más de 44.000 empleados, más otros 44.000 empleados locales por todo el mundo, y un presupuesto de más de $50.000 millones. Pero eso es realmente inferior a lo que solía dirigir cuando estaba al frente de ExxonMobil. Además, ha pasado mucho tiempo por todo el mundo dirigiendo operaciones en el Medio Oriente y en muchas otras partes del mundo.

Lo más importante, creo que, para este trabajo, es que fue un Eagle Scout. Y ser un Boy Scout no solo lo preparó muy bien, sino que lo marcó tanto que decidió servir a la organización. Y su… se desempeñó como presidente de los Boy Scouts of America durante varios años.

Por lo que, una vez más, en nombre de la comunidad de Mason y sin mucho más que decir, por favor únanse a mí para dar la bienvenida a nuestro Secretario de Estado, el Sr. Rex Tillerson. (Aplausos.)

SECRETARIO TILLERSON: Gracias. Muchas gracias, Dr. Cabrera, por la cálida bienvenida. Y es un placer estar aquí en George Mason, y me complace siempre conocer a un alumno Fulbright, así como a un compañero ingeniero. Y agradecemos a la George Mason University por organizar aquí el programa de Estudios Africanos y Afroamericanos y por el trabajo que hace en muchos, muchos temas importantes que discutiremos esta mañana.

Más tarde hoy partiré en mi primera visita oficial al África Subsahariana, no es mi primera visita a África, ya que hice muchos, muchos viajes y muchas visitas durante mi carrera anterior, pero es un viaje que realmente comenzó su planificación y se originó en noviembre después de una reunión ministerial de 37 naciones africanas y la Unión Africana organizada en el Departamento de Estado. Nuestra conversación durante esa cima se centró en asuntos de contraterrorismo, democracia y gobernabilidad, y en el fortalecimiento de los vínculos comerciales y de inversión con el continente, y estos son todos los temas que trataré en un momento.

Como dije, en mi vida anterior, pasé bastante tiempo en África. Y creo firmemente que existe una gran oportunidad en el continente para el crecimiento económico, para una mayor prosperidad y para responder a los desafíos globales a través de alianzas mutuamente respetuosas. Espero regresar y construir sobre una base sólida de relaciones entre Estados Unidos y África. Y eso incluye visitar Chad, un país que nunca recibió la visita de un Secretario de Estado.

Durante el siglo pasado, a medida que las naciones africanas emergían de su pasado colonial, fuimos testigos de un aumento drástico en el compromiso estadounidense en África. El Departamento de Estado creó la Oficina de África en 1958, un año después del viaje al continente del entonces vicepresidente Richard Nixon. Ghana había invitado al Vicepresidente y a Martin Luther King, Jr. a asistir a su celebración del día de la independencia, un evento que tuvo lugar hace exactamente 61 años.

Unos años más tarde, el Presidente John F. Kennedy creó USAID con miras al desarrollo de África, y nuestros primeros voluntarios del Cuerpo de Paz llegaron a Ghana y Tanzania. Hace cuarenta años este mes, el Presidente Jimmy Carter visitó Liberia y Nigeria, donde anunció que “nuestra nación se vuelca ahora de una manera sin precedentes, en dirección a África”.

Hoy ese giro continúa. La seguridad y la prosperidad económica de nuestro país están vinculadas con las de África como nunca antes. Eso solo se intensificará en las próximas décadas por las siguientes razones:

Primera: Un gran cambio demográfico. Para el año 2030, África representará alrededor de un cuarto de la fuerza de trabajo mundial. Y para el año 2050, se espera que la población del continente se duplique a más de 2.500 millones de personas, con un 70 por ciento de ellos menores de 30 años.

Y segunda: África está experimentando un crecimiento económico significativo. El Banco Mundial estima que seis de las diez economías de mayor crecimiento en el mundo este año serán africanas.

Por contexto, para el año 2050, Nigeria tendrá una población más grande que la de Estados Unidos y una economía más grande que la de Australia.

Para comprender hacia dónde se dirige el mundo, uno debe entender que África es una parte significativa del futuro. Los países africanos tendrán en cuenta cada vez más los numerosos desafíos mundiales de seguridad y desarrollo, así como las amplias oportunidades de crecimiento e influencia económica.

Si bien África posee una gran diversidad, entre sus pueblos, sus culturas y sus gobiernos, existen desafíos y oportunidades comunes. La vitalidad de África se refleja en su juventud, pero una población creciente de jóvenes significa un requisito para más empleos. A medida que más africanos salgan de la pobreza, las naciones necesitarán más infraestructura y desarrollo. La creciente población de jóvenes, si se los deja sin empleo y sin una esperanza para el futuro, creará nuevas formas para que los terroristas exploten a la próxima generación, socavando la estabilidad y descarrilando a los gobiernos democráticos. Los líderes tendrán el desafío de innovar y administrar los recursos financieros limitados que tengan.

Al mirar hacia el futuro, este gobierno busca profundizar nuestra alianza con África, con el objetivo de hacer que los países africanos sean más resilientes y más autosuficientes. Eso sirve a nuestros colaboradores, y también sirve a Estados Unidos al crear un futuro estable para todos nuestros hijos y nuestros nietos.

El futuro de estabilidad depende de la seguridad: la condición que es necesaria para la prosperidad económica e instituciones fuertes. Sin ella, ninguna de las otras piezas puede ponerse en su lugar.

Hoy, el largo alcance del terrorismo amenaza con robar el futuro de innumerables personas. Este agosto, recordaremos los cientos de vidas perdidas hace 20 años en los ataques a la embajada de los Estados Unidos en Nairobi y Dar es Salaam, donde se perdieron cientos de vidas.

Desde ese día, miles más han muerto a manos de terroristas en África. Los ataques terroristas aumentaron de menos de 300 en 2009 a más de 1.500 en cada uno de los años 2015, 2016 y 2017. Y más recientemente, fuimos testigos nuevamente de la tragedia del secuestro de más de 100 escolares nigerianas, arrancadas de sus familias, cambiando para siempre su futuro.

La semana pasada, en respuesta a esta creciente amenaza, designé y Estados Unidos sancionó a siete grupos afiliados a ISIS, incluidos ISIS-África Occidental e ISIS-Somalia y sus líderes, en un esfuerzo por cortar los recursos que usan estos grupos para llevar a cabo sus ataques.

Para prevalecer contra esas malignas fuerzas, Estados Unidos se ha comprometido a trabajar con los colaboradores africanos para librar al continente y al mundo del terrorismo al abordar los factores de conflicto que conducen a la radicalización y el reclutamiento en primer lugar, y en la construcción de la capacidad institucional de aplicación de la ley de las naciones africanas Queremos ayudar a los estados de África a brindar seguridad a sus ciudadanos de manera legal.

Hoy, las naciones africanas están preparándose para tomar medidas, así como los sacrificios que implica tal compromiso.

El terrorismo no conoce fronteras. En el Sahel y la Cuenca del Lago Chad, Boko Haram, ISIS-África Occidental, Al Qaeda en el Magreb y otros grupos son adaptables, son resilientes y capaces de lanzar ataques por toda el área. La cooperación regional es crucial para interrumpir esos ataques y denegarles la capacidad de planificarlos y llevarlos a cabo en el futuro.

La Fuerza de Tarea Conjunta Multinacional –creada por Nigeria, Níger, Chad, Benín y Camerún– junto con el Grupo de los Cinco países del Sahel, o el G5 –Burkina Faso, Chad, Mali, Mauritania y Níger– están uniendo sus conocimientos y recursos. Su trabajo es fundamental para lograr soluciones lideradas por África al terrorismo y la inestabilidad.

En octubre pasado, anuncié que Estados Unidos contribuiría más a estos esfuerzos regionales. Nos comprometimos con hasta US$ 60 millones para los esfuerzos antiterroristas del G5, para permitirles entrenar y equipar a los miembros de la Fuerza Conjunta y contrarrestar la propaganda terrorista en estas comunidades.

Además, durante más de una década, Estados Unidos ha apoyado la Alianza Trans-Sahariana Antiterrorista para proporcionar entrenamiento y promover la cooperación entre los actores militares, policiales y civiles de todo el Norte de África y África Occidental. Hemos desplegado un enfoque similar en África Oriental, con la Alianza Antiterrorista Regional de África Oriental o PREACT. Desde 2016, Estados Unidos ha contribuido con más de US$ 140 millones para ayudar a los colaboradores a impedir los refugios seguros para los terroristas y el reclutamiento a través de estas colaboraciones.

Estados Unidos agradece el liderazgo de la Unión Africana en un rol cada vez más multilateral. La Misión de la Unión Africana en Somalia –o AMISOM– incluye tropas de cinco países africanos, estabiliza áreas bajo el ataque de Al Shabaab y permite que llegue al pueblo somalí la ayuda tan necesaria. Espero con interés reunirme con el presidente de la Comisión de la UA, Faki, en mi próximo viaje para explorar más formas en que podamos trabajar juntos para combatir el terrorismo en el continente.

El rol de Estados Unidos en estos y otros esfuerzos regionales y multilaterales es crear capacidad, no dependencia, para que nuestros colaboradores puedan proporcionar su propia seguridad. Eso también se aplica a nuestro enfoque del mantenimiento de la paz en el continente.

Como el mayor contribuyente a la creación de capacidad para el mantenimiento de la paz en África, los Estados Unidos entrena, despliega y mantiene las fuerzas que brindan apoyo antiterrorista, retiran las minas terrestres y facilitan las transiciones pacíficas de poder. Esto crea seguridad, permite que la salud… –perdón– permite que la salud, los alimentos y otros servicios lleguen a las áreas de necesidad.

El año pasado, Estados Unidos apoyó a más de 27.000 efectivos de las fuerzas de paz africanas de más de 20 países africanos. Aquí también más países africanos se han convertido en dueños de su futuro. Hace una década, los africanos componían solo alrededor del 20 por ciento de las fuerzas de paz en el continente. Hoy ese número excede el 50 por ciento.

En nuestro apoyo a los importantes esfuerzos de seguridad, debemos trabajar para encontrar soluciones diplomáticas a largo plazo para los conflictos que causan tanto sufrimiento humano. Hasta que las encontremos, Estados Unidos, como el proveedor de asistencia humanitaria más grande del mundo, seguirá apoyando a aquellos más vulnerables.

Como testimonio de ese compromiso, hoy anuncio US$ 533 millones en asistencia humanitaria adicional para combatir la hambruna y la inseguridad alimentaria y para abordar otras necesidades derivadas de los conflictos en Somalia, Sudán del Sur, Etiopía y la Cuenca del Lago Chad. Los alarmantes niveles de hambre en estas áreas son en gran parte provocados por el hombre, a medida que surgen conflictos y las personas huyen de sus hogares. En estas condiciones, las personas no pueden producir cultivos y a menudo pierden el acceso a la alimentación, la educación y la atención médica. Muchos lo pierden todo. Y lamentablemente, la madre naturaleza todavía puede ser cruel, como en el Cuerno de África, donde una prolongada sequía está contribuyendo a la grave inseguridad alimentaria.

Estos fondos adicionales proporcionarán a millones de personas alimentos de emergencia, asistencia nutricional y otra ayuda, que incluye agua potable, miles de toneladas de alimentos y programas de salud para prevenir la propagación de enfermedades mortales como el cólera. Esto salvará vidas.

El pueblo estadounidense está allí, como siempre hemos estado, para colaborar con los países africanos a fin de garantizar que sus poblaciones más vulnerables reciban la asistencia que salva vidas. También hacemos un llamado a otros para que se unan a nosotros para satisfacer las crecientes necesidades humanitarias en África. Esperamos que estas contribuciones iniciales alienten a otros a contribuir con ayuda para aumentar el reparto de la carga y satisfacer las crecientes necesidades humanitarias en África. Sin embargo, esta asistencia no resolverá estos conflictos en curso, sino que solo nos dará tiempo para buscar soluciones diplomáticas.

Dado que muchos países africanos asumen una mayor responsabilidad para atender sus necesidades en su propio país, Estados Unidos necesita que nuestros socios en África también asuman un papel activo en el escenario mundial. Un área donde buscamos una mayor cooperación es nuestra campaña de presión pacífica para llevar a Corea del Norte a la mesa de negociaciones.

Corea del Norte amenaza a toda la comunidad mundial mediante sus programas ilegales de misiles nucleares y balísticos y actividades de proliferación, incluidas sus exportaciones de armas a África. Esto no solo involucra a nuestros aliados en Europa o Asia. No solo incluye países con antiguos lazos con Corea del Norte, como China y Rusia. Esto es y debe ser un esfuerzo global.

El mes pasado, durante mi viaje a Sudamérica, hablé con franqueza con mis homólogos sobre las formas en que están trabajando activamente para contribuir a esta campaña de presión. Las naciones de África necesitan hacer más.

Angola y Senegal han tomado medidas para ejercer cierta presión diplomática y económica. El Gobierno etíope también hizo compromisos públicos de apoyo. Pero muchas naciones africanas se están conteniendo. Esperamos que agreguen sus voces a la de la comunidad internacional y pongan fin a estos programas diplomáticos, económicos o de armas con el régimen de Corea del Norte.

La seguridad en el continente es un requisito previo para una mayor prosperidad. Y una mayor estabilidad atraerá, por supuesto, un mayor comercio e inversión de Estados Unidos con las naciones africanas, lo que conducirá a un mayor desarrollo, basándose en lo que hemos logrado a través de la Ley de Crecimiento y Oportunidad en África o AGOA.

AGOA ha sido la piedra angular de la política comercial de EE. UU. en África durante casi dos décadas. Y con AGOA, hemos visto un gran progreso. El comercio total de bienes no petroleros se ha más que duplicado, de US$ 13 mil millones al año a casi US$ 30 mil millones al año. De hecho, el año pasado, el comercio total de EE. UU. aumentó a US$ 38.5 mil millones, frente a los US$ 33 mil millones en 2016.

Nos alientan las acciones de muchos de nuestros colaboradores africanos que buscan formas de expandir el comercio con Estados Unidos. En su viaje a Estados Unidos la semana pasada, el presidente Akufo-Addo de Ghana se dirigió a la Asociación Nacional de Gobernadores, el primer presidente africano en hacerlo. Habló sobre su deseo –el deseo de su pueblo– de pasar de la pobreza a la prosperidad en una generación. Estados Unidos quiere ayudar a que los sectores público y privado en África y aquí en nuestro país para hacerlo realidad.

África todavía tiene recursos naturales extensos y no desarrollados. La experiencia del sector privado en Estados Unidos puede facilitar el desarrollo responsable de esos recursos, ayudando a sacar a más africanos de la pobreza para compartir los valores económicos de esos recursos. Pero es necesario contar con una infraestructura transcontinental significativa para apoyar el desarrollo, estimular el crecimiento económico y estimular el comercio intrarregional en el continente.

Hoy, solo alrededor del 12 por ciento del total de las exportaciones africanas se distribuye a sus países vecinos en el continente. Si eso se compara con el 25 por ciento entre los países de ASEAN y más del 60 por ciento en Europa, es bastante evidente el potencial de una mayor prosperidad económica a través del comercio en el continente mismo. A medida que las naciones africanas alcancen una mayor integración regional reduciendo las barreras arancelarias y mejorando los enlaces de transporte, energía e infraestructura, se crearán más oportunidades para las empresas estadounidenses, la inversión y el comercio transatlántico.

Y la importación de prácticas comerciales y experiencia de Estados Unidos proporciona la mejor combinación para el futuro de África contribuyendo a la prosperidad económica, equipando a las naciones africanas con nuevas capacidades y haciéndolo en un marco abierto y transparente. Es por eso que queremos crear la nueva institución financiera de desarrollo. Las IFD son bancos gubernamentales especializados y diseñados para apoyar el desarrollo del sector privado para mejorar la efectividad del desarrollo. Estamos trabajando con el Congreso para dar a Estados Unidos la capacidad de competir con países que ya utilizan las finanzas para lograr sus objetivos en el mundo en desarrollo.

Power Africa (“Energía para África”), un programa dirigido por USAID, es una de las alianzas público-privadas más grandes en la historia del desarrollo del continente. Fundado hace cinco años, Power Africa se creó para proporcionar a los países africanos acceso a una de las necesidades más básicas para el desarrollo: la electricidad. En la actualidad, decenas de millones de africanos, en todo el África Subsahariana, tienen acceso a la electricidad en parte debido a los compromisos de más de 140 colaboradores del sector privado. Nuestro objetivo es proporcionar 30.000 megavatios de energía para el año 2030, o 60 millones de conexiones nuevas, para llegar a 300 millones de africanos. El Administrador Green anunció Power Africa 2.0 la semana pasada para expandir aún más las oportunidades de energía.

Estados Unidos desea reducir las barreras comerciales y de inversión con nuestros colaboradores africanos, ayudando a los países africanos a pasar de la dependencia a la autosuficiencia, haciendo crecer su clase media, y con una mejor integración de las economías africanas con el resto del mundo.

Prepararse para el futuro y darse cuenta del potencial del continente requiere una fuerza de trabajo educada y saludable. Esto es cierto en todo el mundo, pero toma aún más urgencia, dada la creciente población joven de África.

La Iniciativa de Jóvenes Líderes Africanos (YALI) es una de las formas en que el Departamento de Estado y USAID están invirtiendo en la próxima generación de líderes africanos. YALI brinda capacitación de liderazgo y desarrollo profesional a líderes africanos emergentes sobre la importancia de una prensa libre, cómo construir instituciones más resilientes e incluso cómo iniciar un negocio. Hoy, YALI cuenta con más de 500.000 miembros y representantes de cada país subsahariano.

A través del Plan de Emergencia del Presidente para el Alivio del SIDA, mejor conocido como PEPFAR, Estados Unidos ha transformado la respuesta mundial al VIH/SIDA. Y en ninguna parte es esto más evidente que en África.

Cuando comenzó PEPFAR hace 15 años, un diagnóstico de VIH era una sentencia de muerte. En las partes más afectadas de África, la mortalidad de infantes se había duplicado, la mortalidad de niños se había triplicado y la esperanza de vida había disminuido en 20 años. Uno de cada tres adultos vivía con el VIH. Millones de huérfanos quedaron atrás. Y solo 50.000 personas recibían tratamiento para el VIH. Hoy en día, el pueblo estadounidense, a través de PEPFAR, ha proporcionado tratamientos de salvamento a más de 13,3 millones de hombres, mujeres y niños. Ha permitido que más de 2,2 millones de bebés nazcan libres del VIH y continúa apoyando a más de 6,4 millones de huérfanos, niños vulnerables y sus cuidadores.

Este gobierno está comprometido a salvar vidas en África. En septiembre pasado, anuncié la Estrategia PEPFAR para acelerar el control de la epidemia del VIH/SIDA para 2017 a 2020. La estrategia es una hoja de ruta para lograr el control de la epidemia en más de 50 países en los próximos tres años. Describe un camino para acelerar nuestro trabajo en 12 países africanos con alta carga de VIH que están por lograr el control de la epidemia para 2020. De hecho, ahora podemos ver un futuro libre de VIH/SIDA. Está justo delante de nosotros, y eso es crítico para el futuro de África.

Para que la seguridad, el comercio y la inversión, y el desarrollo económico se sustenten, se requieren instituciones gubernamentales eficaces y responsables que se ganen la confianza y el apoyo de sus ciudadanos. La paz y la prosperidad solo son posibles en una sociedad democrática. La libertad de los medios, las comunicaciones abiertas, la libertad religiosa y una sociedad civil vibrante fomentan la creatividad, las ideas y la energía humana para el crecimiento económico. Hoy, África tiene mucho que ganar al crear instituciones, democráticas más fuertes y transparentes que reflejen las voces de sus ciudadanos, que rechacen la corrupción y protejan y promuevan los derechos humanos.

La Unión Africana calcula que África ha perdido cientos de miles de millones de dólares por corrupción: cientos de miles de millones que no se invirtieron en educación, infraestructura o seguridad. Los sobornos y la corrupción mantienen a las personas en la pobreza. Fomentan la desigualdad y socavan la fe de los ciudadanos en su propio gobierno. La inversión legítima se mantiene alejada, y la inseguridad y la inestabilidad aumentan, creando condiciones propicias para el terrorismo y el conflicto. Apoyamos firmemente el hecho de que la cumbre de la Unión Africana destaque y aliente los esfuerzos para “Ganar la lucha contra la corrupción”. Esperamos que el tema de este año sea solo el comienzo de un enfoque más sostenido y a largo plazo en la lucha contra la corrupción.

En apoyo de este tema, Estados Unidos continuará su trabajo con los países africanos para fortalecer sus instituciones democráticas. El mes pasado, el Departamento de Estado solicitó US$ 137 millones al Congreso para apoyar programas de democracia, derechos humanos y gobierno con el fin de crear instituciones más transparentes y menos corruptas que valoren la creación de consenso sobre el conflicto.

La democracia requiere transiciones de poder mediante elecciones libres y justas. También necesita una sociedad civil vibrante y medios independientes para ayudar a informar a los ciudadanos y mantenerlos conectados con su gobierno. El año pasado, Estados Unidos ayudó a apoyar elecciones libres y pacíficas en Liberia, un país que no había experimentado una transición pacífica del poder en décadas. Eso incluyó programas de educación cívica y electoral con un enfoque en jóvenes, mujeres y otros electores primerizos difíciles de alcanzar, y trabajar con los medios para promover reportajes responsables.

Y el Fondo de Iniciativa de Transparencia Fiscal* ayuda a los gobiernos a crear presupuestos más transparentes y públicamente disponibles, y equipa a la sociedad civil para abogar por áreas de mejora. Estados Unidos está trabajando actualmente en 31 proyectos, y está por otorgar nueve más, en toda África. Ya, el Fondo de Iniciativa* de Transparencia Fiscal*, ha ayudado a Kenia, Chad y Malawi a desarrollar medidas para luchar contra el soborno y servir mejor a su propio pueblo.

También tenemos en mente las iniciativas de buena gobernabilidad cuando se trata de desarrollo. Como Secretario de Estado, soy presidente de Millennium Challenge Corporation o MCC. A través de esta agencia diseñada para reducir la pobreza, Estados Unidos puede incentivar la buena gobernabilidad, incluida una mayor transparencia, vinculándola a la asistencia para el desarrollo. Y aproximadamente el 60 por ciento de los fondos de MCC se destina a África. El pasado noviembre firmamos un acuerdo de US$ 524 millones con Costa de Marfil para mejorar sus sectores de educación y transporte. Esto solo fue posible luego de que el país implementara políticas para fortalecer la libertad económica, los principios democráticos, los derechos humanos y para luchar contra la corrupción. Estimular las reformas antes de que se gaste un dólar del dinero de los contribuyentes estadounidenses es el modelo de MCC.

Es un modelo de desarrollo estadounidense que ha demostrado que funciona.

Estados Unidos busca y desarrolla un crecimiento sostenible que refuerce las instituciones, fortalezca el estado de derecho y desarrolle la capacidad de los países africanos para sostenerse por sí mismos. Colaboramos con los países africanos incentivando la buena gobernabilidad para cumplir con los objetivos de seguridad y desarrollo a largo plazo.

Esto contrasta fuertemente con el enfoque de China, que fomenta la dependencia utilizando contratos opacos, prácticas de préstamo predatorias y acuerdos corruptos que enredan a las naciones en deuda y socavan su soberanía, negándoles su crecimiento autosuficiente a largo plazo. Las inversiones chinas tienen el potencial de abordar la brecha de infraestructura de África, pero su enfoque ha llevado a una deuda creciente y poco, o ningún, empleo en la mayoría de los países. Cuando se combina con presiones políticas y fiscales, esto pone en peligro los recursos naturales de África y su estabilidad política económica a largo plazo.

Damos la bienvenida a la participación de otros países en el desarrollo de África; de hecho, es necesario. De eso se trata el mercado libre, la competencia conduce a más oportunidades. Pero queremos ver un desarrollo responsable y prácticas transparentes de libre mercado que fomenten una mayor estabilidad política en el continente. Esperamos que también China se una a nosotros en este esfuerzo.

Estados Unidos ve un futuro brillante en África. Tenemos la oportunidad de ser parte del viaje de África hacia un futuro estable y próspero para su pueblo. Cada una de estas prioridades –comercio e inversión, buenos gobiernos, gobernabilidad, respeto de los derechos humanos, lucha contra el terrorismo y la inestabilidad– tiene en mente el mismo principio rector: ayudar a los países africanos a desarrollar la capacidad de cuidar a su pueblo.

No hay soluciones rápidas para estos desafíos, pero Estados Unidos se ha comprometido a enfrentarlos en colaboración con naciones de África para que el continente pueda llegar a convertirse cada vez más en un lugar de prosperidad y libertad en el siglo XXI. Gracias por su amable atención. (Aplausos.)

SR CABRERA: Muchas gracias. Muchas gracias. He estado recopilando algunas preguntas de la audiencia, algunas del profesorado, algunas de los estudiantes, así que tal vez voy a seguir un poco de…

SECRETARIO TILLERSON: Empiece por las difíciles de los estudiantes.

SR CABRERA: … (inaudible). Ya que insiste, aquí hay una. Pues la primera es quizás más de naturaleza personal, que es la razón que lo llevó a aceptar este puesto. Como mencioné anteriormente, usted lideraba una de las empresas realmente más grandes que el mundo haya visto jamás, y no solo eso, usted era el Director Ejecutivo. Usted era su propio jefe. Quiero decir, tenía un consejo, pero usted era su propio jefe, y de repente, ¿por qué hacer esto?

SECRETARIO TILLERSON: Bueno, estaba dentro de los tres meses de la jubilación obligatoria. (Risas.)

SR CABRERA: Eso ayuda.

SECRETARIO TILLERSON: Pero tenía… esto no estaba en mis planes de jubilación. Pensé que iría al rancho para pasar más tiempo con la vida que amo y con mis nietos. Pero el Presidente electo me pidió que hiciera esto, y pensé en ello, esto es… he contado esta historia a otras audiencias, y así fue como llegué a tomar la decisión. Cuando tenía 18 años, en ese momento todavía teníamos el reclutamiento militar obligatorio. Era la Guerra de Vietnam. Y me inscribí para el reclutamiento, y tenían un sistema de sorteo según el cual se seleccionaba a las personas. Uno tenía un número, y ellos sacaban números hasta que satisfacían sus cuotas de reclutamiento. Y llegaron a tres números antes de mi número en mi primer año de universidad, y el año llegó y se fue, y mi número era el 89, llegaron hasta el número 86. Así que me quedé en la universidad, obtuve una excelente educación, fui contratado por una gran compañía, tuve 41 años y medio maravillosos, una carrera de ensueño que nunca habría esperado. Mi padre es un veterano, de la Segunda Guerra Mundial, luchó en la guerra en el Pacífico. Mi tío es un comandante retirado del Ejército, realizó tres períodos de servicio en Vietnam. Y cuando reflexioné sobre las cosas en ese momento, me dije que todavía no había hecho nada. Es mi hora de servir, y es por eso que lo estoy haciendo.

SR CABRERA: Se lo agradezco. Ahora, se fue a Texas a Austin, se unió a Exxon, y es posible que no hubiera anticipado cuán increíblemente global sería su propia carrera. Supongo que, si hubiera sabido lo que sucedería, cómo sería su vida, tal vez se hubieras preparado un poco mejor. Algunas personas del público todavía tienen la oportunidad de tomar decisiones…

SECRETARIO TILLERSON: (Risas.) Correcto.

SR CABRERA: …sobre lo que hacen con sus años en la universidad, y esto es un favor que le pido, porque estoy presionando a nuestros estudiantes para que se vayan al extranjero, y algunos de ellos todavía no saben por qué deberían hacerlo. Así que ayúdeme, ¿cuál es el mejor motivo que puede dar de por qué los estudiantes deben ir al extranjero? Y luego el seguimiento de eso es: Cuando se van al extranjero, deciden ir, por razones que todavía me sorprenden, al Reino Unido, a Italia; bueno, a España no es sorprendente, es un lugar increíble para visitar. (Risas.)

SR CABRERA: Entonces, ¿por qué deberían ir a África, por ejemplo? Pues…

SECRETARIO TILLERSON: Bueno, creo que… en mi primer viaje al extranjero era un estudiante de primer año en la universidad, y tuve la oportunidad de viajar a Perú. Había habido un terrible terremoto, un gran desastre humanitario, dos ciudades fueron literalmente enterradas bajo treinta metros de una montaña que colapsó. Y condujo a un gran flujo de personas desde las montañas hasta los límites de Lima y se estableció un terrible campamento de refugiados. Así que fui a Perú en una misión de cinco días durante las vacaciones de Navidad para concienciar aquí sobre esa situación, así que esa fue mi primera oportunidad. Tuvo un tremendo impacto en mí porque no había… de hecho, era solo la segunda vez que volaba en un avión. Fue la primera vez que obtuve un pasaporte. Y fue realmente la primera vez que tuve una conexión con el mundo exterior y me di cuenta de cuán interconectados estamos y cómo todos somos seres humanos que intentamos atravesar la vida, sin importar dónde nos encontremos.

Creo que hoy el caso de ir al extranjero es aún más imperioso que en ese momento de mi vida, porque todos ustedes saben que el mundo se ha transformado enormemente. Las economías mundiales… nuestras economías se han transformado enormemente. Nuestra propia seguridad se ha transformado enormemente. Y hoy está…. todo está interconectado, y simplemente no se puede pensar en asuntos económicos, no se puede pensar en temas de seguridad sin pensar en ellos en un contexto global. Pues, aunque solo continúen su viaje y su educación para expandir su comprensión de por qué pasa el tiempo estudiando esos libros todas las noches y escribiendo esos trabajos, cambiaría por completo su perspectiva y comprensión si fueran al extranjero y pasaran tiempo en la nación de otra persona como una persona que no es un ciudadano y vieran la vida desde su perspectiva, pero también si escucharan su perspectiva de cómo nos ven a nosotros. Y es… probablemente será el componente más valioso de su educación que puedan implementar.

Y luego más allá de eso, esto va a continuar, esta interconexión del mundo. El mundo es… realmente es… aunque físicamente tiene el mismo tamaño que el día en que Dios lo creó, para nosotros, las personas que ocupamos el planeta, es cada vez más y más pequeño, y se está volviendo más pequeño a una velocidad exponencial. Y su generación tendrá que lidiar con eso, y ello trae consigo una nueva dimensión de desafíos de la que mi generación solo está viendo el borde. Y es importante… cuanto antes comiencen a comprenderlo y cómo interactuar con él, estarán mejor preparados para ello en el futuro. Y además de todo eso, les prometo que será emocionante.

Y vayan a los lugares difíciles. No vayan a los lugares fáciles. Como dije, fui a Lima, Perú. Fui a las montañas y las junglas. Fue toda una experiencia ver cómo existen personas en todo el mundo. Vayan a los lugares difíciles. Eso les cambiará.

SR CABRERA: Gracias, sea dicho de paso. Se lo agradezco. Tomaremos su consejo y lo usaremos. (Risas.) El… así que ahora está… en la preparación de este viaje a África, ha elegido cinco países. ¿Cuánto de eso es su propia elección y se basa en su propia experiencia en esos países? ¿Cuánto de eso es como un tipo de decisiones técnicas de su equipo? Y al final, ¿por qué? ¿Por qué esos cinco países de entre todas las muchas opciones?

SECRETARIO TILLERSON: Bueno, es… obviamente, deseé tener dos o tres semanas, porque hay muchas naciones africanas que son importantes para nosotros y creo que una visita sería beneficiosa para la relación. Pero elegimos estos cinco. Vamos a ir a Etiopía. Etiopía es el hogar de la Unión Africana; ahí es donde está ubicada, su sede. Etiopía es también un colaborador importante de larga data con Estados Unidos. Tenemos una relación con Etiopía que abarca más de un siglo.

Luego nos detendremos en Yibuti, el Cuerno de África. Yibuti es ese país que se adentra en el estrecho entre Yemen, que conduce al Mar Rojo hasta el Canal de Suez, una ruta comercial muy crítica para la economía mundial y un colaborador fundamental para asegurar esa ruta comercial.

Después iremos a Kenia, un país grande y próspero. Es realmente donde PEPFAR ha visto su mayor éxito, y también ha sido una incubadora de cómo expandimos PEPFAR a lo largo de los años. Así que tenemos una colaboración de larga data con Kenia.

Luego iremos a Chad –Yamena, Chad– porque Chad aporta la mayor fuerza de combate al G5 Sahel y han sido cruciales para nuestra lucha contra el terrorismo en el Sahel y para el éxito de lo que están haciendo.

Y finalmente, a Nigeria, la nación más poblada del continente africano. Tremendos recursos naturales y tremendas capacidades para tener éxito como nación. Todavía están en su camino hacia el éxito, y van a ser críticos no solo para la relación de Estados Unidos con África, sino que Nigeria será fundamental para lograr el éxito de África como continente. Y hablé sobre la necesidad de integrar más las economías africanas, comerciar más con los vecinos. Creo que con demasiada frecuencia Estados Unidos en su enfoque… todo ha sido sobre el comercio a través del corredor transatlántico. Realmente necesitamos promover el comercio intercontinental africano. De hecho, eso abrirá más oportunidades para la inversión y participación estadounidense. Así que Nigeria, es un país grande, un país muy importante para el futuro del continente.

Y hay… me encantaría… hay otros países a los que me gustaría ir. He viajado al norte de África, estoy seguro de que lo sabrán, pero hay muchos países importantes en el este de África, Sudáfrica, claramente, así que obviamente este no será mi último viaje. Tendré que volver.

SR CABRERA: Entonces usted, como Director Ejecutivo de ExxonMobil, por supuesto que se ha comprometido, y he visto algo de eso. He sido un colaborador en una vida anterior en el trabajo sobre cómo las empresas privadas pueden desempeñar un papel importante en el desarrollo de las economías en las que hace negocios. Ahora, cuando miro el presupuesto propuesto para el 2019, el Departamento de Estado está recibiendo un corte de pelo bastante significativo, tal vez un recorte del 25 por ciento, lo que imagino que tendrá que ser… lo forzará a tener que depender mucho más del sector privado para alcanzar los objetivos diplomáticos que tiene. ¿Qué piensa sobre eso? ¿Vamos a ver un rol más importante en el sector privado? ¿Y cómo lo realiza?

SECRETARIO TILLERSON: Correcto. Bueno, primero, sobre el presupuesto en sí… y esa reducción es relativa al presupuesto de 2017 porque todavía estamos esperando un presupuesto final para el 2018, pero también es un retorno a unos niveles que son más históricos para el Departamento de Estado antes de la gran fase previa en la guerra contra ISIS.

Pero sí, lo que haremos… y lo mencioné, lo mencioné en mis comentarios… es que queremos facilitar más colaboraciones público-privadas. Y tenemos mecanismos para hacerlo y tenemos procedimientos y estamos implementando algunas ideas de financiamiento nuevas en las que podemos ayudar a los países a tener acceso al financiamiento para que puedan participar también en inversiones del sector privado.

Y creo que es… quiero decir, nuestro rol realmente, creo que es el rol del Gobierno de EE. UU., lo que destaqué allí: en primer lugar, ayudar con la estabilidad y la seguridad, porque si no se tiene estabilidad y seguridad, es difícil para atraer inversiones, es difícil educar a las personas, es difícil alimentar a las personas, proporcionar la asistencia puente en seguridad alimentaria, en áreas de salud, porque una vez más, como mencioné, el futuro son los jóvenes. Tenemos que tener jóvenes sanos, jóvenes educados. Y luego ayudar con los sistemas basados ​​en reglas, trabajar con los gobiernos para implementar mejores leyes, promover buenos tribunales y sistemas de justicia, y eso es lo que conducirá a la erradicación de la corrupción que ha drenado al continente de tanta capacidad en el pasado.

Y creo que ese es nuestro rol. Las inversiones directas, estamos allí para facilitar y estamos allí para ayudar a las empresas a comprender cuáles son las oportunidades. Si necesitan nuestra ayuda para navegar a través de las reglas locales y demás, estamos allí para ayudarlos a pasar por eso. Pero es realmente el crear las condiciones en estos países donde las empresas de EE. UU. y otros (empresas europeas, chinos y otros, en la medida en que estén listos para participar bajo un sistema basado en reglas) se sienten atraídos porque ven que las condiciones están ahí para tener éxito o al menos tener la oportunidad de tener éxito. No hay garantías en la vida, y aprendí eso en el sector privado. Todo lo que siempre quise fue entender las reglas, que las reglas no iban a cambiar, y tuve la oportunidad de tener éxito. Si fallamos en eso, lo aceptaremos.

SR CABRERA: Una última pregunta. Estoy leyendo algunos mensajes no verbales (risas) de su equipo. Pero el rol de las mujeres en el futuro de África y mi esperanza de que usted lleve un mensaje muy, muy firme… sé que esto no es nuevo para usted. Soy consciente de las inversiones que ExxonMobil hizo en mujeres emprendedoras. Sabemos el impacto que tiene cuando las mujeres se quedan en la escuela en lugar de entregarse al matrimonio. Conocemos el impacto que tienen las mujeres en la mejora de la salud y la calidad de vida en las comunidades. Permítanos… ayúdenos a entender cuál será nuestro mensaje al respecto.

SECRETARIO TILLERSON: Bueno, es algo que llegué a apreciar hace más de 20 años en el sector privado, y en gran parte debido a las inversiones y actividades comerciales que mi vida anterior realizó en África, pero también en economías emergentes y sistemas gubernamentales emergentes, incluidos Rusia y…. en lo que también pasé mucho tiempo. Y lo que aprendí a través de estudios, estudios académicos, pero también por mi propia experiencia, es mucho acerca de crear estas condiciones de las que he hablado, y mucho acerca de crear las condiciones para que las personas prosperen de la manera… y tener una vida como la que disfrutamos es acerca de romper el ciclo. Y estuve hablando antes con el presidente de su cuerpo estudiantil sobre romper el ciclo y que estamos… creo que estamos a una generación de romper ese ciclo en África, pero tenemos que permanecer en ello.

Un elemento importante de eso comienza con las mujeres porque comienza con las madres, y lo que aprendimos a través de nuestros estudios es que las madres… y probablemente esto sea cierto incluso aquí en este país, lo fue para mí… las madres son las más influyentes sobre cómo van a crecer los niños, los valores que tienen, cómo se comportan y a lo que aspiran. Así que lo primero, es importante que primero respaldemos la salud de las mujeres y su capacidad para participar en el bienestar económico del país, porque con demasiada frecuencia tenemos mujeres que están criando familias sin la ayuda de los padres. Y entonces se comienza con darles la capacidad porque criarán mejores familias.

Pero luego, en segundo lugar, colocar a las mujeres no solo en la fuerza laboral, sino también en el gobierno. Traen una perspectiva muy diferente, y veo esto en mi vida del sector privado, también lo vi y lo experimenté en el sector gubernamental… tener una perspectiva que traen las mujeres, es diferente a la nuestra. Quiero decir, eso es, no es que sea, no es que seamos malos, pero tenemos vacíos y tenemos puntos ciegos y las mujeres los llenan por nosotros. Pero creo que se trata de todo: así es como rompemos el ciclo generacional empoderando realmente a las mujeres para que participen plenamente en todos los aspectos de nuestra vida humana como madres, como participantes en la economía, como empresarias, como participantes en el gobierno. Eso es lo que finalmente transformará a la próxima generación de líderes. Tanto hombres como mujeres se verán transformados por eso y eso es particularmente importante en África. Y parte de esto es la historia y la cultura de África. Sabemos que funciona porque lo hemos visto funcionar. Lo hemos visto funcionar en áreas muy distintas. Solo tenemos que hacerlo crecer ahora.

Por lo tanto, es crucial, creo, para el éxito de África crear una calidad de vida que todos queremos para las personas en el continente africano. Queremos que tengan la calidad de vida que nosotros tenemos, y eso es un elemento importante de cómo lo lograremos.

SR CABRERA: Sr. Secretario, le agradecemos nuevamente por compartir este mensaje con nosotros, y lo más importante, por reconocer la gran importancia que el continente africano tiene para el resto de nosotros, por llevar ese mensaje de desarrollo económico y oportunidad, y por hacer de África una prioridad. Le deseamos un viaje productivo y seguro a África. Muchas gracias.

SECRETARIO TILLERSON: Gracias, y todo lo mejor para George Mason. (Aplausos.)

###


Esta traducción se proporciona como una cortesía y únicamente debe considerarse fidedigna la fuente original en inglés.
Novedades por correo electrónico
Para suscribirse a novedades o acceder a sus preferencias, ingrese abajo su información de contacto.