rss

Comentarios en una reunión de emergencia del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas sobre la violencia en el Oriente Medio

Facebooktwittergoogle_plusmail
English English, العربية العربية, Français Français, हिन्दी हिन्दी, Português Português, اردو اردو, Русский Русский

Misión de Estados Unidos ante las Naciones Unidas
Oficina de Prensa y Diplomacia Pública
Para su divulgación inmediata
15 de mayo de 2018

 

 
Tal como fue pronunciado
Gracias, Sra. Presidenta. La sesión de hoy fue convocada para discutir el tema de la violencia en Medio Oriente. Todos estamos preocupados por la violencia en Medio Oriente. Estados Unidos deplora la pérdida de vidas humanas. Pero existe mucha violencia por toda la región. Y señalaré que el doble estándar es muy común en esta cámara y hoy trabaja horas extras.

La semana pasada, las fuerzas iraníes atacaron posiciones israelíes en los Altos del Golán lanzando cohetes desde Siria. Esto fue una provocación temeraria y un recrudecimiento que debe ser detenido. Es un ejemplo de la violencia regional que debería ocupar nuestra atención aquí en el Consejo de Seguridad. También la semana pasada, fuerzas iraníes en Yemen lanzaron misiles en Arabia Saudita. No es la primera vez que lo hacen. Esto es también un ejemplo de la violencia regional que debería ocupar nuestra atención aquí en el Consejo de Seguridad. En los últimos días, los terroristas de Hamas, respaldados por Irán, han incitado ataques contra las fuerzas de seguridad y la infraestructura de Israel. Esa violencia también debería ocupar nuestra atención.

El hilo común en todo esto es la conducta desestabilizadora del régimen iraní, un régimen que insiste en promover la violencia en todo el Medio Oriente, mientras priva a su propio pueblo de los derechos humanos básicos.

Estados Unidos acoge con agrado una discusión sobre esta violencia en el Medio Oriente. Nos complace discutir las formas en que podemos cooperar entre nosotros para poner fin a esta violencia. Hay muy poca discusión en el Consejo de Seguridad sobre la presencia desestabilizadora de Irán en Siria, su promoción de la violencia en Yemen, su apoyo al terrorismo en Gaza y su aumento de armas peligrosas e ilegales en el Líbano.

Sin embargo, en la mente de algunos, la reunión de hoy no fue convocada para discutir ninguno de esos ejemplos de violencia en el Medio Oriente. La reunión de hoy fue convocada para discutir la violencia que algunos sugieren estuvo relacionada con la inauguración de ayer de la embajada de Estados Unidos en Jerusalén. Para algunas personas, la inauguración de la embajada es una razón para participar en la violencia. ¿Cómo se justifica eso?

Como dijo nuestro Presidente cuando anunció la decisión en diciembre, la ubicación de nuestra embajada no tiene relación con los límites específicos de la soberanía israelí en Jerusalén o la resolución de las fronteras impugnadas. No tiene relación con los lugares sagrados de Jerusalén. No prejuzga lo que las partes puedan negociar en un acuerdo de paz. No socava las perspectivas de paz de ninguna manera. Y sin embargo, para algunos, esto es supuestamente una causa de violencia.

Pero recordemos que la organización terrorista Hamas ha estado incitando a la violencia durante años, mucho antes de que Estados Unidos decidiera trasladar nuestra embajada.

En los últimos días, múltiples organizaciones de noticias han documentado la incitación de Hamas en Gaza. Han informado que los mapas de Hamas y las redes sociales muestran las rutas más rápidas para llegar a las comunidades israelíes en caso de que los manifestantes atraviesen la cerca de seguridad. Han informado sobre los mensajes de Hamas a través de altavoces que instan a los manifestantes a irrumpir a través de la cerca, afirmando falsamente que los soldados israelíes estaban huyendo, cuando en realidad no lo estaban. Los mismos altavoces son utilizados por Hamas para instar a las multitudes a acercarse a la cerca de seguridad gritando: “¡Acérquense! ¡Acérquense!”.

Hamas ha atacado el cruce de Kerem Shalom, el mayor punto de entrada en Gaza para obtener combustible, alimentos y suministros médicos. Así es lo determinados que están a hacer que la vida del pueblo palestino sea miserable. Prenden cócteles Molotov atados a cometas en llamas e intentan llevarlos a Israel para causar la mayor destrucción posible. Cuando se le preguntó ayer por qué puso una cruz esvástica en su cometa encendida, el terrorista respondió: “Los judíos se vuelven locos cuando mencionas a Hitler”.
Esto es lo que está poniendo en peligro a la gente de Gaza. Que no les quepa la menor duda: Hamas está satisfecho con los resultados de ayer.

Y yo pregunto a mis colegas aquí en el Consejo de Seguridad: “¿Quién de nosotros aceptaría este tipo de actividad en su frontera?” Nadie lo aceptaría. Ningún país de esta cámara actuaría con más moderación que Israel. De hecho, los historiales de varios países que están aquí hoy sugieren que serían mucho menos comedidos.

Aquellos que sugieren que la violencia de Gaza tiene algo que ver con la ubicación de la embajada estadounidense están muy equivocados. Más bien, la violencia proviene de aquellos que rechazan la existencia del estado de Israel en cualquier lugar. Tal motivación, la destrucción de un Estado Miembro de las Naciones Unidas, es tan ilegítima que no vale la pena dedicar nuestro tiempo en el Consejo de Seguridad, aparte del tiempo que lleva denunciarlo.

La inauguración ayer de nuestra embajada en Jerusalén es motivo de celebración para el pueblo estadounidense. Trasladar la embajada de EE. UU. a Jerusalén fue lo correcto. Refleja la voluntad del pueblo estadounidense. Refleja nuestro derecho soberano de decidir la ubicación de nuestra embajada, un derecho que todos en esta sala reclaman para su propio país. Es importante destacar que trasladar nuestra embajada a Jerusalén también refleja la realidad de que Jerusalén es la capital de Israel. Ha servido como la capital de Israel desde la fundación del estado. Es la antigua capital del pueblo judío. No hay un acuerdo de paz plausible bajo el cual Jerusalén ya no sea la capital de Israel. Reconocer esta realidad hace que la paz sea más alcanzable, no menos.

Estados Unidos está dispuesto a apoyar las negociaciones de paz y un acuerdo de paz en todos los sentidos. No queremos nada más que paz. Una paz en la que las personas de todas las religiones sean libres de rendir culto en Jerusalén. Una paz en la que se respeten los derechos de todas las personas, y la perspectiva futura para todas las personas es promisoria. Esa paz solo se logrará si está arraigada en las realidades que muchos eligen negar. La acción de Estados Unidos promovió ayer la realidad y el deseo de paz. Es nuestro sincero deseo que las naciones del mundo se unan a nosotros en esta búsqueda de una paz creíble, realista y duradera.

Al concluir, quiero tomarme un momento para celebrar el 70º aniversario de la independencia de Israel. En este Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, en nombre del pueblo estadounidense, felicito a nuestros amigos de Israel por el notable logro de 70 años de independencia. Desde comienzos humildes y desesperados, un pueblo orgulloso ha convertido en realidad la visión del Profeta Isaías de ser una luz para las naciones. Que los próximos 70 años sean de fuerza, de esperanza y de paz.

Gracias.


Ver contenido original: https://usun.state.gov/remarks/8431
Esta traducción se proporciona como una cortesía y únicamente debe considerarse fidedigna la fuente original en inglés.
Novedades por correo electrónico
Para suscribirse a novedades o acceder a sus preferencias, ingrese abajo su información de contacto.