rss

Conferencia de prensa del Presidente Trump

Facebooktwittergoogle_plusmail
English English, العربية العربية, Français Français, हिन्दी हिन्दी, Português Português, اردو اردو, Русский Русский

La Casa Blanca
Oficina de la Secretaria de Prensa
Para publicación inmediata
12 de junio de 2018

 

 
Hotel Capella
Singapur

4:15 P.M. SGT

EL PRESIDENTE: Bueno, muchas gracias a todos. Se lo agradecemos. Nos estamos preparando para regresar. Hemos tenido unas 24 horas tremendas. De hecho, hemos tenido unos tres meses tremendos, porque esto ha estado sucediendo desde hace bastante tiempo. Esa fue una grabación que le dimos al líder Kim y a su pueblo, sus representantes. Y capta muchísimo. Capta lo que se podría hacer. Y eso es genial, un gran lugar. Tiene el potencial de ser un lugar increíble. Entre Corea del Sur, si uno lo piensa, y China, existe un enorme potencial. Y creo que él lo entiende y quiere hacer lo correcto.

Es un honor para mí dirigirme hoy a la gente del mundo, tras esta histórica cumbre con el líder Kim Jong Un de Corea del Norte. Pasamos juntos horas muy intensas, y creo que la mayoría de ustedes han recibido el documento firmado, o lo recibirán muy pronto. Es muy completo. Va a suceder.

Me presento ante ustedes como un emisario del pueblo estadounidense para entregar un mensaje de esperanza y visión, y un mensaje de paz.

Permítanme comenzar agradeciendo a nuestros increíbles anfitriones en Singapur, especialmente al Primer Ministro Lee, un amigo mío. Este es un país de profunda gracia y belleza, y enviamos nuestros más cálidos deseos a todos los ciudadanos de Singapur, que realmente hicieron que esta visita fuera tan importante y agradable, a pesar de todo el trabajo y todas las largas horas.

También quiero agradecer al Presidente Moon de Corea del Sur. Él está trabajando duro. De hecho, hablaré con él justo después de que hayamos terminado. El Primer Ministro Abe de Japón, un amigo mío, acaba de dejar nuestro país, y quiere lo que es correcto para Japón y para el mundo. Es un buen hombre. Y una persona muy especial, el Presidente Xi de China, que realmente ha cerrado esa frontera, tal vez un poco menos en los últimos meses, pero está bien. Pero realmente la ha cerrado. Y es una persona excelente y un amigo mío, y realmente un gran líder de su pueblo. Quiero agradecerles por sus esfuerzos para ayudarnos a llegar a este día tan histórico.

Lo que es más importante, quiero agradecer al líder Kim por dar el primer paso audaz hacia un nuevo y brillante futuro para su pueblo. Nuestra reunión sin precedentes, la primera entre un Presidente estadounidense y un líder de Corea del Norte, demuestra que es posible un cambio real.

Mi reunión con el líder Kim fue honesta, directa y productiva. Nos conocimos bien en un período de tiempo muy limitado, bajo circunstancias intensas, muy intensas. Estamos preparados para comenzar una nueva historia y estamos listos para escribir un nuevo capítulo entre nuestras naciones.

Hace casi 70 años, piensen en eso… Hace 70 años, un conflicto extremadamente sangriento devastó la Península de Corea. Murieron innumerables personas en el conflicto, incluidas decenas de miles de valientes estadounidenses. Sin embargo, aunque se acordó el armisticio, la guerra nunca terminó. Hasta el día de hoy, nunca terminó. Pero ahora todos podemos tener la esperanza de que pronto terminará. Y terminará. Terminará pronto.

El pasado no tiene que definir el futuro. El conflicto de ayer no tiene que ser la guerra de mañana. Y como la historia ha demostrado una y otra vez, los adversarios pueden convertirse en amigos. Podemos honrar el sacrificio de nuestros antepasados reemplazando los horrores de la batalla con las bendiciones de la paz. Y eso es lo que estamos haciendo y eso es lo que hemos hecho.

No hay límite para lo que Corea del Norte puede lograr cuando abandone sus armas nucleares y abrace el comercio y el compromiso con el resto del mundo, con el que realmente quiere comprometerse. El líder Kim tiene ante sí una oportunidad sin igual: ser recordado como el líder que marcó el comienzo de una gloriosa nueva era de seguridad y prosperidad para su pueblo.
El líder Kim y yo acabamos de firmar una declaración conjunta en la que reafirmó su “firme compromiso de completar la desnuclearización de la Península de Corea”. También acordamos negociaciones enérgicas para implementar el acuerdo lo antes posible. Y él quiere hacerlo. Esto no es el pasado. Este no es otro gobierno que nunca lo inició y, por lo tanto, nunca lo llevó a cabo.

El líder Kim me ha dicho que Corea del Norte ya está destruyendo un importante sitio de pruebas de motores para misiles. Eso no está en el documento firmado; lo acordamos después de la firma del acuerdo. Eso es algo grande… en cuanto a los misiles que estaban probando, el sitio será destruido muy pronto.

Hoy es el comienzo de un arduo proceso. Tenemos los ojos bien abiertos, pero la paz siempre vale la pena, especialmente en este caso. Esto debería haberse hecho hace años. Esto debería haber sido resuelto hace mucho tiempo, pero lo estamos resolviendo ahora.

El líder Kim tiene la oportunidad de conseguir un futuro increíble para su pueblo. Cualquiera puede hacer la guerra, pero sólo los más valientes pueden hacer las paces.

El estado actual de las cosas no puede durar para siempre. El pueblo de Corea — del Norte y del Sur –, es profundamente talentoso, trabajador y dotado. Estas son personas verdaderamente talentosas. Comparten el mismo patrimonio, idioma, costumbres, cultura y destino. Pero para hacer realidad su asombroso destino, para reunir a su familia nacional, ahora se eliminará la amenaza de las armas nucleares.

Mientras tanto, las sanciones seguirán vigentes. Soñamos con un futuro donde todos los coreanos puedan vivir juntos en armonía, donde las familias se reúnan y las esperanzas renazcan, y donde la luz de la paz ahuyente la oscuridad de la guerra. Este futuro brillante está dentro… y esto es lo que está sucediendo. Está ahí mismo. Está a nuestro alcance. Va a estar allí. Va a suceder. La gente pensó que esto nunca podría suceder. Ahora está sucediendo. Es un gran día. Es un gran momento en la historia del mundo.

Y el líder Kim está de vuelta a Corea del Norte. Y lo sé con certeza, tan pronto como llegue, va a comenzar un proceso que hará que mucha gente sea muy feliz y esté muy segura.

Así que es un honor estar con todos hoy. Los medios de comunicación… esta es una gran reunión de los medios, diré. Me hace sentir muy incómodo. (Risas.) Pero es lo que es. La gente entiende que esto es algo muy importante para todos nosotros, incluidos ustedes y sus familias.

Por lo que muchas gracias a todos por estar aquí. Tomaremos algunas preguntas. ¡Guau! Esas son muchas preguntas. Adelante. Claro, adelante. NBC.

P – Gracias, Sr. Presidente. Dos preguntas para usted, si no le importa. En primer lugar, el hombre que conoció hoy, Kim Jong Un, como usted sabe, ha matado a miembros de su familia, ha matado de hambre a su propia gente, es responsable de la muerte de Otto Warmbier. ¿Por qué se siente usted tan cómodo llamándolo “muy talentoso”?

PRESIDENTE TRUMP: Bueno, es muy talentoso. Cualquiera que se haga cargo de una situación como lo hizo él, a los 26 años de edad, y sea capaz de manejarla, y dirigirla con dureza, no digo que fuera amable ni digo nada al respecto, la dirigió. Muy poca gente, a esa edad… quizás uno de cada diez mil, probablemente, no podrían hacerlo.

Otto Warmbier es una persona muy especial, y lo será durante mucho tiempo, en mi vida. Sus padres son buenos amigos míos. Creo que, sin Otto, esto no habría sucedido. Algo pasó, desde ese día. Fue algo terrible. Fue brutal. Pero mucha gente comenzó a concentrarse en lo que estaba sucediendo, incluida Corea del Norte.

Realmente creo que Otto es alguien que no murió en vano. Les dije esto a sus padres. Un joven especial. Y debo decir, padres especiales, personas especiales. Otto no murió en vano. Él tuvo mucho que ver con que estuviéramos aquí hoy. ¿De acuerdo? Muchas gracias.

P – Sr. Presidente, esa segunda pregunta para usted, señor, era sobre la seguridad… la segunda pregunta, señor…

PRESIDENTE TRUMP: Adelante.

P -…sobre las garantías de seguridad de las que habló usted en su declaración. ¿Puede ser específico con respecto a las garantías que está dispuesto a darle a Kim Jong Un? ¿Incluye eso reducir las capacidades militares?
PRESIDENTE TRUMP: No.

P – Y solo para dar seguimiento a su respuesta…

PRESIDENTE TRUMP: No, no estamos reduciendo nada. No estamos reduciendo. En algún momento, debo ser honesto -y solía decir esto durante mi campaña, como ustedes saben, probablemente, mejor que la mayoría- quiero sacar a nuestros soldados. Quiero traer a nuestros soldados a casa. Tenemos ahora 32.000 soldados en Corea del Sur, y me gustaría poder traerlos a casa. Pero eso no es parte de la ecuación en este momento. En algún momento, espero que así sea, pero no ahora.

Vamos a detener los juegos de guerra, lo que nos ahorrará una gran cantidad de dinero, a menos y hasta que veamos que la negociación futura no esté funcionando como debería. Pero vamos a ahorrar una gran cantidad de dinero. Además, creo que es muy provocador.

Sí, John. Sí, John, adelante. Oh, adelante. Lo siento, pensé que era usted John Roberts. Le miré y usted se parece a…

P – Está bien.

PRESIDENTE TRUMP: Mucho mejor, ¿verdad?

P – Frecuentemente… con frecuencia nos confunden, Sr. Presidente.

PRESIDENTE TRUMP: Sí.

P – Sr. Presidente, esta declaración conjunta no habla de una desnuclearización verificable o irreversible.

PRESIDENTE TRUMP: Sí.

P – ¿Fue una concesión por parte de Estados Unidos?
PRESIDENTE TRUMP: No, en absoluto. Porque si lo mira, quiero decir, dice que vamos a… veamos… va a desaparecer. No creo que se pueda ser más claro en lo que estamos pidiendo: “asuntos relacionados con el establecimiento de las nuevas relaciones de la RPDC con EE. UU.”… la construcción. Hablamos de las garantías, y hablamos de “un compromiso inquebrantable con la desnuclearización completa de la península de Corea”. Este es el documento que acabamos de firmar.

P – ¿Discutió con el líder Kim los métodos para verificar, ya sea con Estados Unidos u organizaciones internacionales, ese mismo proceso? Y, ¿tienen un calendario…

EL PRESIDENTE: Si, lo hicimos. Si, lo hicimos. Y estaremos verificándolo.

P – ¿Nos lo puede dar?

PRESIDENTE TRUMP: Sí, estaremos verificándolo. Será verificado.

P – ¿Cómo se logrará eso, Sr. Presidente?

EL PRESIDENTE: Bueno, se logrará teniendo mucha gente allí, y mientras desarrollamos cierta confianza. Y creemos que hemos hecho eso. El Secretario Pompeo realmente ha estado haciendo un trabajo fantástico, su personal, todos. Mientras hacemos eso, vamos a tener mucha gente allí, y vamos a trabajar con ellos en muchas otras cosas. Pero se trata de la desnuclearización completa de Corea del Norte, y se verificará.

P – ¿Serán esas personas estadounidenses o internacionales?

EL PRESIDENTE: Eh, combinaciones de ambos. Combinaciones de ambos. Y hemos hablado de eso, sí.

Sí, adelante. Sea amable. Sea respetuoso.

P – Seré muy respetuoso, señor. ¿Qué le dijo Kim Jong Un para darle la confianza de que, por una vez en la historia de Corea del Norte, no están engañando al sistema y jugando con el mundo, y jugando con las personas que tendrán que entrar y asegurarse de que en realidad están renunciando a su arsenal nuclear? ¿Qué le dijo usted?

EL PRESIDENTE: Sí, quiero decir, una pregunta muy justa. En realidad, mencionó el hecho de que siguieron un camino en el pasado y, en última instancia, como saben, no se hizo nada. En un caso, tomaron miles de millones de dólares, durante el régimen de Clinton, tomaron miles de millones de dólares y no pasó nada. Eso fue algo terrible, y él realmente me lo mencionó.

Y dijo que nunca habíamos llegado tan lejos. No creo que nunca hayan tenido la confianza, francamente, en un Presidente, que tienen en este momento para hacer las cosas y tener la capacidad de hacer las cosas. Y él fue muy firme en el hecho de que quiere hacer esto. Creo que podría querer hacer esto tanto o más que yo porque ven un futuro brillante para Corea del Norte.

Nunca se sabe. ¿De acuerdo? Nunca se sabe. Pero le diré algo, hoy firmamos un documento muy completo, y creo que a la mayoría de ustedes se les ha entregado ese documento. Pero firmamos un documento muy, muy completo, y creo que él estará a la altura de ese documento. De hecho, cuando aterrice, lo cual va a ser en breve, creo que comenzará ese proceso de inmediato.

P – ¿Confía en él, Sr. Presidente?

EL PRESIDENTE: Sí. Sí. Solo puedo decir que lo conozco por… muy bien, ha sido muy retórico, como usted sabe. Creo que, sin la retórica, esto no habría sucedido. Creo que sin las otras cosas que estaban sucediendo… creo que el establecimiento de un nuevo equipo fue muy importante. Tenemos un gran equipo. Pero tengo confianza en él, creo que quiere hacerlo. Realmente lo creo muy firmemente.

Oh, ahí está John. Creo que… ya sabe, ustedes dos se parecen mucho cuando la luz está justo en… el cabello es muy similar. Déjenme ver, ¿quién tiene mejor cabello? Él tiene muy buen cabello, John, odio…

P – Es el brillo angelical de la luz de fondo, Sr. Presidente, lo que nos hace parecer tan similares. Por supuesto, la desnuclearización (armas nucleares, armas biológicas y otras) es un problema en Corea del Norte. Otro gran problema es el horrible historial que tienen sobre los derechos humanos. ¿Se llegó a hablar de eso?

EL PRESIDENTE: Sí.

P – ¿Es algo que abordará usted en el futuro?

EL PRESIDENTE: Sí, se habló sobre eso. Se hablará más de eso en el futuro… los derechos humanos. Lo que también se discutió en gran detalle, John, fue el hecho de que, ya sabe, tenemos -y debo haber recibido innumerables llamadas y cartas y tweets, todo lo que se pueda hacer- que quieren recuperar los restos de sus hijos. Quieren los restos de sus padres, madres y todas las personas que quedaron atrapadas en esa guerra realmente brutal, que tuvo lugar, en gran medida, en Corea del Norte. Y lo pedí hoy, y lo conseguimos. Eso fue en el último minuto. Los restos van a llegar. Comenzarán ese proceso de inmediato.

Pero muchas personas, incluso durante la campaña, decían: “¿Hay alguna manera de que usted pueda trabajar con Corea del Norte para recuperar los restos de mi hijo o de mi padre?” Mucha gente me hizo esta pregunta. Y, ya sabe, dije: “Mire, no nos llevamos muy bien con ese grupo particular de personas”. Pero ahora sí. Y estuvo de acuerdo con eso tan rápido y tan amable… fue realmente algo muy bueno, y él lo entiende. Él lo entiende.

Así que para los miles y miles… supongo que más de 6.000 que sepamos, en cuanto a los restos, serán devueltos.

P – El asunto de los prisioneros de guerra y los desaparecidos en combate es claramente muy importante para miles de estadounidenses.

EL PRESIDENTE: Especialmente para muchas personas que son…

P – Pero, ¿usted, Presidente Trump, espera que Kim Jong Un haga algo sobre el historial de derechos humanos con respecto al pueblo norcoreano?

EL PRESIDENTE: Correcto. Se habló sobre eso. Se habló sobre eso relativamente brevemente en comparación con la desnuclearización. Bueno, obviamente, ahí es donde comenzamos y donde terminamos. Pero harán cosas, y creo que él quiere hacer cosas. Creo que él quiere… se quedarán ustedes muy sorprendidos. Muy inteligente. Muy buen negociador. Quiere hacer lo correcto.

Ya sabe, sacó a relucir el hecho de que, en el pasado, llevaban el diálogo lejos… nunca llegaron a… no eran como nosotros. Nunca ha habido nada como lo que sucedió ahora. Pero fueron más adelante. Se dieron miles de millones de dólares, y ya sabe, al día siguiente, el programa nuclear continuó. Pero este es un momento muy diferente, y este es un Presidente muy diferente, con toda justicia. Esto es muy importante para mí. Esta es una de las razones, quizás, una de las razones por las que yo… yo hice campaña sobre este tema, como bien sabe, John.

Muy bien. Quienquiera que sean esas personas. No puedo verle con todas las luces, pero no se parece a ninguno de los dos. Sí, adelante. Claro. Adelante.

P – Gracias, Sr. Presidente. Y antes de nada, felicitaciones.

EL PRESIDENTE: Muchas gracias. Gracias.

P – ¿Puede tocar el tema de un tratado de paz? Y también, ¿va a viajar pronto a Pyongyang?

EL PRESIDENTE: Bueno, en cierto momento, lo haré. Dije que será un día que espero con mucho interés, en el momento apropiado. Y también invitaré al líder Kim, en el momento apropiado, a la Casa Blanca. Creo que realmente va a ser algo que será muy importante. Y él ha aceptado. Dije, en el momento apropiado. Queremos avanzar un poco más adelante.

Pero lo que firmamos incluyó muchas cosas. Y luego hay cosas que no estaban incluidas pero de las que hablamos después de que se firmara el acuerdo. Ya he hecho eso antes en mi vida. No lo pusimos en el acuerdo porque no tuvimos tiempo. Y creo que a la mayoría de ustedes se les ha entregado el acuerdo o se les entregará muy pronto. Pero yo…

P – (Inaudible.)

EL PRESIDENTE: Oh, ¿a usted no? Muy bien. Bueno, si pudiera repartir esos acuerdos. Acabamos de terminarlos, hace un momento. Pero si pudiera repartir los acuerdos, nosotros… verán de lo que estamos hablando.

Sí, señor. Adelante.

P – Secundaré las felicitaciones, Presidente.

EL PRESIDENTE: Gracias.

P – ¿Qué parte jugó Japón? ¿Y surgió el asunto de los secuestros?

EL PRESIDENTE: Sí.

P – ¿Y también el destino de los cristianos?

EL PRESIDENTE: Sí.

P – Y la pregunta de seguimiento es: ¿cuándo va a hacer una entrevista con la televisión japonesa? Cincuenta mil soldados estadounidenses están en Japón. Felicitaciones de nuevo.

EL PRESIDENTE: Eso es verdad. Cincuenta mil soldados excelentes. Eso es verdad. Sí, se habló de eso, los secuestros. Absolutamente. Este fue el punto principal del Primer Ministro Abe, su punto principal, sin duda, aparte del asunto de la desnuclearización total, sin duda, diría yo, su punto principal. Y yo lo mencioné. Absolutamente. Y van a estar trabajando en eso. Van a… no lo pusimos en el documento, pero se trabajará en eso.

P – (Inaudible.)

EL PRESIDENTE: Cristianos, sí. Vamos a… lo mencionamos muy firmemente. Ya sabe, Franklin Graham pasó, pasó y pasa una cantidad tremenda de tiempo en Corea del Norte. Lo tiene muy cerca de su corazón. Surgió, y las cosas van a estar sucediendo. ¿De acuerdo? Gracias. Excelente pregunta.

Sí, Jon. Adelante.

P – Gracias, Sr. Presidente.

EL PRESIDENTE: Gracias, Jon.

P – Volviendo a la cuestión de los derechos humanos, usted habló muy enfáticamente sobre el tema durante su discurso sobre el Estado de la Unión. Usted lo mostró… Usted sentó al desertor en el palco de la Primera Dama con las muletas, que escapó. Y usted, en ese punto, dijo que Corea del Norte ha oprimido más brutalmente a su pueblo que cualquier otro régimen de la Tierra. ¿Todavía cree que ese es el caso después de haberse sentado con Kim Jong Un? ¿Y tiene él que cambiar eso?

EL PRESIDENTE: Correcto. Jon, creo que allí hay una situación difícil. No hay dudas al respecto. Y lo discutimos hoy con bastante firmeza. Quiero decir, sabiendo cuál era el principal objetivo de lo que estábamos haciendo: la desnuclearización. Pero lo hablamos durante bastante tiempo. Haremos algo al respecto. Es difícil. Es difícil en muchos lugares, por cierto. No solo allí. Pero es difícil, y vamos a continuar eso. Y creo que, al final, estaremos de acuerdo en algo. Pero fue discutido extensamente al margen de la situación nuclear, uno de los temas principales.

P – ¿Pero cree que eso tiene que cambiar para traer esta gloriosa nueva era de la que usted ha hablado? ¿Tendrán que hacerlo?

EL PRESIDENTE: Creo que eso va a cambiar. Sí. Creo que probablemente será necesario, pero creo que sí. Sí. Gracias. Muchas gracias.

Steve. ¿Es usted, Steve? Justo ahí.

P – Sí, señor. Gracias. ¿Qué calendario visualiza para su desnuclearización? Y, mientras tanto, ¿está pensando en aliviar las sanciones?

EL PRESIDENTE: Bueno, ya sabe, científicamente, he estado mirando y leyendo mucho sobre esto, y lleva mucho tiempo lograr la desnuclearización completa. Toma mucho tiempo. Científicamente, hay que esperar ciertos períodos de tiempo, y suceden muchas cosas. Pero…

Habiéndose sentado con Kim Jong Un. ¿Y tiene él que cambiar eso?

EL PRESIDENTE: Jon, creo que allí hay una situación difícil. No hay dudas al respecto. Y lo discutimos hoy con bastante firmeza. Quiero decir, sabiendo cuál era el principal objetivo de lo que estábamos haciendo: la desnuclearización. Pero hablamos durante bastante tiempo. Haremos algo al respecto. Es difícil. Por cierto, es difícil en muchos lugares, no solo allí. Pero es difícil. Y continuaremos con eso, y creo que, al final, estaremos de acuerdo en algo. Pero eso fue discutido extensamente. Al margen de… al margen de la situación nuclear, uno de los temas principales.

P ¿Pero cree que eso tiene que cambiar para traer esta gloriosa nueva era de la que usted ha hablado? ¿Tendrán que hacerlo?

EL PRESIDENTE: Creo que eso va a cambiar, sí. Creo que probablemente sea necesario. Pero creo que sí. Sí.

Gracias. Muchas gracias.

Steve. ¿Es usted, Steve? Justo ahí.

P – Sí, señor. Gracias. ¿Qué calendario visualiza para su desnuclearización? Y, mientras tanto, ¿está pensando en aliviar las sanciones?

EL PRESIDENTE: Bueno, ya sabe, científicamente, he estado mirando y leyendo mucho sobre esto, y lleva mucho tiempo lograr la desnuclearización completa. Toma mucho tiempo. Científicamente, hay que esperar ciertos períodos de tiempo, y suceden muchas cosas. Pero a pesar de eso, una vez que se comienza el proceso, significa que ya casi se acabó; no se pueden usar. Esa es la buena noticia. Y eso va a comenzar muy, muy pronto. Creo que va a comenzar muy pronto. Lo haremos tan rápido como sea posible mecánica y físicamente, Steve.

P – ¿Y las sanciones?

EL PRESIDENTE: Las sanciones se cancelarán cuando estemos seguros de que las armas nucleares ya no son un factor. Las sanciones jugaron un papel importante, pero se levantarán en ese momento. Espero que sea pronto, pero se levantarán. Como saben, y como ya he dicho, las sanciones ahora mismo permanecen. Pero en cierto punto, realmente espero levantarlas. Y se levantarán cuando sepamos que estamos en el camino… Donde no esté pasando nada, nada va a suceder. ¿De acuerdo?

Sí, adelante. Por favor.

P – Gracias, Sr. Presidente.

EL PRESIDENTE: Gracias.

P – Felicitaciones por esta histórica cumbre.

EL PRESIDENTE: Muchas gracias. Felicitaciones a todos, por cierto. Felicitaciones a todos.

Adelante.

P – Usted ha firmado un documento con Kim Jong Un. Es esencialmente una hoja de papel. Ayer, tuvimos una reunión informativa del Secretario de Estado, Mike Pompeo. Él dijo lo siguiente: “Muchos Presidentes han firmado antes hojas de papel solo para descubrir que los norcoreanos no habían prometido lo que pensábamos que habían prometido, o que realmente incumplían sus promesas.” ¿Qué hace que esta vez sea diferente, Sr. Presidente?

EL PRESIDENTE: Bueno, hay un gobierno diferente. Hay un Presidente diferente. Hay un Secretario de Estado diferente. Hay personas que son… ya sabe, esto es muy importante para ellos. Y lo hacemos bien. Para los otros grupos, tal vez no era una prioridad. No creo que pudieran haberlo hecho si hubiera sido una prioridad, francamente. Honestamente, no creo que pudieran haberlo hecho, incluso si hubiera sido una prioridad.

Y habría sido más fácil en ese entonces. Hubiera sido… para mí, habría sido mucho más fácil si esto se hubiera hecho hace 10 años o hace 5 años. Y no solo culpo al Presidente Obama. Quiero decir, esto se remonta… por 25 años, esto debería haber sucedido. Me dieron una mano muy difícil. Me dieron esto, me dieron el trato con Irán y muchos otros problemas.

Pero lo estamos… lo estamos haciendo realmente bien. Y el trato con Irán, tengo que ser honesto, lo hice porque lo nuclear es siempre el número uno para mí. Lo nuclear es el número uno.

Pero en el trato con Irán, creo que Irán es un país diferente ahora que hace tres o cuatro meses. No creo que estén mirando mucho al Mediterráneo. No creo que estén mirando mucho a Siria, como lo estaban haciendo, con total confianza. No creo que estén tan seguros de sí mismos en este momento.

Pero espero que, dicho esto, espero que, en el momento adecuado, después de que entren en vigor estas sanciones -y son brutales, lo que hemos puesto en Irán-, espero que vuelvan y negocien un trato real, porque me encantaría poder hacerlo. Pero ahora mismo, es demasiado pronto para eso.

Sí, por favor.

P – Sr. Presidente, usted tampoco habló sobre el establecimiento de relaciones diplomáticas, el intercambio de embajadores. ¿Cuánto tiempo antes de que eso suceda?

EL PRESIDENTE: Buena pregunta. Espero que pronto. Pero primero tendremos que poner en marcha las cosas. Muy… es un poco pronto para eso. Tenemos que poner en marcha las cosas.

Sí, adelante. Hola.

P – ¿Puede aclarar, cuando dijo que estaba parando los “juegos de guerra”, entonces está parando los ejercicios militares con Corea del Sur?

EL PRESIDENTE: Sí, hemos hecho ejercicios durante un largo período de tiempo, trabajando con Corea del Sur. Y los llamamos “juegos de guerra” y los llamo “juegos de guerra”. Y son tremendamente caros. La cantidad de dinero que gastamos en eso es increíble. Y Corea del Sur contribuye, pero no al 100 por ciento, lo que sin duda es un tema sobre el que tenemos que hablarles también. Y eso tiene que ver con los gastos militares y también con el comercio.

Así que estamos haciendo eso. De hecho, tenemos un nuevo acuerdo con Corea del Sur, en términos del acuerdo comercial, pero tenemos que hablar con ellos. Tenemos que hablar con muchos países sobre tratarnos de manera justa.

Pero los juegos de guerra son muy caros. Nosotros pagamos por la gran mayoría de ellos. Volamos en bombarderos desde Guam. Dije… cuando empecé por primera vez, dije: “¿De dónde vienen los bombarderos?” “Guam. Cerca.” Yo dije: “Oh, genial, cerca. ¿Dónde está cerca?” “A seis horas y media”. Seis horas y media… eso mucho tiempo para que estos grandes y pesados aviones estén volando a Corea del Sur para practicar y luego arrojar bombas por todas partes, y luego regresar a Guam. Sé mucho sobre aviones; es muy costoso. Y no me gustó.

Y lo que sí dije es: “y creo que es muy provocativo, tengo que decirle, Jennifer, es una situación muy provocativa cuando lo veo, y hay un país justo al lado”. Entonces, bajo las circunstancias de que estamos negociando un acuerdo integral y completo, creo que es inapropiado tener juegos de guerra.

Entonces, número uno, ahorramos dinero, mucho. Y número dos, realmente es algo que creo que lo agradecen mucho.

P – ¿Le da Corea del Norte algo a cambio?

PRESIDENTE TRUMP: Bueno, hemos obtenido… ya sabe, he oído eso. Quiero decir, algunas de las personas que… no sé, tal vez realmente lo dicen en serio. No siempre quiero ir contra la prensa porque simplemente no lo hago, especialmente hoy, esto es demasiado importante. Pero noté que algunas personas estaban diciendo que el Presidente había aceptado reunirse, que había renunciado a tanto. No renuncié a nada. Estoy aquí. No he dormido en 25 horas, pero pensé que era apropiado hacerlo, porque hemos estado negociando literalmente durante todo el día con ellos, y con nosotros, y con John, y con Mike, y todo un equipo de personas talentosas.

Pero no hemos renunciado a nada, excepto que… tiene razón, acepté reunirme. Y creo que la reunión fue tan buena para Estados Unidos como lo fue para Corea del Norte. Pero acabo de escribir algunas de las cosas que obtuvimos. Y ellos… ya sabe, ellos… claro, obtuvieron una reunión. Pero solo una persona a la que no le guste Donald Trump diría que he aceptado hacer un gran compromiso.

Claro, he acordado tomar un período de tiempo y venir aquí y reunirme, y eso es bueno. Pero creo que es genial para nosotros, como país, y creo que es bueno para ellos.

Pero, ¿qué hicieron ellos para justificar esta reunión? Compromiso garantizado para la desnuclearización completa; esa es la gran cosa. Nos aseguraron la liberación de tres rehenes estadounidenses. Ya nos los entregaron hace dos meses. Estas personas ahora viven felices en sus hogares, con sus familias. Y fue bastante duro para ellos, por decirlo suavemente.

Obtuve el compromiso de recuperar los restos, incluido… estos son héroes caídos. Y se están comprometiendo, lo están iniciando de inmediato, el recuperar sus restos. Y acabo de ver cuántas personas me preguntaron sobre eso. Me quedé sorprendido, en realidad. Mucha gente me preguntaba: “¿Es posible? ¿Es posible?” En ese momento no teníamos ninguna relación con el líder Kim ni con nadie más en Corea del Norte. Ya sabe, era una sociedad muy cerrada. Así que vamos a recuperar los restos.

Obtuve la suspensión de todas las pruebas nucleares y de misiles, ¿cuánto tiempo ha pasado? ¿Siete meses? No se ha lanzado ni un solo misil. Durante siete meses, no ha habido ninguna prueba nuclear; no ha habido una explosión nuclear. Recuerdo que se produjo un evento nuclear: 8.8 en la escala de Richter. Y anunciaron -lo escuché en la radio- anunciaron que un masivo… ya sabe, un terremoto tuvo lugar en algún lugar de Asia. Y luego dijeron que fue en Corea del Norte. Y luego descubrieron que fue una prueba nuclear. Dije: “Nunca oí hablar de una escala de Richter en niveles tan altos de 8”.

Y si lo mira, no ha habido lanzamientos de misiles. Han explotado su área de misiles. Eso va a suceder. Eso no ha sido escrito en el contrato. Les vamos a dar los detalles exactos sobre eso. Pero pusieron fin a todas las pruebas de misiles y a todos los ensayos nucleares. Realizaron el cierre de sitio principal de ensayos nucleares. Los tres… que están en un área común entre ellos… realizaron el cierre.

Hicieron el compromiso de destruir el sitio de prueba de motores de misiles. Eso no estaba en el acuerdo. Lo conseguí yo después de que firmáramos el acuerdo. Le dije: “Hágame un favor. Usted tiene este sitio de prueba de motores de misiles. Sabemos dónde está debido al calor”. Es increíble el equipo que tenemos, para serle franco. Le dije: “¿Puede cerrarlo?” Él lo va a cerrar.

Mantuvimos la capacidad de continuar aplicando sanciones. Por lo que estamos aplicando sanciones. Ahora yo tenía 300 sanciones que estaba preparando para imponer la semana pasada. Y dije, ya sabe, realmente no puedo aplicar sanciones cuando me voy a reunir con… pensé que sería irrespetuoso. Trescientas muy grandes, poderosas. Y dije que sería irrespetuoso.

Por lo que, Jennifer, cuando se miran todas esas cosas que hemos obtenido, y cuando recuperamos a nuestros rehenes, no pagué $1.800 millones en efectivo como con los rehenes que regresaron de Irán, lo cual fue una situación vergonzosa, la que se llevó a cabo.

Así que hemos obtenido mucho. Entonces, cuando escucho a alguien en los medios decir que el Presidente Trump ha aceptado reunirse… como que no es gran cosa reunirse. Creo que deberíamos reunirnos sobre muchos temas diferentes, no solo en este. Y realmente creo que pueden suceder muchas cosas buenas.

Sí. Adelante, por favor.

P – Señor, acaba de enumerar un montón de cosas que dice que recibió en esta reunión. Sin embargo, no fue hace mucho tiempo que usted dijo que definiría el éxito de esta reunión por la renuncia de Corea del Norte a sus armas nucleares.

PRESIDENTE TRUMP: Bueno, eso es lo que están haciendo.

P – Bueno, ¿podría hablar de cómo…

PRESIDENTE TRUMP: Claro. Eso es lo que están haciendo. Quiero decir, no creo que…

P – ¿Cómo presionó a Kim Jong Un para una desnuclearización completa, verificable e irreversible?

PRESIDENTE TRUMP: Sí, lo hice, sinceramente…

P – ¿Y pudo… ¿Por qué no puso esos detalles en este acuerdo?

PRESIDENTE TRUMP: Porque no hubo tiempo. Estoy aquí un día. Estamos juntos durante muchas horas intensamente, pero ahora va a tener lugar el proceso. Y me sorprendería, Mike, si no hubiesen comenzado ya. Han comenzado; han volado sus sitios. Han volado su sitio de pruebas.

Pero diré que, él lo sabía, antes de venir… ya sabe, esto no fue una sorpresa. No fue como si nunca lo hubiéramos discutido. Lo discutimos. Mike lo discutió muy firmemente con su homólogo en Corea del Norte. Sabían que esto era… digamos que si no estuvieran de acuerdo yo no habría podido firmar ningún acuerdo. No habría habido un acuerdo que poder firmar. Ellos eso lo entendieron.

Y hoy no fue un gran punto porque, realmente, esto se había solucionado, más que cualquier otra cosa. Porque todo se trataba de esto. Esto ha sido solucionado antes de llegar aquí. Por lo que, cuando lo mencionamos hoy, ya ven el lenguaje. Está muy firme. Está en el documento.

Sí, señora.

P – Gracias, Sr. Presidente. ¿Podría hablar sobre las consecuencias militares para Corea del Norte si no cumplen con los compromisos de los que está usted hablando? ¿Podría haber acción militar?

EL PRESIDENTE: Bueno, no quiero hablar. Sí, lo sé. Eso es algo difícil de hablar porque no quiero ser una amenaza. No quiero ser una amenaza. Ellos eso lo entendieron. Y ustedes han visto lo que, quizás, iba a suceder.

Y sabe, Seúl tiene 28 millones de habitantes. Creemos que tenemos ciudades grandes. Mire a Nueva York, tiene 8 millones de habitantes. Creemos que es una ciudad grande. Seúl tiene 28 millones de habitantes. Piense en eso. Y está justo al lado de la frontera. Está justo al lado de la DMZ. Está ahí mismo. Quiero decir, si esto hubiera sucedido, creo… ya sabe, he oído, oh, cien mil personas. Creo que podría haber una pérdida de 20 millones de personas, 30 millones de personas. Esto es realmente un honor para mí estar haciendo esto porque creo que, potencialmente, se podrían haber perdido, ya sabe, 30, 40, 50 millones de personas. La ciudad de Seúl, una de las ciudades más grandes del mundo, está justo al lado de la frontera.

P – Usted una vez habló de fuego y furia. ¿Ya no sigue siendo el caso?

EL PRESIDENTE: Bueno, en ese momento necesitábamos, tal vez, fuego y furia. Porque no podríamos haber permitido ese tipo de capacidad desde el punto de vista de Estados Unidos. Y ciertamente, Japón tampoco iba a permitirlo. Japón está justo al lado.

P – Una cosa más. Sr. Presidente, ¿podría contarnos sobre el video que mostró antes de esto?

EL PRESIDENTE: Sí.

P – ¿Cuándo se lo mostró a Kim? ¿Cuál era el objetivo para eso?

EL PRESIDENTE: Hoy. Sí, se lo encargamos a… espero que les haya gustado. Pensé que era bueno. Pensé que era lo suficientemente interesante para mostrarlo. Uno en inglés y otro en coreano. Y encargamos que nos lo hicieran. Se lo mostré hoy a él. En realidad, durante la reunión, hacia el final de la reunión. Y creo que a él le encantó. Estaban dando… no teníamos una pantalla grande como tienen ustedes el lujo de tener. No la necesitamos porque lo teníamos en un cassette y… un iPad. Y lo reprodujeron. Y aproximadamente ocho de sus representantes lo estuvieron mirando, y pensé que estaban fascinados.

Pero pensé que estuvo bien hecho. Se lo mostré a ustedes porque ese es el futuro. Quiero decir, ese podría ser muy bien el futuro. Y la otra alternativa simplemente no es una alternativa muy buena. Simplemente no es buena. Pero se lo mostré porque realmente quiero que haga algo. Ahora, no creo que tuviera que mostrárselo porque realmente creo que él quiere… creo que quiere hacerlo.

Sí. Adelante. ¿Cómo está el Ferry de Staten Island? ¿Está bien? Él escribió la mejor historia sobre mí con el Ferry de Staten Island. Y después de eso, nunca ha escrito una buena historia.

P – Eso fue hace mucho tiempo, señor.

EL PRESIDENTE: No sé qué pasó. Eso fue hace mucho tiempo.

P – Sr. Presidente, ha sido una semana ajetreada para usted en el escenario internacional. Se va de esta cumbre aquí en Singapur después de haber determinado que Kim Jong Un es un hombre talentoso. Se fue de la Cumbre del G7 hace unos días en Canadá después de haber determinado que el Primer Ministro Trudeau es débil y deshonesto. ¿Qué tiene que decir a los aliados de Estados Unidos que temen que pueda poner en peligro nuestras alianzas a largo plazo y que les preocupa que usted pueda estar tratando a nuestros amigos históricos como enemigos y a nuestros enemigos históricos como amigos?

EL PRESIDENTE: Bueno, antes que nada, creo que es una pregunta muy justa. Tuve una reunión muy buena con el G7. Y me fui de la reunión. Y, voy a ser honesto, prácticamente cada uno de esos países se está aprovechando de nosotros. Muy, muy en serio. Ahora, Estados Unidos, debido a la mala administración desde el liderazgo, debido a Presidentes que no se interesaron por el comercio o no lo entendieron o cualquiera que sea la razón. Durante muchos años, con China siendo, obviamente, el más exitoso en eso, pero la Unión Europea es el segundo, hemos perdido 151.000 millones de dólares. Estuvieron representados en la reunión. Y se están aprovechando de nosotros en el comercio.

Canadá tiene grandes ventajas sobre nosotros en términos de déficits comerciales. Tenemos un gran déficit comercial con Canadá, estaba leyendo, donde, oh, en realidad es un excedente. No es un excedente. Es 17, pero en realidad podría ser 100. Ya sabe, ellos publicaron un documento. No sé si usted lo vio. No querían que yo lo viera, pero lo encontramos. Tal vez estaban tratando de mostrar el poder que tienen. Es una pérdida cerca de 100.000 millones de dólares por año con Canadá.

No toman nuestros productos agrícolas, muchos de ellos. Cobran lo que era el 270 por ciento, pero alguien me dijo el otro día que hace unos meses lo elevaron al 295 por ciento para los productos lácteos. Y es muy injusto para nuestros agricultores, y es muy injusto para la gente de nuestro país: los trabajadores, los agricultores, las compañías. Y nosotros no podemos comerciar. Nos ponen barreras tremendas. Tienen aranceles tremendos.

Así que cuando puse un arancel compensatorio solo para levantarnos un poco para que el desequilibrio no sea tanto… es así, dijeron: “Oh, eso es tan terrible”. Yo dije: “¿Qué es terrible?” Tenemos que alcanzarles un poco. Tenemos que tener un poco de equilibrio. Incluso si no está completo, tenemos que tener un poco de equilibrio. Lo digo con muchos países.

De todos modos, llegamos, terminamos la reunión. Realmente, todos estaban felices. Y acepté firmar algo. Pedí cambios; exigí cambios. Y esos cambios se hicieron. De hecho, la fotografía con Angela Merkel, con quien me llevo muy bien, donde estoy sentado así, en esa fotografía estamos esperando el documento porque yo quería ver el documento final con los cambios que solicité.

Eso fue muy amistoso, sé que no parecía amistoso, y sé que fue reportado como desagradable en ambos sentidos. Estaba enojado con ella o ella… en realidad, estábamos hablando, todo el grupo, sobre algo no relacionado con todo eso, de manera amistosa, esperando que el documento volviera para poder leerlo antes de irme.

De todos modos, me fui y todo fue muy amistoso. Cuando subí al avión, creo que Justin probablemente no sabía que el Air Force One tiene alrededor de 20 televisores, y veo la televisión. Y él está dando una conferencia de prensa sobre cómo Estados Unidos no lo avasallará. Y yo digo, ¿avasallarle? Solo nos dimos la mano. Todo fue muy amistoso.

Mire, los países no pueden seguir aprovechándose de nosotros en el comercio. Ya se anunciaron las cifras. Durante los dos últimos años, y en los últimos años… pero durante los dos últimos años, este país ha perdido 800.000 millones de dólares en el comercio con otros países, el más grande es China. Ochocientos mil millones de dólares. Ciento cincuenta y un mil millones con la Unión Europea. No toman nuestros productos agrícolas, apenas. No toman mucho de lo que tenemos, y aun así nos envían a Mercedes, nos envían millones de BMW. Es muy injusto, y es muy injusto para nuestros trabajadores. Y voy a arreglarlo. Y ni siquiera será difícil. ¿De acuerdo? Gracias.

Adelante. Adelante.

P – (Inaudible.)

EL PRESIDENTE: Me gustaría involucrar al Congreso, sí. Y no, tengo una buena relación con Justin Trudeau. Realmente la tuve. Aparte de que celebró una conferencia de prensa que tuvo porque asumió que yo estaba en un avión y que no estaba mirando. Ya aprendió. Eso va a costar mucho dinero a la gente de Canadá. Ya aprendió. No se puede hacer eso. No se puede hacer eso.

Nos reímos. Tuvimos una muy buena relación. He tenido una buena relación con Justin. Tengo una buena relación con todos. Tengo una muy buena relación con Angela Merkel. Pero en la OTAN, estamos pagando el 4,2 por ciento; ella paga el 1 por ciento de un PBI mucho más pequeño que el nuestro. Estamos pagando el 4,2 por ciento sobre un monto mucho mayor… estamos pagando… es decir, cualquiera puede decir, del 60 al 90 por ciento de la OTAN. Y estamos protegiendo países de Europa. Y luego, además, nos matan en el comercio. No podemos dejar que eso continúe. Es injusto para nuestros contribuyentes y para nuestra gente.

Pero no, tengo una buena relación con Justin. Y tengo una, creo, una muy buena relación con el líder Kim en este momento. Realmente la tengo. Creo… espero que sea bueno, porque si lo es, vamos a resolver un gran problema. Creo que hemos recorrido un largo camino para resolverlo hoy.

¿Seguimos durante un rato? ¿Sarah? No lo sé. Depende de la legendaria Sarah Huckabee Sanders. ¿Seguimos, Sarah? De acuerdo, seguimos. Bueno, no me importa. Oye, ya sabe, solo significa que llegaremos a casa un poco más tarde en la noche. ¿De acuerdo?

Sí. Adelante. Claro. Adelante. Adelante.

P – Hola, Sr. Presidente.

EL PRESIDENTE: ¿Cómo está?

P – Estoy bien.

EL PRESIDENTE: Me alegro de verle.

P- De The Straits Times de Singapur. Bienvenido al país.

EL PRESIDENTE: Muchas gracias.

P – Espero que haya disfrutado de nuestra comida.

EL PRESIDENTE: Hermoso país. Disfruté.

P – Solo quería averiguarlo. Usted describió esto como un proceso. ¿Cuál es el siguiente paso inmediato? ¿Hay algún diálogo en curso?

EL PRESIDENTE: Sí. Nos reuniremos la próxima semana para entrar en detalles.

P – ¿Y eso es (inaudible)?

EL PRESIDENTE: Secretario Pompeo. Sí. La próxima semana, con John Bolton y todo nuestro equipo, para repasar los detalles y hacer todo esto. Queremos que se haga; él quiere hacerlo. También estamos trabajando mucho con Corea del Sur. Estamos trabajando con Japón. Estamos trabajando con China, en menor medida, pero estamos trabajando con China.

P – ¿Y volverá a Singapur?

EL PRESIDENTE: Me gustaría volver con gusto. Su Primer Ministro fue fantástico. Estuvimos con él ayer. Ha hecho un gran trabajo. Fue muy acogedor. Realmente, probablemente… probablemente marcó la diferencia, en realidad. Es un lugar excelente.

Muchas gracias.

P – Gracias, Sr. Presidente.

EL PRESIDENTE: Sí, señora.

P – Gracias, Sr. Presidente. ¿Qué tuvo esa primera interacción con el líder Kim esta mañana que le hizo decidir no marcharse después de decir que sabría en el primer minuto si él era sincero o no?

EL PRESIDENTE: Sí. He dicho eso sobre las relaciones. He dicho eso sobre las personas. Se sabe en el primer segundo. Ahora, fui generoso. Dije cinco segundos. Pero se sabe en el primer segundo, en algunos casos. A veces eso no funciona. Pero a veces sí.

Desde el principio, nos llevamos bien. Pero ha habido mucho trabajo preliminar. Esto no es que fuimos y comenzamos a hablar, como sabe, ¿verdad? No entramos y comenzamos a hablar sobre estos temas tan complejos que han estado sucediendo durante 70 años. Hemos estado discutiendo esto por meses. Y, ya sabe, una vez que la retórica se detuvo, una vez que hicieron algo grandioso, ya sabe, Corea del Norte hizo algo grandioso yendo a los Juegos Olímpicos. Porque los Juegos Olímpicos, y el Presidente Moon le dirá esto, los Juegos Olímpicos no estaban yendo muy bien. La gente no tenía ganas de ser bombardeada en las Ceremonias de Apertura. Ya sabe, no se estaban vendiendo boletos exactamente. Y tan pronto como el líder — líder Kim –, dijo: “participemos en los Juegos Olímpicos”, se vendió como un reguero de pólvora y fue un gran éxito como Juegos Olímpicos. Fue un gran éxito. Él hizo una gran cosa.

Pero desde entonces, casi desde entonces… porque, como saben, llegó una delegación de Corea del Sur que acababa de reunirse con Corea del Norte. Vinieron a la Casa Blanca. Me dijeron muchas cosas, incluso el hecho de que estarían dispuestos a la desnuclearización. Tenemos una de sus grandes personas aquí hoy. Que estaban dispuestos a la desnuclearización. Y una vez que comenzó eso, hemos estado hablando sobre eso desde el final de los Juegos Olímpicos, cuando toda la delegación vino a decir varias cosas, incluso la desnuclearización.

P – Si me permite, una segunda pregunta. En el documento que usted firmó hoy temprano, Corea del Norte acordó comprometerse con la desnuclearización. Para tomar prestada una frase que ha utilizado para criticar a sus predecesores y oponentes políticos, ¿cómo se asegura de que Corea del Norte no sea solo una charla, sin ninguna acción en el futuro?

EL PRESIDENTE: Bueno, creo que, ¿se puede asegurar algo? ¿Puedo asegurar que usted vaya a sentarse correctamente cuando se siente? Quiero decir, no se puede asegurar nada. Todo lo que puedo decir es que quieren hacer un trato. Eso es lo que hago. Toda mi vida ha consistido en tratos. Lo he hecho genial, y eso es lo que hago. Y sé cuándo alguien quiere hacer un trato, y sé cuándo alguien no quiere hacerlo. Muchos políticos no lo saben. No es lo suyo, pero es lo mío.

Quiero decir, de nuevo, que esto realmente podría haberse hecho, creo, más fácilmente hace mucho tiempo. Pero sé por… creo firmemente que… mi instinto, mi habilidad o talento… quieren hacer un trato. Y hacer un trato es algo grandioso para el mundo. También es algo grandioso para China porque no puedo imaginar que China, ya sabe, esté contenta con alguien tan cerca que tenga armas nucleares. Pues ya sabe… Eso… China fue muy útil.

Por lo que creo que quiere hacer un trato. ¿Alguien puede estar seguro? Pero vamos a estar seguros pronto porque las negociaciones continúan. ¿De acuerdo? Muchas gracias.

Adelante.

P – Usted mencionó que ha planteado extensamente la cuestión de los derechos humanos con el líder Kim.

EL PRESIDENTE: Sí.

P – Me pregunto qué le diría al grupo de personas que no tienen ninguna capacidad para escuchar o ver esta conferencia de prensa: los 100.000 norcoreanos encerrados en una red de gulags. ¿Los ha traicionado usted al legitimar al régimen de Pyongyang?

EL PRESIDENTE: No, creo que los he ayudado porque creo que las cosas cambiarán. Creo que los he ayudado. No hay nada que pueda decir. Todo lo que puedo hacer es hacer lo que puedo hacer. Tenemos que detener la nuclearización. Tenemos que hacer otras cosas, y eso es algo muy importante. Entonces, en cierto punto, con suerte, podrá hacerme una pregunta mucho más positiva o hacer una declaración.

Pero no hay mucho que yo pueda hacer ahora. En cierto punto, realmente creo que él va a hacer cosas al respecto. Creo que hoy son uno de los grandes ganadores, ese gran grupo de personas de las que usted está hablando. Creo que, en última instancia, van a ser uno de los grandes ganadores como grupo.

Sí, señor. Adelante. Adelante. Sí.

P – ¿Alguna vez consideraría eliminar las sanciones sin una mejora significativa en la situación de los derechos humanos?

EL PRESIDENTE: No. Quiero una mejora significativa. Quiero saber que eso no estará sucediendo. Y nuevamente, una vez que comience ese proceso, habrá un punto en el que, aunque no se termine por un tiempo porque no pueda suceder científica o mecánicamente, pero que no se podrá volver atrás. Ya sabe, una vez que lleguemos a ese punto, comenzaré a pensarlo seriamente.

Sí. Adelante. Adelante. Adelante. Usted primero.

P – Sr. Presidente, ¿discutió también el costo de la desnuclearización y cómo Corea del Norte está a punto de pagar la factura mientras las sanciones paralizantes siguen vigentes? Soy de (inaudible) News Agency Singapore.

EL PRESIDENTE: Bueno, creo que Corea del Sur y yo pensamos que Japón los ayudará mucho. Creo que están preparados para ayudarlos. Ellos saben que van a tener que ayudarlos. Creo que los van a ayudar mucho. Nosotros no tendremos que ayudarlos. Estados Unidos ha estado pagando un gran precio en muchos lugares diferentes. Pero Corea del Sur, que obviamente está justo al lado, y Japón, que esencialmente está al lado, van a ayudarlos. Y creo que van a estar haciendo un trabajo muy generoso y un trabajo excelente. Así que ellos los ayudarán.

Sí, señora. Adelante. Detrás. Sí.

P – Gracias, Sr. Presidente.

EL PRESIDENTE: Gracias.

P – Me gustaría hacer un seguimiento a la pregunta de Steve. Le preguntó cuánto tiempo llevaría desnuclearizar la Península Coreana. Usted dijo mucho tiempo. ¿Eso qué significa?

EL PRESIDENTE: Bueno, no sé, cuando se dice mucho tiempo. Creo que lo haremos tan rápido como se pueda hacer científicamente, tan rápido como se pueda hacer mecánicamente. No creo… quiero decir, he leído historias de terror. Se trata de un proceso de 15 años. ¿De acuerdo? Suponiendo que se quisiera hacerlo rápido, que no lo creo. Creo que quien escribió eso está equivocado. Pero habrá un punto en el que, cuando se llega al 20%, no se puede volver atrás.

Tuve un tío que fue un gran catedrático durante, creo, 40 años en el MIT. Y solía discutir el tema nuclear con él todo el tiempo. Era un gran experto. Era un gran genio, un genio brillante. Dr. John Trump en el MIT. Creo que estuvo allí 40 años, me dijeron. De hecho, el director del MIT me envió un libro sobre mi tío. Pero solíamos hablar del tema nuclear. Se está hablando de un tema muy complejo. No es solo como, “Oh, caramba. Deshagámonos de las armas nucleares.” Toma un período de tiempo.

Pero el período principal de tiempo del que estoy hablando es ese primer período, cuando se alcanza cierto punto del que no se puede volver atrás. Es muy difícil volver atrás.

P – ¿Y cuánto tiempo llevará eso?

EL PRESIDENTE: No lo sabemos, pero será bastante rápido.

Adelante. Claro.

P – Gracias, Sr. Presidente. Quería preguntar nuevamente sobre la campaña de sanciones.

EL PRESIDENTE: Sí.

P – Al principio, usted aludió a que los chinos no están haciendo un gran trabajo en proteger la frontera como lo hacían antes. Usted expresó algunas dudas cuando Kim fue a ver al Presidente Xi. El ministro de relaciones exteriores ruso se encontraba en Pyongyang y dijo que no debería haber sanciones mientras estas negociaciones estuviesen en curso. Y los surcoreanos ahora están hablando de restaurar alguna forma de comercio. Entonces, con todos esos jugadores que parecen estar avanzando hacia la erosión de las sanciones, ¿cómo se puede mantener el régimen de sanciones en su lugar? ¿Qué influencia tiene usted en estos países?

EL PRESIDENTE: Bueno, creo que tenemos mucha influencia. Creo que tenemos una tremenda influencia. Creo que China, a pesar de mi relación con el Presidente Xi… un hombre al que le dije que tengo un gran respeto y me gusta, también, mucho. Ya sabe, estamos teniendo conversaciones muy difíciles sobre el comercio. Y creo que eso probablemente afecte a China de alguna manera. Pero tengo que hacer lo que tengo que hacer. Y creo que, en los últimos dos meses, la frontera está más abierta de lo que lo estaba cuando empezamos. Pero eso es lo que es. Tenemos que hacerlo. Tenemos un tremendo déficit en el comercio, comúnmente conocido como un déficit comercial. Tenemos un enorme déficit en el comercio con China, y tenemos que hacer algo al respecto. No podemos seguir permitiendo que eso suceda.

Y creo que eso ha tenido un impacto en mi relación, en cuanto a la frontera. No creo que tenga la relación… ya sabe, no creo que afecte mis sentimientos o mi relación con el Presidente Xi. Pero cuando comenzamos, no estábamos listos para seguir esa ruta. Y a medida que comenzamos a prepararnos y estar listos para hacer eso, creo francamente que eso ha tenido un impacto en la frontera. Lo que es una pena. Pero tengo que hacerlo. No tengo otra elección. Por nuestro país, tengo que hacerlo.

Corea del Sur hará lo que sea necesario para llegar a un acuerdo. Y si eso significa que no podemos comerciar, entonces no voy a comerciar. Definitivamente no van a comerciar. Si piensan, y lo harían con nuestra concurrencia, si piensan que pueden hacer algún trabajo porque estamos más adelante, en realidad estamos mucho más adelante. Ya sabe, ese documento, cuando lo lea hoy, eso es mucho más adelante. Eso no es algo que acaba de hacerse. Esto se hizo durante meses. Y nuevamente, la retórica fue importante, y las sanciones fueron importantes. Ni siquiera sé cuál fue más importante. Ambos fueron importantes.

Sí. Adelante.

P ñ Sr. President, David Sanger de The New York Times. Me preguntaba si podría darnos una idea de si el líder Kim le dijo cuántas armas nucleares cree que ha fabricado, si está dispuesto a entregarlas primero, y luego si, en su opinión, usted necesita hacer más de lo que se hizo en el trato con Irán para el desmantelamiento real del… proceso de uranio y plutonio. Y si tuvo la sensación de que el líder Kim realmente entendió lo que eso implica y si tenía un cronograma en mente para el desmantelamiento.

EL PRESIDENTE: Bueno, David, puedo decirle que él lo entiende. Él lo entiende muy bien. Él lo entiende mejor que las personas que hacen el trabajo por él. Eso es fácil. En cuanto a lo que tiene, es sustancial. Muy sustancial. El tiempo irá rápido. Creo que se verá una buena acción. Quiero decir, como ejemplo, una de las cosas con el sitio de misiles -creo que probablemente le sorprenda escuchar eso- fue algo que se añadió al final, el sitio de misiles.

Pero realmente creo, David, que va a ir muy rápido. Realmente creo que va a ir rápido. Y es un arsenal muy sustancial. No hay dudas al respecto. Sabe, yo solía decir que tal vez es solo hablar y no hacer nada. Pero tenemos bastante buena inteligencia en eso. Aunque, probablemente menos que en cualquier otro país. Posiblemente usted lo entienda mejor que nadie en la sala. Probablemente menos allí que en cualquier otro país. Pero tenemos suficiente inteligencia para saber que lo que tienen es muy sustancial.

Es por eso que, David, que siempre digo que esto no debería haber tenido lugar tan tarde en el proceso. ¿No hubiera sido mejor que esto hubiera sucedido hace 5 años o hace 20 años o hace 15 años y nosotros no tuviéramos que preocuparnos de no tener una reunión exitosa como la de hoy? Pues… y aún me encanta mi primera entrevista con usted, David. Todavía tengo esa entrevista, en realidad.

Sí. Adelante.

P Gracias, Sr. Presidente.

EL PRESIDENTE: Gracias.

P – (inaudible) la segunda cumbre: si hay una segunda cumbre con el líder Kim Jong Un, ¿sería en Pyongyang o en Washington?

EL PRESIDENTE: No hemos establecido eso. Probablemente necesitemos otra cumbre. Probablemente necesitemos… o nos reunamos. Podemos usar un término diferente. Probablemente necesitemos otra. Probablemente… diré esto, hemos avanzado mucho más de lo que hubiera pensado. No pensé que estaríamos aquí. Pensé, y le dije a la gente, que no quería dar demasiadas esperanzas. Le dije a la gente que pensaba que sería una reunión exitosa si nos llevábamos bien, desarrollábamos una relación, y quizás podríamos haber llegado a este punto en tres o cuatro meses a partir de ahora. Pero realmente sucedió muy rápido. Mucho de eso se debió, ya sabe, a la base que se estableció antes de que nos reuniéramos. Pasaron muchas cosas muy rápido.

No teníamos, como ejemplo, lo de traer de vuelta los restos. Esa no era una de las cosas que estaba en nuestra agenda de hoy. Lo mencioné al final porque mucha gente me ha hablado al respecto. Y lo mencioné al final. Y él fue realmente muy amable. En lugar de decir: “Bueno, hablaremos de eso la próxima vez”. Respondió: “Tiene sentido. Lo haremos”.

Y él sabía, ya sabe, ellos saben dónde están muchas de esas personas increíbles. Dónde están enterrados a lo largo de las carreteras, a lo largo de las autopistas, a lo largo de los caminos, por lo general, porque nuestros soldados se movían hacia adelante y hacia atrás y tenían que moverse rápidamente. Es muy triste. Pero él lo sabía. Y eso se mencionó al final. Y sabe, fue realmente grandioso que él pudiera hacerlo. Mucha gente va a estar muy feliz con eso.

Sí. Adelante, por favor.

P – Gracias, Sr. Presidente.

EL PRESIDENTE: Gracias.

P – Emerald Robinson, One America News. Felicitaciones.

EL PRESIDENTE: Gracias. Gracias por la buena forma en que nos tratan. Se lo agradecemos. Realmente, es muy bueno. Es realmente hermoso lo que hacen. Adelante.

P – Pues usted…

EL PRESIDENTE: Y ahora es probable que tenga esta pregunta asesina.

P – (Risas.) Bueno, sí quiero hablar sobre el futuro de Corea del Norte.

EL PRESIDENTE: Sí. Está bien.

P – Específicamente, la gente está… Kim Jong Un dice que quiere un futuro mejor con prosperidad para su pueblo, pero sabemos que viven bajo la opresión. Usted le mostró este video de cómo podría ser el futuro. ¿Pero tiene una idea específica del modelo que le gustaría seguir? Económicamente, ¿está abierto a más libertad económica?

EL PRESIDENTE: Sí, es una buena pregunta. Pues ya vio una cinta hoy, y creo que se hizo realmente bien. Pero eso se hizo al más alto nivel de desarrollo futuro. Le dije, es posible que no quiera esto. Es posible que desee una versión mucho más pequeña de esto. Quiero decir, va a hacer algo. Pero es posible que desee una versión más pequeña. Puede que no quieras eso con los trenes y todo. Ya sabe, es súper… todo lo mejor. Y tal vez no quiera eso. Va a depender de ellos. Va a depender de ellos. Va a depender de las personas lo que quieran. Puede que no quieran eso. También puedo entender eso.

Pero esa era una versión de lo que podría pasar, lo que podría suceder. Como ejemplo, tienen playas estupendas. Se ve cada vez que están explotando sus cañones en el océano, ¿verdad? Yo dije: “Ay, mira la vista. ¿No sería genial para un bloque de apartamentos?” Y le expliqué, le dije: “Sabe, en lugar de hacer eso, podría tener ahí los mejores hoteles del mundo”. Piénselo desde una perspectiva inmobiliaria. Está Corea del Sur, está China, y ellos poseen la tierra en el medio. ¿Qué tan malo es eso, verdad? Es estupendo. Pero le dije, dije: “tal vez no quiera hacer lo que hay allí. Es posible que desee hacer una versión más pequeña o… ya sabe”. Y eso podría ser.

Aunque, le digo algo, él miró esa cinta, miró el iPad, y le digo que realmente lo disfrutaron, creo. ¿De acuerdo?

Sí. Adelante. Un par más. Muy bien. Tomaremos tres más. Sí. Adelante. Adelante.

P – Brian Bennett de la revista Time.

EL PRESIDENTE: Sí. Hola Brian. ¿Estoy en la portada otra vez esta semana? Mira, tengo tantas portadas.

P – Es muy posible.

EL PRESIDENTE: ¿Eh? Lo sé. Está bien.

P – ¿Ve ahora a Kim Jong Un como un igual?

EL PRESIDENTE: ¿De qué manera?

P – Acaba de mostrar un video que le muestra a usted y a Kim Jong Un en igualdad de condiciones al hablar sobre el futuro de…

EL PRESIDENTE: No. Creo que… no lo veo así. Mire, no lo veo de esa manera. Haré lo que sea necesario para hacer del mundo un lugar más seguro. Si tengo que decir que estoy sentado en un escenario, quiero decir, entiendo a qué se refiere. Si tengo que decir que estoy sentado en un escenario con el líder Kim y eso nos va a permitir salvar 30 millones de vidas, podría ser más que eso, estoy dispuesto a sentarme en el escenario. Estoy dispuesto a viajar a Singapur con mucho orgullo, con mucho gusto.

Una vez más, yo, ya sabe, aparte del hecho de que esto está tomando mi tiempo, ellos dado una gran cantidad. La han dado incluso antes. E incluso si se agregan los Juegos Olímpicos. Ya sabe, podría agregar los Juegos Olímpicos a la pregunta. Ellos fueron a los Juegos Olímpicos. Tomaron unos Juegos Olímpicos que iban a ser un fracaso masivo que tal vez ni siquiera se hubieran inaugurado, y lo convirtieron en un gran éxito al aceptar participar. Agregue eso a la lista de cosas que han hecho.

Por lo que, Brian, si puedo salvar millones de vidas viniendo aquí, sentándome y estableciendo una relación con alguien que es un hombre muy poderoso, que tiene un control firme de un país y ese país tiene armas nucleares muy poderosas, es un honor para mí para hacerlo.

P – ¿Le preocupa que el video que acaba de mostrar pueda ser utilizado por Kim como propaganda para mostrarlo como un igual?

EL PRESIDENTE: No, no me preocupa en absoluto. Podemos usar ese video para otros países.

Adelante.

P – Sr. Presidente, en el año 2000, el Presidente Clinton recibió una solicitud de Kim Jong Il.

EL PRESIDENTE: ¿Quedó impresionado?

P – Recibió una solicitud…

EL PRESIDENTE: Oh.

P – De Kim Jong Il para viajar a Pyongyang y conocerlo. Y Clinton se negó. Envió al Secretario de Estado Albright.

EL PRESIDENTE: Sí. Hizo un gran trato. Y gastó 3.000 millones de dólares y no obtuvo nada. Y comenzó a fabricar armas nucleares al día siguiente.

P – Sr. Presidente, usted, por otro lado, recibió la solicitud y de inmediato fue a reunirse con él. ¿Y entiende a esas personas que dicen que usted le dio el máximo regalo? ¿La legitimidad para un régimen que oprime a su gente sin un proceso continuo, ante usted, como Presidente de EE.UU., como líder del mundo libre, que se reúne y estrecha la mano con este líder de Corea del Norte que se percibe como que oprime brutalmente a su propia gente?

EL PRESIDENTE: Muy bien. Bien. Creo que acabamos de responder la pregunta.

P – ¿Pero entiende a esas personas?

EL PRESIDENTE: Oh, los entiendo mucho mejor que usted.

Muy bien. Sí. Adelante. Adelante. Muchas gracias. Sí.

P – Sr. Presidente, Eliana Johnson con Politico.

EL PRESIDENTE: Claro. Hola.

P – Hola. Usted mencionó un par de concesiones específicas que obtuvo de Kim: el regreso de los restos y la destrucción del sitio nuclear. Y sé que dijo que fue algo que se agregó después…

EL PRESIDENTE: Y mucho más. Y mucho más que eso.

P – Sí. Sé que dijo que lo último era algo que se había agregado al final y que no estaba en el acuerdo, pero que él le dio su palabra. Si él no cumple con estas cosas, ¿con qué está preparado usted para responder? ¿Y le hará perder la fe en este proceso?

EL PRESIDENTE: No. Creo que lo hará. Realmente lo creo. De lo contrario, yo no estaría haciendo esto. Realmente lo creo. Y fue realmente el sitio de pruebas de motores, además de todas las otras cosas que acordaron hacer. Fue el… ellos tienen un sitio de pruebas de motores muy poderoso que, de nuevo, podemos ver debido al calor que emite. Y, sí, puedo hacerlo, estoy muy feliz. Le diré algo, estoy muy contento con esos dos puntos, los dos puntos que usted mencionó.

Pero creo que se estará refiriendo a lo que no está incluido, que es el sitio de pruebas de motores. Creo que él es… creo, honestamente, creo que va a hacer estas cosas. Puedo estar equivocado. Quiero decir, puedo estar frente a ustedes en seis meses y decir: “Oigan, estaba equivocado”. No sé si alguna vez lo admitiré, pero encontraré una especie de excusa. (Risas.)

De acuerdo, una o dos. Una más. Venga. Sí, adelante. Claro.

P – Gracias, Sr. Presidente.

EL PRESIDENTE: Gracias. Gracias.

P – (inaudible) con Xinhua Media Group China. Solo me gustaría saber si llamará al Presidente chino Xi cuando regrese al D.C. para analizar los logros que consiguió hoy con el líder Kim.

EL PRESIDENTE: Sí. Lo haré.

P – ¿Cuál es su expectativa sobre el papel de China para acelerar el proceso de establecer un mecanismo de paz a largo plazo?

EL PRESIDENTE: Bueno, mi expectativa sobre China es que China es un gran país con un gran líder y un amigo mío. Y realmente creo que está feliz con que hayamos hecho este tipo de progreso. Y he escuchado de él. Pero lo llamaré muy pronto. Tal vez incluso antes de aterrizar. ¿De acuerdo?

Y debo decir, ya sabe… y Estados Unidos es un gran país. Y hemos establecido récords económicos: más de 7 billones de dólates en valor neto adicional a lo que tenemos. Y casi hemos doblado el tamaño, la economía de los Estados Unidos. Nadie habla de esto, porque se oye mucho sobre China, con razón. Pero Estados Unidos, ahora, tiene casi el doble del tamaño de la economía de China. Tenemos un gran país y estamos en el camino correcto.

Muy bien. Una más. Eso será todo.

P – Sr. Presidente, de Corea del Sur.

EL PRESIDENTE: Oh, ¿Corea del Sur? ¿Dónde está Corea del Sur? Creo que se lo merece, adelante. Adelante. Se merece una. Sí. Se merece una.

P – Tengo dos preguntas para usted, Sr. Presidente. Primero, usted mencionó anteriormente que va a hablar por teléfono con el Presidente surcoreano, Moon Jae-in.

EL PRESIDENTE: Sí.

P – ¿Qué planea discutir con él?

EL PRESIDENTE: Solo quiero contarle acerca de la reunión. Muy exitosa. Y él va a estar muy involucrado en la negociación final. Es un muy, muy buen caballero. También un amigo mío. Y espero con interés hablar con él. Él estará muy feliz cuando se entere… ya le envié un mensaje sobre lo que sucedió. Le envié el documento, en realidad, y todos los detalles del documento. Por lo que hablaré con él muy pronto.

P – Si me permite, una segunda pregunta. Al firmar el tratado de paz, ¿espera usted… planea resolverlo solo con el líder Kim de Corea del Norte, o qué opina sobre la participación de Corea del Sur y China como signatarios?

EL PRESIDENTE: Me gustaría tenerlos también involucrados. Existe la cuestión sobre si debemos o no, o si tenemos o no tenemos la obligación legal de hacerlo. No me importa. Creo que sería genial tener a China involucrada y también, por supuesto, a Corea del Sur. ¿De acuerdo?

P – ¿Hay una transcripción de (inaudible)?

EL PRESIDENTE: ¿Qué?

P ¿Hay una transcripción de (inaudible)?

EL PRESIDENTE: Mike, ¿tienen una transcripción? Probablemente tengan una transcripción aproximada, que puede darnos, si tiene una.

P – Entonces, ¿eso fue grabado?

EL PRESIDENTE: No, no lo grabaron. No creo que lo hayan grabado. ¿Hay alguna grabación de eso? Ojalá la hubiera. Porque es algo interesante.

P – (Inaudible.)

EL PRESIDENTE: ¿Repítalo?

P – (Inaudible.)

EL PRESIDENTE: Yo no. Probablemente tenemos algunas notas o algo. Pero ellos tienen, en realidad, notas detalladas, me imagino. Pero tuvimos una gran conversación. Fue una conversación muy sentida.

P – ¿Cómo cree (inaudible) verificar…

EL PRESIDENTE: Bueno, no tengo que verificarlo porque tengo una de las mejores memorias de todos los tiempos. Por lo que no tengo que hacerlo. ¿De acuerdo? ¿De acuerdo?

P – ¿Qué hay de las llamadas telefónicas anteriores que tuvo con Kim Jong Un? Usted tuvo llamadas telefónicas (inaudible).

EL PRESIDENTE: Sí, pero no quiero discutirlo. Pero lo que hicimos es que hemos tenido numerosas discusiones. Hemos establecido relaciones muy importantes al nivel de Mike y otros niveles. De hecho, aquí hay un par de personas de, como saben, de Corea del Norte. Están en la sala. También tenemos algunas personas en la parte de atrás, en la sala.

De manera que, cuando llegamos a este acuerdo final, muy importante, realmente no fuimos sin preparación. Fuimos con una tremenda relación y un tremendo conocimiento. Y creo que es por eso que lo hicimos.

Así que me voy. No sé ustedes, amigos, pero ha pasado mucho tiempo desde que he podido tomar las cosas con calma. Así que ahora podemos tomarlo con un poco más de calma, y luego comenzará de nuevo el trabajo. Y agradezco a todos los que están aquí. Espero que hayamos respondido sus preguntas Y muchas gracias. Y una especie de felicitaciones para todos, porque esto es, en realidad… para mí es un evento muy importante en la historia mundial. Y para ser realmente sincero conmigo mismo, tengo que agregar que quiero que se lleve a cabo. ”

Pues Mike, todo nuestro equipo tiene que ponerse a trabajar y llevarlo a cabo. Porque de otro modo, hemos hecho un buen trabajo. Pero si no se pasa el balón por encima de la línea del gol, eso no significa mucho. ¿De acuerdo?

Así que gracias, y una especie de felicitaciones a todos en la sala. Muchas gracias. Gracias. Gracias. (Aplausos.)

FIN 5:20 P.M. SGT


Esta traducción se proporciona como una cortesía y únicamente debe considerarse fidedigna la fuente original en inglés.
Novedades por correo electrónico
Para suscribirse a novedades o acceder a sus preferencias, ingrese abajo su información de contacto.