rss

Discurso del Secretario del Departamento de Estado Mike Pompeo ante la organización “Unidos Contra un Irán Nuclear” (UANI): “Las promesas incumplidas de Irán”

English English, العربية العربية, Français Français, Русский Русский, اردو اردو, Português Português

Fecha del discurso: 25 de septiembre de 2018

 

Buenas tardes.

Reconozco que soy parcialmente responsable del tráfico horrible en Nueva York durante la semana de la Asamblea General de la ONU, por lo que agradezco y pido disculpas a los valientes que se enfrentaron a la congestión para llegar aquí. Espero que no lo usen en mi contra. La próxima vez tomo el tren subterráneo.

Estoy honrado de dirigirme a los patriotas de este grupo. UANI está haciendo un trabajo vital para asegurar que el régimen iraní no desarrolle armas nucleares, no pueda continuar sus campañas de terrorismo estatal ni tampoco llenarse los bolsillos con el sufrimiento del pueblo de Irán.

Especialmente quiero agradecer al presidente de UANI, el senador Lieberman, por su invitación y presentación.

Él sigue siendo una voz firme para una seguridad nacional coherente, como lo fue durante sus muchos brillantes años en el senado.

Senador, necesitamos más personas como usted en el Congreso de los EE.UU. que verdaderamente entiendan la amenaza que representa el régimen iraní.
***

Es una ironía apropiada pero triste que estemos hablando acerca de Irán durante la semana de la 73ª tercera Asamblea General de las Naciones Unidas.

Tantas veces por años durante la Asamblea General de la ONU, los líderes y diplomáticos del régimen iraní han utilizado la ocasión para desplegar su encanto frente a gobiernos extranjeros y ofuscar lo que realmente sucede dentro y fuera de su país. El presidente iraní Rouhani, el Ministro de Relaciones Exteriores Zarif y otros funcionarios iraníes aprovechan esta oportunidad para presentarse como estadistas moderados. Pero el mundo conoce la verdad: su coreografiado baile diplomático es un intento transparente de hacer que países responsables piensen “quizás no son tan malos”.

En realidad, estos son dos de los funcionarios de más alto rango de un régimen que descaradamente desafía la visión de las Naciones Unidas, los requisitos del derecho internacional y los principios de la soberanía nacional. La trayectoria del régimen iraní durante los últimos cuarenta años revela que es uno de los peores violadores de la Carta de la ONU y las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU, si ya no es absolutamente el peor. Es realmente un régimen criminal.

Veamos primero la Carta de la ONU. Hace un llamado a las naciones para “convivir en paz como buenos vecinos”, y si hay una amenaza a dicha paz, exige que los estados miembros de la ONU lleven a cabo las decisiones del Consejo de Seguridad sobre lo que debe hacerse para enfrentar dicha amenaza.

¿Ha convivido Irán en paz con otras naciones? ¿Ha sido un buen vecino? ¿Ha contribuido a mantener la paz y la seguridad internacionales cumpliendo fielmente con las decisiones del Consejo de Seguridad? Hagamos un pequeño recorrido por el mundo y verán que la respuesta es un ensordecedor “no”.

Empecemos con Europa.

Hace pocos meses autoridades europeas arrestaron a varios operativos iraníes, incluido un funcionario iraní radicado en Austria, como parte de un plan para colocar una bomba en una manifestación política en Francia. Esto sucedió justo en el momento en que el régimen desplegaba una intensa campaña de prensa en países europeos para mantenerse dentro del acuerdo nuclear. Como justa respuesta a este apoyo al terrorismo, hace pocas semanas nuestro aliado Francia postergó indefinidamente todos los viajes sin fines diplomáticos a Irán. Este es un buen primer paso y esperamos ver más medidas como esta por parte de otras naciones. Debemos poner presión sobre el régimen para detener sus actos destructivos y demandar que Irán actúe como un país normal.

Desafortunadamente, ayer en la noche los Estados Unidos quedaron perturbados y profundamente decepcionados al escuchar que las otras partes del acuerdo anunciaron que estaban estableciendo un sistema especial de pagos para evitar las sanciones de EE.UU. Esta es una de las medidas más contraproducentes imaginables para la paz y seguridad regional y mundial. Al garantizar ingresos al régimen, están solidificando el papel de Irán como el auspiciador número de uno de terrorismo, permitiendo la exportación violenta de la revolución iraní y haciendo que el régimen se enriquezca más mientras que el pueblo iraní con las justas sobrevive. Me imagino que los ayatolás y el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica (IRGC) estaban riéndose esta mañana.

Esta decisión es aún más inaceptable dada la letanía de actividades terroristas respaldadas por el gobierno de Irán en Europa.

En 2012, cuatro operativos de la Fuerza Qods ingresaron a Turquía para atacar blancos israelíes, pero afortunadamente el ataque fue desbaratado por las autoridades turcas.

Ese mismo año, Hezbollah del Líbano, uno de los grupos más leales al régimen, detonó una bomba en un autobús en Bulgaria que transportaba turistas israelíes. Murieron seis, incluido el conductor búlgaro, y por lo menos 32 personas resultaron heridas.

En 1992, Irán proporcionó apoyo logístico a operativos de Hezbollah del Líbano para asesinar a cuatro disidentes kurdos iraníes en un café en Berlín.

Pero el terrorismo estatal sin ley de Irán no se restringe solamente a Europa. Está presente en todo el mundo. Nuestro recorrido continúa en África.

En 2013, tres operativos iraníes fueron arrestados en Nigeria por planear ataques contra la oficina de USAID, una empresa israelí, un centro cultural judío y hoteles frecuentados por israelíes y estadounidenses.

En 2012, dos operativos de la Fuerza Qods fueron arrestados en Nairobi, Kenia, por planear atacar con bombas a locales pertenecientes a ciudadanos del mundo occidental. Se descubrieron 33 libras de material explosivo.

¿Qué sucede en Sudamérica? En Uruguay en 2015, un diplomático iraní de alto rango fue expulsado por planear un ataque cerca de la embajada de Israel. En Buenos Aires, Argentina, Irán proporcionó apoyo logístico a dos ataques suicidas con vehículos: uno en 1992 y otro en 1994. Estos ataques mataron a un total de 114 personas e hirieron a casi 500 personas. La bomba de 1994 fue el ataque terrorista que más muertes ha causado en la historia de Argentina.

La siguiente parada por nuestro recorrido del terrorismo estatal de Irán es Asia.

En Katmandú, Nepal, en 2013, un iraní que viajaba con pasaporte israelí falsificado fue arrestado por vigilar la embajada israelí.

En Nueva Delhi en 2012, la Fuerza Qods dirigió un ataque con bombas contra diplomáticos israelíes.

En Karachi en 2011, operativos iraníes asesinaron al diplomático saudita Hassan al-Qahtani. Desde 2006, Irán ha suministrado al Talibán armas de todo tipo, incluidas granadas lanzadas con cohetes, municiones para mortero, cohetes y explosivos plásticos.

Irán ha tratado de llevar a cabo los mismos esquemas en nuestro propio continente. En 2011, la Fuerza Qods dio apoyo a un plan para asesinar al embajador saudita en los Estados Unidos.

En agosto pasado, Estados Unidos arrestó a dos presuntos agentes de Irán por conducir vigilancia encubierta y actividades de recopilación de inteligencia contra blancos tanto israelíes como estadounidenses.

En el espacio cibernético, Irán ha aprovechado la internet para exacerbar las diferencias de la opinión pública e intentar enfrentar a los estadounidenses unos contra otros. El mes pasado, Facebook, Twitter, Instagram y YouTube conjuntamente retiraron miles de cuentas de origen iraní por coordinar actividades de desinformación.

Los piratas cibernéticos vinculados al régimen no son tímidos cuando se trata de atacar y penetrar los sistemas de Estados Unidos. En marzo de este año, nueve piratas cibernéticos iraníes fueron acusados de llevar a cabo una campaña de ataques cibernéticos contra 144 universidades, 33 empresas y cinco agencias gubernamentales de EE.UU.

En junio de 2013, piratas cibernéticos iraníes penetraron el sistema de control de una represa a menos de 20 millas de, ¿adivinen dónde? … la ciudad de Nueva York.

En Australia, piratas cibernéticos vinculados a la IRGC han intentado robarse investigación privilegiada de las universidades.

Y, por supuesto, el régimen iraní ha dirigido una amplia gama de actividades violentas y destructivas contra sus vecinos en el Oriente Medio:

Le proporciona a Hezbollah del Líbano, una organización terrorista, US$ 700 millones cada año.

Hezbollah es responsable de algunos de los más letales ataques terroristas contra estadounidenses en el Oriente Medio. En 1983, con la aprobación y el financiamiento del régimen iraní, bombardeó la embajada de EE.UU. en Beirut, matando a 63 personas, incluidos 17 estadounidenses.

Y nuevamente en 1996, Hezbollah hizo explotar bombas en la residencial Torres Khobar en Arabia Saudita, matando a 19 miembros de la Fuerza Aérea de los EE.UU.

El régimen proporciona más de US$ 100 millones todos los años a grupos terroristas como HAMAS y la Jihad Islámica Palestina. Lo más hipócrita de todo esto es que el Ayatolá declara que le preocupan los palestinos, pero desde 2008 hasta 2017, Irán aportó unos escasos US$ 20,000 a la agencia de la ONU para los refugiados palestinos. Mientras tanto, Estados Unidos aportó casi 3 mil millones de dólares durante el mismo período, es decir, 150,000 veces más.

El régimen recluta a jóvenes empobrecidos de lugares como Afganistán, Irak y Pakistán, vendiéndoles una visión seductora del martirio y luego enviándolos a luchar a Siria bajo la dirección de Qasem Soleimani y la Fuerza Qods. El régimen ha seducido a niños tan jóvenes como de catorce años para luchar en Siria.

Los barcos iraníes acosan embarcaciones en aguas internacionales basándose en reclamos marítimos que desafían el derecho internacional según lo establecido en la Convención sobre el Derecho del Mar. Si el régimen iraní piensa que el estrecho de Ormuz les pertenece solamente a ellos, pueden apostar su último rial que Estados Unidos nunca lo tolerará.

Y hace unas pocas semanas, milicias en Irak con apoyo de Irán, lanzaron amenazantes ataques con cohetes contra el edificio de la embajada de EE.UU. en Bagdad y el consulado de EE.UU. en Basra. Irán no detuvo estos ataques que fueron perpetrados por agentes que el régimen apoya con financiamiento, entrenamiento y armas.
Estados Unidos hará responsable al régimen de Teherán de cualquier ataque que cause lesiones a nuestro personal o daños a nuestras instalaciones. Estados Unidos de América responderá rápida y decisivamente en defensa de la vida de sus ciudadanos.
***

Todas estas actividades malignas, como mínimo, desafían el espíritu de la Carta de la ONU. Pero, ¿qué relación tienen con la letra de la ley en la forma de resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU y otros instrumentos del derecho internacional? Un recuento de la evidencia en este caso también confirma que Irán es un régimen criminal.

Según la resolución 2231 del Consejo de Seguridad de la ONU (UNSCR), Irán tiene prohibido de exportar armas. El suministro de armas a los Houthis está prohibido por la UNSCR 2216. Pero Irán ha hecho lo opuesto y ha armado a los Houthis hasta los dientes.

La resolución 1373 exige que todos los estados miembros de la ONU se abstengan de suministrar cualquier tipo de apoyo a entidades involucradas en actos de terrorismo. La resolución 1701 requiere que todos los estados miembros de la ONU eviten que los ciudadanos de sus respectivos países suministren directa o indirectamente o desde su territorio armas al Líbano, con algunas excepciones. Ninguna de estas resoluciones impide que el régimen iraní sea el proveedor número uno del arsenal de Hezbollah en Líbano.

De 2006 a 2010, el Consejo de Seguridad de la ONU aprobó seis resoluciones diferentes para controlar el programa nuclear y de misiles balísticos de Irán. Pero de 2007 a 2015, la Junta de Gobernadores de la Agencia Internacional de Energía Atómica publicó no menos de 33 informes en los que describe la falta de cumplimiento de Irán con cada resolución.

La UNSCR 1929 indicó que “Irán no llevará a cabo ninguna actividad relacionada con misiles balísticos con capacidad de lanzar armas nucleares, inclusive lanzamientos que usan tecnología de misiles balísticos”. Pero Irán realizó múltiples lanzamientos de misiles balísticos entre 2010 y 2015, siendo cada uno una violación flagrante de esta disposición.

Y aun cuando, en conexión con el alivio de sanciones relacionadas al Plan Integral de Acción Conjunta (JCPOA), el Consejo de Seguridad sustituyó esta disposición en la UNSCR 2231 con un llamado a que Irán no lleve a cabo ninguna actividad relacionada con dichos misiles, la actividad de lanzamientos y pruebas de misiles de Irán no disminuyó. Irán ha realizado múltiples lanzamientos de misiles balísticos desde enero de 2016 cuando entró en vigencia el acuerdo. Hoy Irán tiene el arsenal de misiles balísticos más grande en el Oriente Medio. Cada uno de esos misiles balísticos cuesta un millón de dólares o más.

Me pregunto cómo se siente el esforzado pueblo de Irán acerca de un programa de misiles que drena el tesoro público y causa la imposición de sanciones económicas que restringen su prosperidad.

Recientemente, el Grupo de Trabajo de la ONU sobre Detención Arbitraria ha concluido que el gobierno de Irán no tiene fundamento legal para arrestar y detener al estudiante graduado estadounidense Xiyue Wang.

El año pasado el mismo grupo de trabajo de la ONU demandó la liberación inmediata de otro estadounidense, Siamak Namazi, quien fue arbitrariamente arrestado en 2015 mientras visitaba a sus padres en Irán. En 2016, el grupo de trabajo también concluyó que Bob Levinson, con paradero desconocido por más de 11 años en Irán, fue arrestado sin fundamento legal y debe ser puesto en libertad inmediatamente.

Seguimos presionando a Irán para que respete su compromiso de ayudar a Estados Unidos a localizar a Bob para que pueda regresar a su familia. Todos estos estadounidenses y otros detenidos ilegalmente en Irán deben regresar a casa.

Irán está infructuosamente dedicando mucho tiempo estos días a su intento de desacreditar a los Estados Unidos por nuestra legítima y justificada decisión de retirarnos del acuerdo nuclear con Irán. Pero la propia trayectoria de Irán de violación del derecho internacional es una de las peores, sino la peor, en el mundo. Irán se comporta sin consideración alguna al derecho internacional, las fronteras o la vida humana.
***
No sé cuántas más pruebas necesito presentar. No cabe duda de que las actividades destructivas de Irán son verdaderamente de un alcance global. Por lo tanto, le compete a cada país unirse a nuestros esfuerzos para cambiar el comportamiento ilegal del régimen. La naturaleza continua, multinacional y multi-continental de las actividades malignas de Irán no deja espacio para la inacción o la indecisión.

Los Estados Unidos continuarán uniendo los esfuerzos internacionales para cambiar el comportamiento iraní mediante la presión, la disuasión y el apoyo al pueblo de Irán. Deseamos que todos y cada uno de los países se nos unan. Esta es una de las principales prioridades diplomáticas del presidente Trump.

El consenso que ya existe acerca de las actividades no nucleares de Irán está reflejado en las resoluciones del Consejo de Seguridad que acabo de mencionar, así como en los otros instrumentos del derecho internacional.
Pero hacer cumplir estas resoluciones debería ser lo mínimo que debemos hacer para que Irán rinda cuentas.
Tras la decisión del presidente Trump de retirar a los Estados Unidos del acuerdo nuclear, los países ahora enfrentan la decisión de si continúan o no haciendo negocios con Irán. La reimposición de sanciones y el desincentivar las relaciones económicas internacionales con Irán no es algo que hacemos por despecho, sino porque es una medida de seguridad necesaria. No se puede seguir permitiendo que el régimen obtenga miles de millones de dólares que ya se ha demostrado utilizará para distribuirlos entre los estados clientes que son sus aliados, grupos rebeldes y terroristas. Hacer negocios con Irán solo consigue darle dinero al régimen para que lo aprovechen ellos mismos y lo malgasten en objetivos violentos. Esto sucedió durante el acuerdo y seguirá sucediendo si todos no tomamos medidas juntos.

Durante décadas el mundo ha buscado la elusiva meta de un Oriente Medio estable. ¿Hay mejor manera de avanzar hacia la meta que negándole recursos al régimen con la mayor responsabilidad por la inestabilidad en la región? Debemos hacer todo lo que podamos para detener el financiamiento a la IRGC y al Ministerio de Inteligencia, de manera que sus agentes no puedan apoyar al terrorismo y la subversión en todos los continentes. No se equivoquen: estas sanciones y nuestra presión económica están dirigidas al régimen y sus agentes malignos, no al pueblo iraní.

Es por ello que hacemos excepciones humanitarias con todas las sanciones legales que están siendo impuestas y tenemos una gama de autorizaciones listas para permitir ciertas actividades en beneficio del pueblo iraní.

Si el mundo quiere ver por sí mismo la completa extensión de las actividades malignas del régimen iraní, Estados Unidos acaba de publicar un folleto que relata las actividades destructivas que este régimen criminal ha perpetrado a lo largo de los años en todo el mundo.
Es un gran recurso para cualquiera que quiera ver cuáles son las verdaderas prioridades revolucionarias de este régimen. Visiten el sitio web State.gov para descargarlo.
***
Hoy he hablado bastante acerca de las promesas incumplidas del régimen con los estados miembros de la ONU. Pero hay otra comunidad que no puede confiar en las palabras de los líderes de Irán: el mismo pueblo iraní.

En 1978, antes de regresar del exilio, el ayatolá Khomeini concedió una entrevista en la que proclamó las cosas gloriosas que llegarían al pueblo iraní bajo los principios de la República Islámica.
Entre otras cosas, prometió la “erradicación de la pobreza” y la “mejora en las condiciones de vida para la mayoría del pueblo que había estado oprimido de muchas maneras”.

¿Cuál ha sido el resultado? Hay líneas telefónicas de adivinos del futuro con predicciones más precisas.

El presidente de Irán, Hassan Rouhani, ha dicho él mismo que “muchos han perdido la fe en el futuro de la República Islámica y dudan acerca de su poder”. Esta actitud es comprensible cuando la tercera parte de los jóvenes iraníes están desempleados, mientras que las playas de estacionamiento del gobierno están llenos de Range Rovers y BMW.

Gracias a las políticas fracasadas del régimen, el pueblo iraní está batallando con la escasez drástica de agua y las crisis medioambientales.
El año pasado, el propio ministro de energía de Irán dijo que 295 ciudades están enfrentando sequías y escasez de agua. Mientras tanto, el régimen ha gastado incalculables miles de millones en su programa nuclear a lo largo de los años. El régimen iraní está más preocupado con el agua pesada que con el agua potable.

En términos de “mejorar las condiciones de vida de los que han estado oprimidos”, Irán todavía encarcela a personas bajo cargos falsos como “comportamiento contrarrevolucionario”, “corrupción en la tierra”, “unión con la arrogancia mundial” y “crímenes contra Islam”. Las camionetas del régimen circulan por las calles de las principales ciudades para detener a mujeres por no obedecer las restrictivas leyes del hijab. Como parte de la persecución de la minoría sunita, el año pasado un tribunal sentenció a cuatro sunitas a cinco años de cárcel por el crimen de… correr.

La ley prohíbe a los ciudadanos musulmanes que cambien o renuncien a sus creencias religiosas. Hasta la enseñanza de música, ¡música!, se desalienta en las escuelas.

Si las pruebas no convencen a las naciones que deben cambiar sus políticas hacia Irán, esa es su prerrogativa. Pero, ¿cómo puede una nación que dice simpatizar con el pueblo de Irán mantener relaciones comerciales con ayatolás que oprimen al pueblo y no respetan las leyes?

Este es el mensaje de los Estados Unidos al pueblo de Irán: nuestras promesas de apoyo no son solo palabras. Los Estados Unidos los escuchan; los Estados Unidos los apoyan, y los Estados Unidos están con ustedes. Apoyamos sus derechos a vivir en libertad, con un gobierno que rinda cuentas y los trate con respeto.
Ustedes merecen algo mejor que una infructuosa revolución que les ha sido impuesta por teócratas corruptos.

Nuestro mensaje es compatible con lo que los que protestan en las calles de Irán reclaman y lo que millones de iraníes de la diáspora mundial han dicho por casi cuarenta años. Los Estados Unidos buscan una mejor manera de lograr avances con Irán y el Oriente Medio. También sabemos que los vecinos de Irán quieren que sus líderes adopten un camino distinto. Todo el mundo lo desea también.

Como el presidente Trump y yo hemos dicho muchas veces, un nuevo acuerdo es posible, pero con cambios en los doce temas que delinee en mayo, así como también en las prácticas de derechos humanos de Irán.

Esta semana nuestro nuevo Representante Especial ante Irán, Brian Hook, se reunirá con miembros de la diáspora iraní aquí en Nueva York. Ellos compartirán sus historias personales acerca de lo que ellos, sus familias y amigos han experimentado y soportado. Compartirán sus esperanzas para el futuro de su país y la próxima generación de iraníes. También compartirán lo que pueden hacer para continuar apoyando, defendiendo y empoderando al pueblo iraní. Todo iraní que añora un gobierno normal en Irán debe ser escuchado. Continuaremos estas conversaciones para dejarle saber al régimen de Irán inequívocamente de qué lado estamos.

***

Quisiera terminar con una cita de un estadounidense que frecuentemente cruzó las líneas de los partidos políticos cuando se trató de defender la verdad, muy parecido a nuestro amigo el senador Lieberman. Daniel Patrick Moynihan representó al gran estado de Nueva York durante 24 años en el Senado de los EE.UU. También sirvió como embajador de Estados Unidos ante las Naciones Unidos bajo el presidente Ford.

Él dijo una vez que “la Carta de las Naciones Unidas impone dos obligaciones a sus miembros. La primera, muy bien conocida, es ser respetuoso de las leyes en sus relaciones con otras naciones, sin atacarlas, ni subvertirlas. Pero hay una segunda obligación: simplemente ser respetuoso de las leyes en el trato a sus propios ciudadanos”.

Irán ha incumplido estas dos obligaciones.

El embajador Moynihan también dijo una vez que “todos tenemos derecho a nuestra propia opinión, pero no a nuestros propios hechos”.

El hecho es que la ofensiva de encantos que realiza Irán a puertas cerradas no puede cubrir su cadena de promesas incumplidas en la sala del Consejo de Seguridad.

El hecho es que el régimen de Irán le roba a su propio pueblo para pagar por las muertes y la destrucción en el extranjero.

El hecho es que el régimen criminal de Irán ha saboteado la capacidad de pueblos en todos los continentes para vivir en paz y con dignidad, incluida la de su propio pueblo.

Los Estados Unidos piden a todas las naciones que acepten estos hechos y hagan que Irán rinda cuentas como nunca antes lo ha hecho.

Solamente entonces podremos tomar nuevos y verdaderos pasos hacia una mayor seguridad para nuestro pueblo que ama la paz y una mayor libertad para los que viven en Irán.

Gracias.


Esta traducción se proporciona como una cortesía y únicamente debe considerarse fidedigna la fuente original en inglés.
Novedades por correo electrónico
Para suscribirse a novedades o acceder a sus preferencias, ingrese abajo su información de contacto.