rss

Secretario del Departamento de Estado, Michael R. Pompeo En la Cumbre Técnica de PEPFAR con las comunidades religiosas sobre VIH

Facebooktwittergoogle_plusmail
Português Português, English English, العربية العربية, Français Français, हिन्दी हिन्दी, Русский Русский, اردو اردو

Departamento de Estado de los Estados Unidos
Oficina de la Portavoz
Para su difusión inmediata
Declaraciones
27 de noviembre de 2018

 

SECRETARIO POMPEO: Buenos días a todos. Es para mí un placer tener la oportunidad de darles la bienvenida al Departamento de Estado. Es maravilloso y estoy orgulloso de tener a tantos aliados uniendo esfuerzos con nosotros en la lucha mundial contra el VIH/SIDA.

Hace 15 años que el presidente George W. Bush creó el Plan de Emergencia del Presidente de los Estados Unidos para el Alivio del SIDA (PEPFAR, por sus siglas en inglés) como testamento para el siglo veintiuno de la preocupación de los Estados Unidos por los más vulnerables. El presidente Trump ha mantenido el compromiso con estos esfuerzos para terminar con la pandemia del SIDA.

Desde la creación de PEPFAR en el año 2003, y gracias al fuerte respaldo de tres presidentes, múltiples congresos y nuestros muchos aliados en el mundo, hemos salvado a más de 17 millones de personas. Hemos prevenido que millones adquieran el VIH y las muertes relacionadas al SIDA mundialmente se han reducido a la mitad desde que alcanzaron su máximo en el año 2004.  Dicho simplemente, la pandemia del VIH/SIDA ha pasado de un estado de crisis a uno de control.

En cada paso del trayecto, personas como ustedes, líderes, organizaciones y comunidades religiosas, han sido la piedra angular de nuestros esfuerzos. Ustedes estuvieron presentes en las comunidades más afectadas por el SIDA mucho antes de que empezara la pandemia y sabemos que ustedes continuarán allí mucho después de que la pandemia haya sido controlada. En algunas partes del mundo, las organizaciones religiosas aportan tanto como el 70 por ciento de la atención a la salud para personas que viven y han sido afectadas por el VIH/SIDA. Este es un testimonio extraordinario de su pasión, su cuidado, su compromiso y su amor por el prójimo.

El Informe sobre el Progreso de la Estrategia del PEPFAR de 2018, que publiqué en el mes de septiembre pasado, muestra los avances que hemos logrado, avances logrados juntos. Con la guía de la estrategia PEPFAR del Gobierno de Trump, hasta 13 países seriamente afectados por el VIH están preparados para controlar la epidemia dentro de los próximos dos años. Particularmente me siento orgulloso de que con esta estrategia, PEPFAR y nuestros aliados están firmemente enfocados en poblaciones frecuentemente olvidadas, inclusive mujeres y hombres jóvenes y niños.

Hoy día, también me complace anunciar los resultados más recientes del programa anual de PEPFAR. Al 30 de septiembre de este año, PEPFAR proporcionó tratamiento antirretroviral que salvó la vida a más de 14,6 millones de personas, lo cual representa un aumento de los escasos 50.000 casos que fueron tratados en África cuando el programa empezó en el año 2003.

También me complace anunciar el nuevo y extraordinario progreso logrado para controlar la epidemia en Nigeria y Etiopía. Aún no anunciamos las cifras específicas, pero Etiopía está al borde de lograr el control de la epidemia del VIH, un logro extraordinario. Nigeria puede estar más cera de controlar la epidemia del VIH de que lo que se pensó anteriormente o de lo que se pensó que era posible. Este es un esfuerzo notable. La mayoría de nigerianos que informan estar recibiendo el tratamiento para el VIH, han logrado suprimir la reproducción del virus, lo cual les permite vivir bien sin trasmitir el virus.

Hay una gran historia más que deseo compartir con ustedes esta mañana. Es una historia acerca de por qué PEPFAR es importante para todos los estadounidenses. Al dirigir los recursos hacia personas para las que los efectos del VIH son mayores, y en donde podemos lograr el mayor efecto, PEPFAR demuestra el poder de la ayuda externa de los EE.UU. cuando está vinculada con la rendición de cuentas, la transparencia, la eficiencia y la eficacia.

Muchas veces en Washington, la solución que se propone a cada problema es más dinero, sin importar si realmente soluciona el problema. Sin embargo, la inversión que pedimos a los contribuyentes que hagan en PEPFAR claramente está dando dividendos en vida y esperanza. Podemos medirlo y podemos ver su eficacia. Y todos ustedes son en gran parte responsables de ello.

Hoy, una generación que pudo haberse perdido, esta en lugar de ello prosperando y construyendo un futuro más esperanzador. PEPFAR ha sido verdaderamente uno de los grandes triunfos de los Estados Unidos en el siglo veintiuno. Estamos orgullosos de continuar con este trabajo junto a ustedes, nuestros socios de las comunidades religiosas.


Esta traducción se proporciona como una cortesía y únicamente debe considerarse fidedigna la fuente original en inglés.
Novedades por correo electrónico
Para suscribirse a novedades o acceder a sus preferencias, ingrese abajo su información de contacto.