rss

Solicitud de presupuesto para el año fiscal 2020 del Departamento de Estado y la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional

English English, Français Français, हिन्दी हिन्दी, اردو اردو, Português Português, Русский Русский

DEPARTAMENTO DE ESTADO DE LOS ESTADOS UNIDOS
Oficina de la Portavoz
Para publicación inmediata
HOJA INFORMATIVA
11 de marzo de 2019

 

 La solicitud de presupuesto para el año fiscal 2020 del Presidente propone US$ 40 mil millones para el Departamento de Estado y la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID). La solicitud de presupuesto para el año fiscal 2020 proporciona los recursos necesarios para proteger a los ciudadanos de los Estados Unidos, aumentar la prosperidad estadounidense mediante la utilización de la ayuda extranjera para crear las condiciones que permitan ampliar las oportunidades para los negocios estadounidenses, apoyar a nuestros aliados mientras se pide a otras naciones que hagan más, y avanzar en un entorno seguro, próspero al ayudar a los países a convertirse en colaboradores económicos y de seguridad autosuficientes. 

Esta solicitud de presupuesto centra los recursos en proporcionar mejores resultados para el pueblo estadounidense. Apoya la diplomacia estadounidense eficaz, da prioridad a la seguridad de las embajadas y la protección de los diplomáticos y del personal, y proporciona apoyo para colaboradores estratégicos y progreso diplomático. También hace que los programas sean más eficaces, mientras aumenta de reparto de la carga con el fin de disminuir la carga sobre los contribuyentes estadounidenses y maximizar los resultados globales. 

Con los fondos incluidos en la solicitud de presupuesto del año fiscal 2020, la diplomacia estadounidense y la ayuda extranjera se centrarán en: 

Proteger la seguridad de Estados Unidos en el país y en el extranjero: 

  • Proporcionar apoyo crítico a nuestros aliados en el Oriente Medio: Apoyar el Memorando de Entendimiento (MOU) de 10 años entre los EE.UU. e Israel, proporcionando US$ 3,3 mil millones en financiación militar extranjera para Israel. La solicitud de presupuesto reconoce la colaboración estadounidense crítica y estratégica con el apoyo a Jordania, que proporciona US$ 1,3 mil millones en ayuda económica y de seguridad, conforme a nuestro más reciente memorando de entendimiento con Jordania.  
  • Protección del personal e instalaciones estadounidenses en el extranjero: Proporcionar US$ 5,4 mil millones para la protección de nuestro personal y nuestras instalaciones del gobierno estadounidense en el extranjero. 
  • Fomento de un Indo-Pacífico libre, abierto y seguro: Proporcionar US$ 1,8 mil millones para apoyar la estrategia de Estados Unidos Indo-Pacífico para fortalecer los sistemas internacionales basado en normas; ayudar a proteger la soberanía política y económica de todas las naciones del Indo-Pacífico; apoyar las operaciones de las embajadas en el extranjero; y comprometer a las audiencias extranjeras para fortalecer las alianzas.  
  • Contrarrestar la maligna influencia de Rusia y la desinformación: Invertir US$ 661 millones en los esfuerzos para contrarrestar la maligna influencia rusa en Europa, Eurasia y Asia Central.  
  • Apoyar la transición en Venezuela: Continuar con la asistencia democrática de Venezuela e incluir flexibilidad con el fin de proporcionar fondos adicionales para apoyar una transición democrática o responder a la crisis que existe allí, incluyendo la autoridad para transferir hasta US$ 500 millones entre cuentas de ayuda exterior. 
  • Apoyar la Seguridad en la Frontera de los Estados Unidos: Proporcionar $1,2 mil millones para centrarnos en las vías ilícitas utilizadas por organizaciones criminales transnacionales para la trata de personas, el tráfico de drogas, dinero y armas desde el Hemisferio Occidental, mientras mejoramos la gobernabilidad e impulsamos las economías locales para desalentar la inmigración ilegal. Además, $3,9 mil millones en programas consulares para proteger nuestras fronteras, mediante la investigación mejorada de visados, la prevención del fraude, la mejora de los procesos de visados, y permitir la realización de negocios internacionales al facilitar los viajes legítimos al extranjero desde y hacia los Estados Unidos.  
  • Dar prioridad a los programas que contrarrestan amenazas críticas de seguridad nacional: Liderar los esfuerzos internacionales con US$ 707 millones para combatir la proliferación de armas de destrucción masiva, reforzar los esfuerzos contra el terrorismo y apoyar la eliminación de minas y la destrucción de otras armas. Esto incluye evitar que Corea del Norte, Irán y otros estados y actores terroristas adquieran armas de destrucción masiva. 
  • Apoyar a las minorías religiosas y étnicas: Proporcionar US$ 150 millones para apoyar a las minorías religiosas y étnicas perseguidas, que se están recuperando de la devastación causada por ISIS, Al Qaeda y otras organizaciones terroristas en el Oriente Medio y otras regiones.  
  • Fortalecimiento de aliados de Estados Unidos y relaciones bilaterales de seguridad: Proporcionar hasta US $8 mil millones en préstamos de financiación militar extranjera para convertir los equipos de defensa de Estados Unidos en una opción más competitiva y más asequible, aumentar las oportunidades de aliados y colaboradores para construir sus ejércitos en torno a la innovación y la calidad de los Estados Unidos. 

Renovar la ventaja competitiva de Estados Unidos para el crecimiento económico sostenido y la creación de empleo: 

  • Aprovechar la nueva Corporación Financiera de Desarrollo (DFC) Internacional de Estados Unidos: Involucrar al sector privado, a través de US$ 50 millones en inversiones y transferencias de fondos para el crecimiento económico de los puestos, las misiones y oficinas regionales del Departamento de Estado y USAID con la nueva Corporación Financiera de Desarrollo (DFC), basándose en el uso de la Autoridad de Crédito para el Desarrollo de USAID hoy. Esto servirá para fomentar la financiación del sector privado para que aliados y colaboradores hagan crecer sus economías; involucrar la participación del sector privado en los países en desarrollo para hacer avanzar los intereses de seguridad nacional de EE.UU.; y apoyar a las compañías, los empleos y las exportaciones de los EE.UU. mientras hacemos avanzar los resultados del desarrollo.  
  • Mejorar las oportunidades de inversión, inclusive para los negocios estadounidenses: Proporcionar US$ 50 millones para una nueva iniciativa Presidencial, África Próspera, para aumentar el comercio bilateral y la inversión entre los EE.UU. y sus socios africanos, fomentando la prosperidad mutua y basándonos en el enfoque del Departamento de Estado y USAID en la participación del sector privado. La solicitud también incluye US$ 70 millones para una África Energética para facilitar la inversión privada en la generación de energía y crear nuevas oportunidades para las asociaciones económicas. 

Promover el liderazgo estadounidense a través de un compromiso equilibrado: 

  • Organizaciones internacionales: Modificación de las prioridades en las inversiones en programas y organizaciones internacionales. Con la solicitud de US$ 2,1 mil millones, el Presupuesto financia plenamente estas organizaciones críticas para nuestra seguridad nacional, pero hace recortes o reducciones en aquellas cuyos resultados no están claros, cuyo trabajo no afecta directamente a nuestros intereses de seguridad nacional, o para las que la carga financiera no está compartida de manera justa entre los miembros. El Departamento de Estado continuará trabajando con las organizaciones internacionales, incluyendo la ONU, para reducir costos, mejorar la eficacia y compartir la carga de financiación de manera más justa. 
  • Liderar programas de salud mundial: Proporcionar US$ 6,3 mil millones para apoyar el liderazgo de Estados Unidos en la promoción de la salud mundial, así como a través del Plan de Emergencia del Presidente de los Estados Unidos para el Alivio del SIDA (PEPFAR); el Fondo Mundial de Lucha contra el SIDA, la Tuberculosis y la Malaria; la Iniciativa del Presidente contra la Malaria; y las actividades globales de seguridad de la salud al mismo tiempo que apoyamos los esfuerzos para ayudar a los países colaboradores para generar sus propias capacidades. El presupuesto financia totalmente la Estrategia PEPFAR del Gobierno para Acelerar el Control de la Epidemia del VIH/SIDA (2017-2020), que mantendrá todos los pacientes actuales en el tratamiento y continuará con la posición de Estados Unidos como principal donante mundial para el VIH/SIDA. Además, el presupuesto enfatiza el reparto de la carga con otros donantes, en particular mediante una nueva promesa equiparada para la próxima sexta reposición del Fondo Mundial. La solicitud de presupuesto propone que se equipare US$ 1 por cada US$ 3 comprometidos por otros donantes, alentando a otros donantes a incrementar su compromiso y permitir una reposición más grande. 
  • Proveer liderazgo en respuesta a las crisis humanitarias: Solicitar US$ 6,3 mil millones para ayuda humanitaria (incluido el reasentamiento) permitirá que EE.UU. siga siendo el mayor donante individual. En combinación con los recursos remanentes, los niveles medios del programa para 2019 y 2020 mantendrían el nivel más alto de programación de asistencia humanitaria anual de Estados Unidos que nunca.  
  • Abordar las causas de las recurrentes crisis alimentarias: Proporcionar US$ 492 millones para programas de seguridad alimentaria que permitan avanzar en el desarrollo agrícola para mejorar el crecimiento económico y reducir la malnutrición, así como US$ 123 millones para fortalecer la capacidad de resistencia a las crisis recurrentes, aprovechando las contribuciones de inversión privada, de los donantes y de los países anfitriones.  
  • Informar a la opinión extranjera e involucrar al público extranjero: Fomentar las metas de política exterior de EE.UU. proporcionando US$ 511 millones para programas de Diplomacia Pública (PD) para informar a la opinión extranjera. Los programas PD ayudan a contrarrestar la desinformación sobre los EE.UU. y su política exterior y fortalecen las relaciones entre los estadounidenses y el público extranjero. 

Garantizar la efectividad y responsabilización del contribuyente estadounidense: 

  • Optimizar los resultados de la asistencia humanitaria: Consolidar la implementación de toda la ayuda humanitaria en el extranjero en USAID y por medio de una nueva cuenta de créditos más flexible, responder con mayor eficacia y sin interrupciones a la evolución de las necesidades humanitarias, lograr reformas óptimas de la ONU, inducir a otros donantes a contribuir su parte justa, y resolver las crisis en curso. Esta reestructuración se basa las fortalezas comparativas del Departamento de Estado y USAID, bajo una nueva estructura de liderazgo doble de alto nivel del Departamento de Estado y USAID bajo la autoridad del Secretario de Estado. El Departamento de Estado seguirá implementando el Programa de Admisión de Refugiados en su cuenta existente. 
  • Modernización de la tecnología de la información: Invertir US$ 311 millones para la modernización de la tecnología de la información del Departamento de Estado, incluyendo los servicios móviles y basados en la nube, incluyendo nuevas capacidades digitales, para proporcionar a nuestros empleados mayor movilidad. 
  • Promover la autonomía a través de la movilización ampliada de recursos internos: Equipar y desafiar a los países para movilizar y gestionar sus recursos nacionales públicos y privados con mayor eficacia, con el aprovechamiento de otras fuentes de financiación disponibles y la dirección sostenible de su propio desarrollo.  
  • Reforzar la autonomía económica global de las mujeres: Empoderar a las mujeres para participar plenamente en la economía formal de las naciones socias en todo el mundo, proporcionando US$ 100 millones en apoyo de la Iniciativa para el Desarrollo Global y la Prosperidad de las Mujeres.  
  • La diversificación de nuestra base de colaboración de Estados Unidos: Dedicar US$ 20 millones para una Nueva Iniciativa de Colaboraciones que aumentará el impacto y progreso de los países a través de colaboraciones de adaptación para la asistencia extranjera. 
  • Fomentar la aplicación de las reformas del gobierno de Estados Unidos para mejores resultados de desarrollo y diplomacia: Apoyar una reorganización estructural principal de USAID para fortalecer las capacidades básicas, aumentar la eficiencia y reducir los costos.  

Para obtener más información: 


Esta traducción se proporciona como una cortesía y únicamente debe considerarse fidedigna la fuente original en inglés.
Novedades por correo electrónico
Para suscribirse a novedades o acceder a sus preferencias, ingrese abajo su información de contacto.