rss

Con el Representante especial para Venezuela, Elliott Abrams

English English, Français Français, Português Português, Русский Русский

Departamento De Estado De Los Estados Unidos
Oficina de la Portavoz
Para su divulgación inmediata
25 de junio de 2019
Sala de Prensa
Washington D.C.

 

SR. PALLADINO: Gracias por haber venido. Tenemos la suerte de tener hoy con nosotros al representante especial para Venezuela Elliott Abrams. El Sr. Abrams hará algunos comentarios preliminares y luego responderá algunas preguntas. Adelante.

SR. ABRAMS: Muchas gracias. Gracias. Buenos días. Tengo varios comentarios para hacer sobre la situación. En primer lugar, la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, estuvo en Caracas la semana pasada. Hay más de 715 presos políticos y militares retenidos arbitrariamente en Venezuela, y esperamos que los representantes de la Alta Comisionada, que están actualmente en Venezuela y que se quedaron luego de su partida, visiten las principales cárceles del país y puedan ver a presos políticos. Y esperamos que su informe, que tiene como plazo el 5 de julio, ponga de manifiesto la cruenta verdad sobre lo que las víctimas del régimen padecen a diario. Esperamos que en el informe se inste, como lo han hecho tantas democracias del mundo, a que se lleven a cabo elecciones libres como factor central para la solución de la crisis en Venezuela.

Quisiera decir una cosa con respecto a la situación humanitaria: en vez de atender o preocuparse por los millones de ciudadanos en situación de pobreza, enfermos o hambrientos, el régimen de Maduro está gastando millones de dólares en adquisiciones militares. Recientemente, tomamos conocimiento de una compra de uniformes militares por US$ 38 millones. En mayo, Venezuela firmó con Rusia un contrato de defensa aérea por valor de US$ 209 millones para reparar un sistema de defensa aéreo, comprar nueve aviones de combate Sukhoi y adquirir ocho helicópteros de transporte. El régimen también sigue dando asistencia exterior a Cuba, país al que proporciona petróleo sin ningún pago a cambio, a menos que se considere como pago el aparato de inteligencia represivo, gestionado por cerca de 2.500 agentes cubanos, que Cuba mantiene en Venezuela para sostener al régimen en el poder.

Ayer, llegaron a Caracas aeronaves militares rusas que, según sostiene Rusia, transportaban a técnicos que brindarían servicio a sistemas armamentísticos vendidos anteriormente. Lo que sí sabemos es que no llevaban ningún tipo de asistencia humanitaria. Y ahora mismo, el buque hospital USNS Comfort se dirige al Caribe y América del Sur y hará paradas en varios puertos con el fin de llevar asistencia médica a refugiados venezolanos y residentes locales, mientras que Rusia envía a su buque de guerra Gorshkov y más técnicos militares a Venezuela.

Dentro de Venezuela, el régimen de Maduro sigue socavando las instituciones democráticas, perpetrando violaciones de derechos humanos y propagando la corrupción generalizada y desenfrenada. El régimen de Maduro sigue destruyendo la economía. Incluso funcionarios rusos y chinos han manifestado frustración por las malas decisiones que ha tomado Maduro. Resulta muy evidente que Maduro no está en condiciones de resolver las múltiples crisis que atraviesa Venezuela.

La última institución democrática que queda en Venezuela es la Asamblea Nacional; sin embargo, ahora hay 20 diputados de dicha institución que han sido privados de su inmunidad. Más de una decena se han visto obligados a exiliarse y dos han sido detenidos arbitrariamente. El régimen trabaja en forma metódica para destruir al parlamento democráticamente electo de Venezuela. Por ende, pedimos a las naciones del Grupo de Lima, el Grupo Internacional de Contacto, los miembros de la Unión Europea y, de hecho, a todas las democracias que apoyen a la Asamblea Nacional y denuncien la persecución sistemática por parte del régimen.

Este es uno de los motivos por los cuales es absurdo el argumento de que Maduro puede seguir en la presidencia y presidir elecciones libres y una transición a la democracia. Estos ataques a la única institución democrática que queda en Venezuela son otra prueba de que no se puede confiar en que el régimen de Maduro organice elecciones libres y justas.

El presidente interino Juan Guaidó sigue viajando por el país distribuyendo asistencia humanitaria, organizando clínicas de salud y propagando un importante mensaje: que él aspira a una transición democrática pacífica. Las fuerzas de seguridad de Maduro reprimen a los venezolanos que reclaman un futuro mejor y censuran las comunicaciones vinculadas con Guaidó. Pero no han podido impedir que se congreguen multitudes cuando el presidente interino Guaidó viaja por el país. Estos actos han sido multitudinarios e impactantes; por ejemplo, los que tuvieron lugar recientemente en ciudades como Barinas, la localidad natal de Hugo Chávez, y ciudades que anteriormente fueron bastiones chavistas. Apoyamos las iniciativas del presidente interino Guaidó. El obstáculo a la posibilidad de una resolución pacífica sigue siendo la negativa de Maduro a dar un paso al costado.


Esta traducción se proporciona como una cortesía y únicamente debe considerarse fidedigna la fuente original en inglés.
Novedades por correo electrónico
Para suscribirse a novedades o acceder a sus preferencias, ingrese abajo su información de contacto.