rss

Refutar mitos sobre INF: Contrarrestar la propaganda rusa acerca del Tratado de INF

English English, Français Français, Português Português, Русский Русский, العربية العربية

Departamento de Estado de los Estados Unidos
Ficha informativa
Oficina de Control de Armas, Verificación y Cumplimiento
30 de julio de 2019

 


Mito ruso: La demostración por parte de Rusia del misil 9M729 el 23 de enero de 2019 dejó probado que el sistema cumple con el Tratado sobre las Fuerzas Nucleares de Rango Intermedio y que Rusia está actuando con transparencia.

Hecho: La supuesta “demostración” que Rusia llevó a cabo el 23 de enero de 2019 de lo que, según dijo, constituía el lanzador y receptáculo del 9M729, no cambia el hecho de que el sistema constituye una violación del Tratado sobre las Fuerzas Nucleares de Rango Intermedio (INF), pues ha sido probado en distancias que están prohibidas por el tratado. Estados Unidos y la mayoría de nuestros aliados en la OTAN no estuvieron presentes en esta sesión informativa, pues todos pudimos ver claramente de qué se trataba: era otro intento de generar confusión simulando transparencia. La “demostración” estuvo completamente controlada por Rusia. No hay nada que Rusia pueda decir o mostrar para cambiar el hecho de que Rusia ya ha puesto a prueba misiles de crucero 9M729 en distancias superiores a los 500 kilómetros, lo cual transgrede el Tratado sobre las Fuerzas Nucleares de Rango Intermedio. Estados Unidos brindó a Rusia por escrito un marco ilustrativo de los pasos que debería dar para volver a estar en situación de cumplimiento y salvar el Tratado sobre las Fuerzas Nucleares de Rango Intermedio. Solamente la destrucción total y verificable de los misiles 9M729 de Rusia, sus lanzadores y otros equipos asociados podrá disipar las inquietudes de los Estados Unidos.

Mito ruso: Rusia tiene interés en dialogar sobre el tratado, pero Estados Unidos no está interesado.

Hecho: Estados Unidos ha dedicado más de seis años a dialogar con la Federación Rusa para intentar resolver el incumplimiento de Rusia. Antes de la suspensión de EE.UU. de sus obligaciones el 2 de febrero, Estados Unidos destacó el incumplimiento por parte de Rusia del Tratado sobre las Fuerzas Nucleares de Rango Intermedio en más de 30 interacciones, incluso ante los más altos niveles de gobierno. Estados Unidos ha convocado seis reuniones de expertos técnicos para analizar la violación del Tratado sobre las Fuerzas Nucleares de Rango Intermedio por parte de Rusia desde 2014. Esto incluyó dos reuniones de la Comisión Especial de Verificación, el órgano creado en virtud del tratado que se ocupa de abordar consideraciones relativas a cumplimiento, en noviembre de 2016 y diciembre de 2017, y cuatro encuentros bilaterales de expertos técnicos de EE.UU. y Rusia realizados en septiembre de 2014, abril de 2015, junio de 2018 y enero de 2019. En cada una de esas reuniones, Estados Unidos interpeló a Rusia con respecto a la irregularidad del misil, exhortó al país a retomar el cumplimiento y subrayó la índole crítica de nuestras preocupaciones. Sin embargo, en respuesta a esto solo hubo confusión, falsedades y negaciones. En los últimos seis meses, altos funcionarios estadounidenses siguieron conversando sobre el tema de INF con sus homólogos rusos, como por ejemplo el secretario de Estado Pompeo en Sochi el 14 de mayo de 2019 y el Diálogo de Seguridad Estratégica que tuvo lugar el 17 de julio de 2019, en el cual el vicesecretario de Estado Sullivan encabezó la delegación interinstitucional estadounidense.

Mito ruso: Dimos a los estadounidenses información bien detallada acerca de cuándo y en qué distancias se habían realizado pruebas de este misil.

Hecho: Durante más de cuatro años Rusia negó la existencia del misil y no brindó información al respecto, pese a que Estados Unidos proporcionó a Rusia la ubicación de las pruebas y los nombres de las empresas involucradas en el desarrollo y la producción del misil. Recién después de que anunciamos en forma pública la designación rusa del sistema misilístico, Rusia admitió que el misil existía y, desde entonces, ha cambiado su versión aseverando que el misil no puede alcanzar distancias de más de 500 kilómetros. Rusia sostiene que no está obligada a brindar a Estados Unidos más información sobre el misil, su capacidad o sus antecedentes de prueba para respaldar la aseveración rusa de que el misil cumple con lo establecido en el tratado. A pesar de esta falta de claridad, Rusia afirma que desea preservar el tratado.

En los últimos seis años, Estados Unidos ha presentado a Rusia varias series de preguntas, que siempre abordaron los mismos hechos relativos a la violación continua de la que Rusia se niega a hablar. Rusia se ha negado a responder a preguntas clave de EE. UU. sobre su misil irregular. En primer lugar, los rusos sostuvieron que no podían identificar el misil señalado por Estados Unidos, pese a que EE.UU. proporcionó abundante información sobre sus características e historial de pruebas. Recién más tarde, cuando Estados Unidos obligó a Rusia a reconocer la existencia del misil al difundir públicamente el designador ruso, los rusos sostuvieron que el misil no estaba abarcado por el Tratado sobre las Fuerzas Nucleares de Alcance Intermedio debido a que su alcance no excedía los 500 km. Rusia afirma hora que no está obligada a brindar información adicional sobre este misil.

Mito ruso: Estados Unidos desea iniciar una nueva carrera armamentística.

Hecho: La realidad es que la Federación Rusa está produciendo y emplazando una nueva capacidad ofensiva que se encuentra prohibida por el Tratado sobre las Fuerzas Nucleares de Rango Intermedio. Estados Unidos no está haciendo esto. La situación actual no ocurre porque Estados Unidos la haya preferido o provocado. La responsabilidad recae claramente en Rusia. Como lo señaló el secretario general de la OTAN Jens Stoltenberg el 2 de abril de 2019, en un discurso ante el Congreso de Estados Unidos, “la posición de la OTAN está unificada y es clara. Rusia está violando el Tratado sobre las Fuerzas Nucleares de Alcance Intermedio. No hay nuevos misiles estadounidenses en Europa. Pero sí hay nuevos misiles rusos”. Estados Unidos no está empezando una carrera armamentística.

Además, es el presidente de Rusia Vladimir Putin quien ha priorizado un programa masivo de rearme, quien pregonó el desarrollo de cinco nuevas armas nucleares ofensivas estratégicas en marzo de 2018, quien periódicamente se refiere al valor de las armas nucleares de Rusia, y quien abiertamente amenaza con atacar a Europa con misiles rusos.

Mito ruso: Estados Unidos está haciendo trampa, no Rusia.

Hecho: Estados Unidos cumple con sus obligaciones en virtud del Tratado de INF y los Aliados confirmaron esto, más recientemente en una declaración emitida por los Ministros de Relaciones Exteriores de la OTAN el 4 de diciembre de 2018. Rusia no está cumpliendo y ha hecho caso omiso de los reclamos de transparencia planteados por Estados Unidos y Europa. A diferencia de la negativa de Rusia a responder a las preguntas fundamentales de EE.UU. sobre el SSC-8/9M729, Estados Unidos ha brindado a Rusia información detallada en la que explica por qué EE.UU. cumple con el Tratado de INF. Estados Unidos incluso ha presentado parte de esta información en forma pública, por ejemplo, en una ficha informativa publicada en la página web del Departamento de Estado.

Mito ruso: Estados Unidos está socavando la seguridad europea.

Hecho: Rusia está socavando la seguridad europea con su misil que resulta violatorio del Tratado de INF, y que se desarrolló específicamente con la intención de destruir metas militares y económicas clave europeas y de coaccionar a los gobiernos de la OTAN. Como lo ha señalado el secretario general de la OTAN Stoltenberg: “El problema es el posicionamiento de nuevos misiles rusos. No hay nuevos misiles estadounidenses en Europa, pero sí hay más misiles rusos con capacidad para llevar ojivas nucleares, y esos misiles ponen en jaque el Tratado de INF”.

La intención de Rusia de debilitar la seguridad europea y rechazar las normas internacionales violando un acuerdo principal sobre control de armas no es algo que debería sorprendernos. La violación del Tratado de INF es coincidente con un patrón alarmante de actividades rusas temerarias que incluyen su intención de anexar Crimea, un intento de golpe de Estado en Montenegro, múltiples ciberataques y ataques, injerencia en elecciones occidentales y la tentativa de asesinato de Sergey y Yulia Skripal con un agente nervioso de grado militar en el territorio de un aliado de la OTAN.

Mito ruso: Estados Unidos está abandonando el control de armas.

Hecho: Como se señala en la Revisión de la Postura Nuclear de 2018, Estados Unidos tiene la determinación de llevar adelante las acciones de control de armas que fomenten la seguridad de EE.UU., los aliados y socios; sean verificables y exigibles; e incluyan a socios que cumplan de manera responsable con sus obligaciones. Un tratado sobre control de armas que limite únicamente a una parte, mientras la otra lo viola impunemente, no es un instrumento eficaz para que estemos más seguros. Más bien, atenta contra la esencia misma del control de armas como herramienta para mejorar nuestra seguridad colectiva. Estados Unidos está actuando para preservar el rol del control de armas de reducir el riesgo de guerras y evitar una competencia militar innecesaria y desestabilizante.

Mito ruso: Estados Unidos está inventando sus señalamientos contra Rusia como excusa para salirse del tratado.

Hecho: La Federación Rusa está produciendo y emplazando una nueva capacidad ofensiva que se encuentra prohibida por el Tratado de INF. La Federación Rusa creó este problema, no Estados Unidos. Estados Unidos ha sostenido desde hace tiempo que un Tratado de INF en el que todas las partes cumplan con lo acordado contribuye a la seguridad y la estabilidad mundial. Estados Unidos ha conversado sobre esta violación con Rusia por más de seis años, en un intento por persuadir a Rusia de retomar el cumplimiento del tratado. También hemos señalado desde hace tiempo que la situación actual es insostenible y que nuestra paciencia tiene límites. Lamentablemente, Rusia no ha adoptado medidas significativas para resolver este problema. o


Esta traducción se proporciona como una cortesía y únicamente debe considerarse fidedigna la fuente original en inglés.
Novedades por correo electrónico
Para suscribirse a novedades o acceder a sus preferencias, ingrese abajo su información de contacto.