rss

Declaraciones del Presidente Trump en el Evento de las Naciones Unidas Sobre Libertad Religiosa

Français Français, English English, العربية العربية, Português Português, Русский Русский, اردو اردو

Secretaría de Prensa
23 de septiembre de 2019
Sede de las Naciones Unidas
Nueva York, Nueva York

 

11:47 horas (hora del Este)

Eso es muy agradable. Muchísimas gracias. Eso es muy agradable. Y quiero dar las gracias a Mike. Hoy, es un verdadero honor ser el primer Presidente de Estados Unidos en ser anfitrión de una reunión en las Naciones Unidas sobre libertad religiosa. Y es un honor. Hace tiempo que debería haberse hecho. Y me sorprendió cuando me dieron esa estadística de que yo sería el primero. Eso es muy triste, en muchos sentidos. Y es estupendo estar con ustedes.

Quiero agradecer al vicepresidente Pence por el excelente trabajo que está haciendo. Ha sido un representante fantástico y valioso de nuestro país.

Del mismo modo, el secretario Mike Pompeo, la embajadora Kelly Craft, el secretario Ross, el secretario Mnuchin y el embajador Sam Brownback, gracias a todos por acompañarnos hoy. Y tenemos a otros representantes de nuestro gabinete y de la administración en la sala. Hemos hecho mucho.

No se habla lo suficiente de la “Enmienda Johnson”, pero estoy muy orgulloso de decir que hemos borrado la “Enmienda Johnson” en nuestro país para que ahora podamos escuchar a las personas a las que queremos escuchar: líderes religiosos; sin recriminarlos. Es algo muy importante, y lo dije al principio y lo digo ahora: Es algo de lo que estoy muy orgulloso.

También estamos agradecidos de que el secretario general de la ONU, António Guterres, pueda estar aquí, junto con muchos de sus amigos y mis amigos, líderes mundiales. He llegado a conocer a muchos de ellos, y me imagino que tú los conoces a todos. Me lo imagino. Si no es así, no estás haciendo tu trabajo. (Risas.)

Y también quiero agradecer a mi hija Ivanka por estar aquí. Ella trabaja tan duro en todas las cosas que son muy importantes para los que están aquí en este salón. Así que, gracias, Ivanka, por estar aquí. (Aplausos.)

Estados Unidos está fundado en el principio de que nuestros derechos no provienen del gobierno, sino de Dios. Esta verdad inmortal se proclama en nuestra Declaración de Independencia y se consagra en la Primera Enmienda a la Declaración de Derechos de nuestra Constitución. Nuestros Fundadores entendieron que ningún derecho es más fundamental para una sociedad pacífica, próspera y virtuosa que el derecho a seguir las propias convicciones religiosas.

Lamentablemente, la libertad religiosa de la que disfrutan los ciudadanos estadounidenses es rara en el mundo. Aproximadamente el 80 por ciento de la población mundial vive en países donde la libertad religiosa está amenazada, restringida o incluso prohibida. Y cuando oí ese número, dije: “Por favor, vuelve y compruébalo, porque es imposible que sea correcto”. Y, tristemente, lo era. Ochenta por ciento.

Mientras hablamos aquí, judíos, cristianos, musulmanes, budistas, hindúes, sijs, yazidis y muchas otras personas de fe están siendo encarcelados, sancionados, torturados e incluso asesinados, a menudo a manos de su propio gobierno, simplemente por expresar sus profundas creencias religiosas. Es difícil de creer.

Hoy, con una voz clara, los Estados Unidos de América exhortan a las naciones del mundo a poner fin a la persecución religiosa. (Aplausos.)

Para detener los crímenes contra las personas de fe, liberar a los prisioneros de conciencia, derogar las leyes que restringen la libertad de religión y credo, proteger a los vulnerables, a los indefensos y a los oprimidos, Estados Unidos apoya a los creyentes de todos los países que sólo piden la libertad de vivir de acuerdo con la fe que tienen en sus propios corazones.

Como Presidente, proteger la libertad religiosa es una de mis mayores prioridades y siempre lo ha sido. El año pasado, nuestro secretario de Estado, Mike Pompeo, fue el anfitrión de la primera Reunión ministerial para promover la libertad religiosa internacional.

En la reunión ministerial de este año, el secretario Pompeo anunció planes para crear la Alianza Internacional para la Libertad Religiosa, una asociación de naciones con ideas afines dedicadas a enfrentar la persecución religiosa en todo el mundo.

He nombrado a un enviado especial para vigilar y combatir el antisemitismo. Estamos defendiendo a casi 250 millones de cristianos en todo el mundo que son perseguidos por su fe.  Se calcula que 11 cristianos son asesinados todos los días por lo siguiente; quiero decir, sólo piensen en esto: Once cristianos al día, por seguir las enseñanzas de Cristo. ¿Quién iba a pensar que eso es posible en estos tiempos? ¿Quién pensaría que es posible?

Hoy está con nosotros el pastor Andrew Brunson, que estuvo encarcelado en Turquía durante un largo período de tiempo. El año pasado, mi administración estuvo encantada de traerlo de vuelta a casa después de una negociación muy corta y respetuosa con un hombre muy fuerte, y un hombre que se ha convertido en amigo mío, afortunadamente, el presidente Erdoğan de Turquía.

Llamé al Presidente y le dije: “Es un hombre inocente”. Han estado tratando de sacar a Andrew por mucho tiempo…. administración anterior. No creo que se esforzaran demasiado, desafortunadamente.

Pero quiero agradecer al presidente Erdoğan, y quiero agradecerle a usted, Pastor, por estar aquí con nosotros hoy. ¿Dónde está Andrew? ¿Está en algún lugar por aquí? Gracias, Andrew.  (Aplausos.)

Hicimos un buen trabajo con esa negociación, Andrew. Has vuelto. No fue fácil. No fue muy bonito. Pero has vuelto. Y estamos orgullosos de ti. Tienes una gran familia. Y el amor, cuando Andrew regresó, el amor de tanta gente, fue – en realidad, no había visto nada parecido.

Así que, felicitaciones. Y entiendo que estás haciendo un trabajo fantástico con tu familia.  Muchísimas gracias. Gracias, Andrew.  (Aplausos.)

Y también quiero agradecer a Franklin Graham porque ha sido tan decisivo en todo lo que estamos haciendo. Ha hecho un trabajo increíble de muchas maneras diferentes, incluyendo inundaciones y huracanes. Y cada vez que voy, veo a Franklin allí. Siempre está ahí antes que yo. No sé cómo llega allí antes que yo. Algún día le ganaré. Pero siempre está en estos lugares de… en realidad, zonas de desastre. Él está ahí mismo con un increíble, gran equipo de voluntarios que son simplemente increíbles. Muchísimas gracias. Y, CeCe, muchas gracias.  (Aplausos.) Muchas gracias. Y, Paula White, muchas gracias.

En julio, me reuní con los sobrevivientes de la persecución religiosa en la Casa Blanca. Y nos sentimos honrados de que muchos de ellos también puedan estar aquí hoy. Algunas de estas personas sufrieron como resultado de la persecución auspiciada por el Estado; otras, a manos de terroristas y criminales. No importa el caso, Estados Unidos siempre será una voz para las víctimas de la persecución religiosa en todas partes. No importa a donde vayan, tienen un lugar en los Estados Unidos de América. ¿Puedo pedirle a esas personas que se pongan de pie, por favor? Por favor, levántense. (Aplausos.) Gracias. Muchísimas gracias.

En los últimos tiempos, el mundo también ha sido testigo de actos devastadores de violencia en lugares sagrados de culto. En 2016, un sacerdote católico de 85 años de edad fue asesinado cruelmente mientras celebraba la misa en Normandía, Francia. El año pasado, Estados Unidos sufrió horribles ataques antisemitas contra judíos estadounidenses en sinagogas de Pensilvania y California. En marzo, los musulmanes que rezaban con sus familias fueron asesinados sádicamente en Nueva Zelanda. El domingo de Pascua de este año, terroristas bombardearon iglesias cristianas en Sri Lanka, matando a cientos de fieles. ¿Quién creería esto posible?

Estos ataques malvados son una lesión a toda la humanidad. Todos debemos trabajar juntos para proteger a las comunidades de todas las religiones. También instamos a todos los países a que aumenten el enjuiciamiento y castigo de los delitos contra las comunidades religiosas.  No puede haber un crimen más grande que ese. Esto incluye medidas para prevenir la destrucción intencional de sitios y reliquias religiosas. Hoy, la administración Trump dedicará 25 millones de dólares adicionales para proteger la libertad religiosa así como lugares y reliquias religiosas.

También nos complace contar hoy con la asistencia de muchos de los socios de la comunidad empresarial, ya que anunciamos una iniciativa muy importante.

Estados Unidos está formando una coalición de empresas estadounidenses para la protección de la libertad religiosa. Es la primera vez que se hace. Esta iniciativa alentará al sector privado a proteger a las personas de todas las religiones en el lugar de trabajo. Y el sector privado tiene un liderazgo brillante. Y es por eso que algunas de las personas en esta sala están entre los hombres y mujeres más exitosos de la Tierra. Saben cómo se hacen las cosas y saben cómo hacerse cargo. Y están con nosotros por primera vez, hasta este punto. Por primera vez. Y es un honor tenerles en la sala. Grandes líderes de negocios, grandes personas con fuerza.

Con demasiada frecuencia, las personas en posiciones de poder predican la diversidad mientras silencian, rechazan o censuran a los fieles. La verdadera tolerancia significa respetar el derecho de todas las personas a expresar sus profundas creencias religiosas.

Antes de concluir, quiero dar las gracias una vez más a todos los supervivientes de la sala por su valentía y resistencia. Son una inspiración para el mundo. Nos recuerdan que ninguna fuerza en la Tierra es más fuerte que la fe de los creyentes religiosos. Los Estados Unidos de América permanecerán para siempre a su lado y al lado de todos los que buscan la libertad religiosa.

Hoy, pido a todas las naciones que se unan a nosotros en este urgente deber moral. Pedimos a los gobiernos del mundo que honren el derecho eterno de cada persona a seguir su conciencia, vivir según su fe y glorificar a Dios. Estados Unidos tiene un papel vital en esta misión crítica.

El secretario general Guterres compartirá ahora algunas palabras sobre los esfuerzos de la ONU para promover la libertad religiosa para todos. Y ha sido un defensor precisamente de lo que estamos tratando en esta sala.

Así que quiero agradecerles a todos por estar aquí. Que Dios les bendiga. Dios bendiga a los fieles. Y que Dios bendiga a Estados Unidos. Muchísimas gracias. (Aplausos.) Gracias.

FIN 11:58 horas (hora del Este)


Esta traducción se proporciona como una cortesía y únicamente debe considerarse fidedigna la fuente original en inglés.
Novedades por correo electrónico
Para suscribirse a novedades o acceder a sus preferencias, ingrese abajo su información de contacto.