rss

SESIÓN INFORMATIVA ESPECIAL POR VÍA TELEFÓNICA Subsecretaria interina Carol Thompson O’Connell Oficina de Población, Refugiados y Migración Y subsecretaria adjunta Carrie Filipetti Oficina de Asuntos del Hemisferio Occidental

English English

Departamento de Estado de los Estados Unidos
Para su divulgación inmediata
31 de octubre de 2019

 

Moderador: Damas y caballeros, gracias por esperar y bienvenidos a la conferencia telefónica sobre la UE y Venezuela. En este momento, todos los participantes están en el modo que permite únicamente escuchar. Más tarde realizaremos una sesión de preguntas y respuestas, y en ese momento les transmitiremos las instrucciones.

Quisiera recordarles que la conferencia de hoy está siendo grabada.

Quisiera ahora pasar la conferencia al Departamento de Estado. Adelante, por favor.

Moderador: Buenas tardes a todos desde el Departamento de Estado de los EE.UU. Quisiera dar la bienvenida a todos los participantes que se han comunicado de todo el mundo. Hoy nos acompaña Carol Thompson O’Connell, subsecretaria interina de Estado para la Oficina de Población, Refugiados y Migración; y Carrie Filipetti, subsecretaria adjunta de Estado para Cuba y Venezuela de la Oficina de Asuntos del Hemisferio Occidental y representante especial adjunta para Venezuela.

La subsecretaria interina O’Connell y la subsecretaria adjunta Filipetti analizarán la conferencia sobre Venezuela auspiciada por la UE que tuvo lugar el 29 de octubre, el 28 y 29. Empezaremos con algunos comentarios de nuestras oradoras y luego podrán hacer preguntas.

La llamada de hoy es de atribución y durará cerca de 30 minutos. Y, dicho estoy, doy la palabra a la subsecretaria interina O’Connell para que haga unas primeras declaraciones.

Subsecretaria interina O’Connell: Buenos días a todos. Es muy grato poder hablar hoy con ustedes. Soy Carol Thompson O’Connell y estoy a cargo de la Oficina de Población, Refugiados y Migración del Departamento de Estado. Trabajamos para promover el liderazgo estadounidense en los asuntos humanitarios.

Estados Unidos se enorgullece de ser líder en materia de asistencia humanitaria. En el Año Fiscal 2019, Estados Unidos aportó cerca de US$ 9300 millones a la respuesta ante diversas crisis a nivel global… perdón, a la respuesta ante crisis humanitarias, y hemos sido… somos el mayor país contribuyente del mundo. Perdón.

Estados Unidos también ha sido el mayor donante de fondos en respuesta a la crisis venezolana. Durante mi paso por Bruselas, anuncié más de US$ 10 millones en asistencia adicional económica y para el desarrollo, que se destinará a tratamiento del VIH/sida, vacunas fundamentales y apoyo a actividades contra la trata de personas. Esta asistencia es adicional a los casi US$ 119 millones de asistencia humanitaria que anunció el secretario de Estado Pompeo, a fines de septiembre. El volumen total de la respuesta del Gobierno estadounidense a la crisis es superior a US$ 650 millones, de los cuales casi US$ 473 millones corresponden a asistencia humanitaria vital para atender las necesidades de personas afectadas por esta crisis y promover la estabilidad en Venezuela y la región en general.

Casi 4,5 millones de ciudadanos venezolanos han huido de su país debido a las acciones del régimen de Maduro. Estados Unidos trabaja con socios internacionales y no gubernamentales para complementar los esfuerzos de los gobiernos que acogen a estos refugiados venezolanos. Nuestra asistencia brinda refugio temporario y acceso a alimentos, agua, instalaciones sanitarias y otras necesidades esenciales. Nuestra asistencia también incrementa la capacidad de las autoridades regionales de asilo y brinda apoyo legal a solicitantes de asilo venezolanos. Nuestros programas contribuyen además a ayudar a los venezolanos a integrarse en las comunidades de acogida, posibilitando que encuentren empleo y accedan a educación y atención de la salud.

Visité recientemente Colombia, donde pude ver nuestra asistencia en acción, que se destina a refugiados venezolanos que han huido hacia Colombia. En una escuela colombiana, conocí niños y niñas que pueden asistir a clases y recibir una educación, puesto que el acceso a la educación brinda esperanzas y ayuda a los niños a encontrar estabilidad y un sentido de normalidad en situaciones sumamente difíciles. También pude participar en el anuncio de fondos por US$ 24,5 millones para Education Cannot Wait, en conjunto con USAID. En septiembre nos asociamos con LEGO Foundation. Como lo señalé precedentemente, al invertir en el futuro de niños y niñas vulnerables, mejoramos su salud y su bienestar, lo cual puede mejorar significativamente la calidad de vida de todas las personas en la comunidad.

Cuando estuve en Colombia también visité un albergue donde conocí a familias venezolanas que dejaron todo lo que tenían para poder sobrevivir. Nuestra asistencia brinda protección y espacios seguros a familias, niños y niñas y personas vulnerables en el contexto de esta crisis.

Nos preocupa que todavía haya áreas no cubiertas en la respuesta a la crisis. Escuchamos señalamientos de violencia de género contra mujeres y riesgo de trata de personas en la frontera venezolana. Persiste el peligro de que se discrimine a venezolanos que buscan trabajo, albergue y atención de la salud. A medida que numerosos países de la región se convierten en un destino final para los venezolanos, la respuesta debe ofrecer posibilidades de integración en el largo plazo y asistencia para el desarrollo, además de asistencia humanitaria inmediata.

Consideramos positivos los esfuerzos del Grupo del Banco Mundial y del Banco Interamericano de Desarrollo para invertir en la región y creemos que es importante que se incluya al sector privado, a la diáspora y a la sociedad civil venezolana en la región, es decir, a los actores clave.

También agradecemos a nuestros socios europeos por su respuesta a la crisis y los instamos a incrementar la ayuda que brindan al pueblo venezolano en respuesta a la tiranía del régimen de Maduro.

Aunque todavía queda mucho por hacer, tenemos gran expectativa en los llamados de ustedes esta mañana para poner de manifiesto esta crisis que no ha terminado.

Moderador: Gracias, subsecretaria O’Connell.

Ahora le damos la palabra a la subsecretaria adjunta Filipetti.

Subsecretaria adjunta Filipetti: Muchas gracias. Quisiera reiterar el agradecimiento de la subsecretaria O’Connell a todos ustedes por participar. Creo que es importante que nos enfoquemos en lo que acaba de ocurrir en Bruselas.

La conferencia que fue auspiciada por la UE, la OIM y ACNUR resultó sumamente útil y productiva y creo que puso de manifiesto dos puntos realmente cruciales. El primero es que se trata de una crisis global para la que se necesita y puede esperarse una solución global. Las intervenciones de numerosos países europeos y también latinoamericanos dejaron en claro que no vamos a abandonar al pueblo de Venezuela. Si bien no se trató de una conferencia en la que se hicieran compromisos específicos, igualmente se contribuyeron cantidades significativas durante el curso del evento –algo de € 100 millones– y podemos dar más precisiones sobre esas cifras para aquellos de ustedes que quieran conocerlas.

Demuestra que los europeos están enfocados en este tema y están dispuestos a considerar nuevas formas en las que puedan ayudar a abordar la crisis provocada por Maduro. Creo que se hizo particular hincapié en las formas en que podrían ser útiles en el área de atención de la salud y también, como lo mencionó la Subsecretaria, en intentar abordar parte de la violencia de género extrema que estamos viendo como resultado de la crisis.

Ciertamente, también demostró el compromiso de EE.UU. Estuvo presente una delegación muy sólida. Como lo señaló la Subsecretaria, anunciamos asistencia adicional para ayudar a abordar la crisis en las fronteras y, por cierto, eso se añade a las sumas que ya hemos aportado, lo cual sitúa nuestra respuesta muy por encima de los US$ 650 millones.

La segunda cosa crítica con respecto a esta conferencia es que en muchas de las intervenciones hubo un reconocimiento claro de que si bien el foco de la conversación estaba puesto en brindar asistencia humanitaria, las causas fundamentales de la crisis son de índole política y, por ende, para realmente abordar la crisis, debemos encontrar una solución política. Y eso encaja en gran medida con los esfuerzos estadounidenses continuos para ejercer presión sobre el régimen de Maduro mediante sanciones adicionales, presión diplomática y, por cierto, compromiso con nuestros otros 55 socios que han reconocido al presidente interino Guaidó. Nos resulta muy alentador que los miembros del Tratado de Río sigan debatiendo sobre los siguientes pasos para ejercer presión sobre el régimen de Maduro y, por cierto, que los europeos hayan convocado esta conferencia y reconocido las causas políticas de la crisis es otra señal de que posiblemente haya otros esfuerzos de su parte para inmovilizar más activos, establecer restricciones de viaje y, sin duda, implementar algunas sanciones adicionales además de las nuevas siete sanciones que anunciaron en septiembre.

Asimismo, seguimos apoyando a la Asamblea Nacional y al presidente interino Juan Guaidó, que ha sido parte clave de nuestra estrategia desde el 23 de enero, cuando el presidente interino alcanzó ese lugar por medios constitucionales.

Y con esto termino. Estoy segura de que hay preguntas sobre la conferencia y también sobre el contexto político en general, y con gusto les ofreceré mi respuesta. Y muchísimas gracias; valoramos siempre la oportunidad de hablar con la prensa de manera directa sobre estas cuestiones.

Moderador: Gracias. Empezaremos ahora con la sección dedicada a preguntas y respuestas de nuestra llamada de hoy. Para quienes hagan preguntas, indiquen por favor su nombre y la organización a la cual pertenecen, y limítense a una pregunta relativa a los temas de la sesión informativa de hoy, a saber, la Conferencia de la UE sobre Venezuela.

Así que voy a darle la palabra al moderador.

Moderador: Gracias. De TV Venezuela, Emanuel Villalobos. Su línea está habilitada.

Pregunta: Muchísimas gracias. Buenos días Sra. O’Connell y Sra. Filipetti. Gracias por esta oportunidad.

El ministro de Relaciones Exteriores colombiano Carlos Holmes Trujillo expresó en la Unión Europea que no hay un sentido de la urgencia de la crisis de refugiados venezolanos y que era necesario que esta se percibiera. Trujillo pido un trato similar al de los refugiados sirios. ¿Cree que esto sea cierto? ¿Qué cree que se necesita para que se le atribuya la significancia que merece? Muchísimas gracias.

Subsecretaria interina O’Connell: ¿Que se le atribuya qué cosa? Perdón. ¿Podría repetir el final de su pregunta? Perdón.

Pregunta: Sí, sí. En la Unión Europea, el ministro de Relaciones Exteriores colombiano Carlos Holmes Trujillo dijo que no hay un sentido de la urgencia de la crisis de refugiados venezolanos. Insta a un trato similar al de los refugiados sirios. ¿Cree que eso es cierto? ¿Qué cree que se necesita para que se le atribuya la significancia que merece?

Subsecretaria interina O’Connell: Creo que no hay dudas de que la crisis venezolana es urgente y se le debería adscribir un sentido de urgencia. Cuando casi 5 millones de personas han sido desplazadas en forma forzosa y tuvieron que huir de su país para satisfacer necesidades básicas vitales, como albergue, comida, agua y seguridad, no hay otra palabra más que urgente para el abordaje de la situación política en Venezuela.

Los países en la región han lidiado con esta crisis desde hace meses, y algunos desde hace años. Han hecho una tarea excepcional de acogida de refugiados y migrantes venezolanos hacia sus países. Han abierto sus puertas para permitirles acceder a atención de la salud, seguridad y, en muchos casos, educación para sus hijos. Pero el mundo… el resto del mundo necesita entender la magnitud de esta crisis y necesita entender que esta no es apenas una crisis regional. Esta es una crisis que afecta y afectará a los países en el resto del mundo y tiene que ser abordada considerando eso.

Subsecretaria adjunta Filipetti: Quisiera añadir, Emanuel, que creo, como lo dijo la Subsecretaria, que compartimos absolutamente la necesidad de que esto se perciba como urgente. El llamamiento de la ONU, al menos antes de la conferencia, solamente había financiado cerca del 48%, y el 70 % de eso procedía solo de Estados Unidos. Y por ende el valor de esta conferencia fue en verdad responder a algunas de las consideraciones que los europeos necesitaban para ver ese sentido de la urgencia, y fue que se reunieran para demostrar que sí advierten la urgencia y que desean involucrarse de manera más activa.

Ahora lo crítico es que lo que se habló se complemente con acciones concretas. Una de las cosas que nos habían señalado los venezolanos y que hemos estado intentando reiterar, es que cuando uno habla sobre la gravedad de esta crisis, las personas que cruzan a pie la frontera entre Venezuela y Colombia recorren una distancia como la que separa a Bruselas de Helsinki. Son distancias que intentamos que entiendan los europeos para que sepan exactamente de qué estamos hablando. Es la mayor crisis humanitaria en el Hemisferio Occidental, pero de hecho es la mayor crisis humanitaria del mundo que no ha sido provocada por guerras o desastres naturales.

Así que absolutamente debe ser entendida como urgente. Colombia, Perú, Ecuador, Brasil, Curazao, todos estos países han sido inmensamente generosos al abrir sus puertas y regularizar a estos migrantes y refugiados, pero es crucial que reciban el apoyo de la comunidad internacional. Creo que eso es exactamente lo que se quiso hacer en esta conferencia.

Moderador: Gracias. La siguiente pregunta la hace Mohamed Atayeh de masrawy.com. Su línea está habilitada. Mohamed, por favor desactive el silencio en su línea y haga la pregunta.

Bien, pasaremos a Miami Herald y Nora Gamez. Adelante, por favor.

Pregunta: Hola. Gracias por esto. Una organización de la sociedad civil venezolana denunció ayer en Miami irregularidades en las deportaciones de ciudadanos venezolanos a terceros países. Afirman que estos venezolanos son obligados a regresar a Venezuela cuando llegan, por ejemplo, a Colombia. ¿Podría darnos más detalles sobre cómo están ayudando a los solicitantes de asilo venezolanos en la región? ¿Y qué están haciendo para prevenir estas deportaciones desde EE.UU. que tantos actores políticos están calificando de absurdas?

Subsecretaria adjunta Filipetti: Intervengo yo, Nora, para dar una breve respuesta. Gran parte de la participación de Estados Unidos en esta conferencia fue para tratar con nuestros socios europeos para instar a que se hagan más donaciones y se preste más atención a la crisis en Venezuela; y también para trabajar con nuestros socios en la región que están aceptando a refugiados y migrantes para poder comprender mejor cuáles son las dificultades que afrontan e instarlos a trabajar a fin de regularizar a los migrantes que llegan a sus países y, por cierto, asegurar la excepciones que sean necesarias para que las personas tengan un sitio seguro adonde ir.

Creo que es justo decir que todos nuestros aliados en la región han hecho un excelente trabajo al hacer todo lo que está a su alcance para absorber a estos migrantes y refugiados, y vamos a seguir colaborando con ellos para cerciorarnos de que apliquen las mejores prácticas y se ocupen de estos venezolanos que lo único que hacen es buscar un lugar donde quedarse y conseguir un acceso básico a comida, educación y atención médica.

Algo muy grato fue que varios países no hablaron de los refugiados y los migrantes como una carga para ellos, sino más bien como una oportunidad y ventaja concreta para traer nuevas aptitudes e ideas a sus países. Sé que se habló sobre el creciente nivel de emprendimiento que se origina en esos países gracias a refugiados y migrantes venezolanos, y este tipo de comentarios y de enfoque en las oportunidades son algo que considero sumamente poderoso.

Subsecretaria interina O’Connell: Hola, soy Carol. Quisiera tan solo enfatizar lo que ha estado diciendo Carrie. Ciertamente, estamos trabajando a diario con los países de la región para que quienes necesitan asilo puedan acceder a protecciones. Nuestra asistencia aumenta la capacidad de las autoridades regionales de asilo de ayudar a los solicitantes de asilo venezolanos. Sin embargo, y esto es algo que reiteramos regularmente a los países y en lo que todos coinciden, quienes deciden que desean regresar a algún sitio deber poder hacerlo en forma voluntaria, segura y digna.

Moderador: Gracias. Ahora pasamos a la línea de Gabriela Perozo de VPIC. Adelante, por favor.

Pregunta: Hola, buen día. Gracias por esta oportunidad y por viajar a Bruselas en apoyo a nuestros migrantes. Hace algunos días, el enviado especial Elliott Abrams viajó a Europa para pedir apoyo. Ahora ustedes visitan Europa para asistir a esta conferencia. ¿Creen que la posición de ese país ha cambiado? ¿Celebran también reuniones privadas para conseguir apoyo con las sanciones? Muchísimas gracias.

Subsecretaria adjunta Filipetti: Claro, puedo responder a la pregunta, Gabriela. Ha sido una parte clave de nuestro trabajo sobre Venezuela asegurarnos de hablar con todos los socios a nivel internacional y, repito, de que vean que esta no es apenas una crisis dentro de Venezuela, ni una crisis regional, sino que ahora en lo que se ha convertido es en una verdadera crisis global. Es cierto que hemos visto muchas mejoras por parte de nuestros socios europeos. Seguimos haciéndoles pedidos, como bien lo ha dicho usted, porque los europeos pueden desempeñar un rol muy importante en este sentido. Ellos mismos han lidiado con muchísimos migrantes y refugiados de crisis próximas a ellos. Tienen vastos conocimientos sobre mejores prácticas. Tienen nuevas ideas y, por cierto, pueden aportar un cierto volumen de fondos, que se necesitan de manera acuciante en la región.

Hablamos con ellos paralelamente a esta conferencia, y también lo hizo el enviado especial Abrams, sobre cómo pueden seguir teniendo un papel central.

Otro llamamiento importante que les hacemos tiene que ver con las sanciones. Quiero dejar en claro que cuando hablamos de sanciones, no estamos hablando de presiones porque sí. Las sanciones son el único motivo –y esto salió de la boca del mismo Maduro– por el que se sentó a negociar en Oslo. Creemos que con más presión, negociará de buena fe, y es algo que se requiere desesperadamente y que ha faltado en las negociaciones anteriores de 2016, 2017 y también de este año, 2019. Mientras conformamos una coalición cada vez más amplia de países que se enfocan en estas presiones, en asegurar que el hostigamiento, la intimidación y el abuso continuos del pueblo venezolano tengan un costo y una penalidad, creemos que estaremos incluso más próximos a una solución política.

Hicimos muchos avances durante esta conferencia porque, una vez más, hubo un reconocimiento de que las causas fundamentales son políticas. Se percibe como urgente la necesidad de abordar la crisis política. Y, por cierto, creo que vamos a ver más esfuerzos de la región, a medida que abordan nuevas opciones de presión asociadas con el Tratado de Río.

Subsecretaria interina O’Connell: Quisiera añadir que la conferencia hizo un trabajo fenomenal de reunirnos a todos, darnos una plataforma para que los países en la región puedan expresar el trabajo que hemos estado haciendo para acoger a refugiados y migrantes venezolanos. Creo que es significativo que España, Alemania, Irlanda, Italia y la UE también, aunque no fue una conferencia de anuncio de contribuciones, dieron un paso adelante y realizaron una contribución ante esta crisis. Es un buen comienzo y creo que dieron el paso de contribuir a la situación humanitaria porque reconocen que las necesidades son muchas y siguen incrementándose.

Moderador: Gracias. Nuestra siguiente pregunta la hace la empresa Sputnik, con Luc Rivet. Adelante, por favor.

Pregunta: Hola, soy Luc del medio ruso Sputnik International. Tengo solo una pregunta. Mencionó… hablamos ahora sobre cuestiones humanitarias y ustedes han hecho un muy buen trabajo allí en los países cercanos a Venezuela, donde la situación es terrible. Ahora bien, ¿acaso el problema no es en verdad, en términos políticos, que Maduro cuenta con que hay gran apoyo en la población de personas pobres que creen en la revolución bolivariana de Chávez, y que el Sr. Guaidó, en cambio, está perdiendo a muchos de quienes lo apoyaban, que huyeron apenas pudieron, y muchos son personas con estudios y que podrían irse prontamente? ¿No es esa la verdadera cuestión aquí y deben hacerse esfuerzos para asegurarse de que participen de buena fe en la conferencia para intentar encontrar una solución?

Subsecretaria adjunta Filipetti: Gracias por plantear esa pregunta. A ver, sin duda creemos que una solución política es el elemento clave que… ayudará a resolver la crisis humanitaria. Y creo que durante el transcurso de esta conferencia quedó claro que otros países estaban enfocados en responder a la inmediatez de la crisis humanitaria pero también en canalizar parte de sus esfuerzos a encontrar una solución política.

También es cierto que hay que enfocarse en llevar a Maduro a la mesa para que participe de buena fe y, lamentablemente, como lo hemos dicho, no es algo que le ha interesado. Durante todo el proceso de negociaciones del que ha sido parte Maduro, ha usado ese tiempo y espacio creado por las conversaciones y diálogos para seguir intimidando, hostigando, arrestando y torturando a miembros de la oposición, miembros del público venezolano que expresan posturas distintas de las que él quiere que tengan.

La única parte de su pregunta que yo cuestionaría es que seguimos viendo datos de sondeos que indican que el presidente interino Guaidó tiene apoyo mayoritario del pueblo venezolano. Seguimos viendo miles de venezolanos que protestan. Hay cientos de protestas cada mes. Y una vez más, tenemos una coalición de 56 países que ahora reconocen al presidente interino Guaidó y que están haciendo lo que está a su alcance para ayudar a impulsarlo a él y a su misión de traer nuevamente la democracia a Venezuela.

Entonces, diría que la senda que hemos tomado es muy positiva, y cuando vemos que más europeos se suman al reclamo de que Maduro negocie de buena fe y ejercen presión para que así lo haga, creo que vamos a llegar a donde necesitamos estar.

Subsecretaria interina O’Connell: Quisiera añadir que el Sr. Maduro y su régimen han bloqueado el acceso humanitario a Venezuela, lo cual es inadmisible considerando la situación que él ha creado. El Secretario de Estado anunció fondos por casi US$ 36 millones para ayudar a operaciones humanitarias dentro de Venezuela para las personas… los 7 millones de desplazados internos dentro de Venezuela que buscan alimentos, agua potable y albergue. Esta asistencia que hemos brindando también contribuye con medicamentos, kits de higiene, apoyo en iniciativas de vacunación, y confiamos en que nuestros socios humanitarios, tanto internacionales como no gubernamentales, que están allí ayuden a implementar los programas para tantas personas que lo necesitan.

Moderador: Agradecemos a las dos oradoras. Soy Mandi del Departamento de Estado. Estamos terminando el tiempo que tenemos hoy, por lo que quería preguntar a ambas oradoras si tienen algún comentario final.

Subsecretaria interina O’Connell: Confío en que lo hablado describe y explica el compromiso que tiene Estados Unidos con las personas que están sufriendo, las personas que han sido desplazadas por la crisis. Es una crisis provocada por la acción del hombre y la conferencia en Bruselas fue clave para destacar que es algo en lo que los países de la región han estado trabajando arduamente para recibir a los venezolanos que se han visto desplazados y llegan a sus países. Pero, por sobre todo, necesitan asistencia, necesitan unirse y apoyar a quienes están huyendo de la explotación, la violencia y buscan seguridad y protección.

Subsecretaria adjunta Filipetti: Una vez más, agregaría mi agradecimiento a todos ustedes por participar y por la atención que prestan siempre a la crisis en Venezuela. El nombre de la conferencia alude a la solidaridad y creo que eso es justamente lo que vi: que el pueblo venezolano pueda apoyarse no solo en Estados Unidos, no solo en la región, no solo en esos países que abren sus fronteras a estos migrantes y refugiados venezolanos, sino también en la Unión Europea y sus Estados Miembros que ahora están reflejando el sentido de urgencia que reclama esta crisis.

Moderador: Bien, gracias. Quisiera agradecer a las dos oradoras por acompañarnos hoy y a todas las personas que llamaron para participar. Si tienen preguntas sobre la llamada de hoy, pueden contactarse con la Oficina de Contacto con los Medios de Comunicación Internacionales a través de [email protected] Gracias.


Esta traducción se proporciona como una cortesía y únicamente debe considerarse fidedigna la fuente original en inglés.
Novedades por correo electrónico
Para suscribirse a novedades o acceder a sus preferencias, ingrese abajo su información de contacto.