rss

Sobre el 40º aniversario de la toma de la Embajada de los Estados Unidos en Teherán

Português Português, English English, العربية العربية, Français Français, Русский Русский

Departamento de Estado de los Estados Unidos
Oficina de la Portavoz
Para su divulgación inmediata
Declaración del Secretario de Estado, Michael R. Pompeo
4 de noviembre de 2019

 

Un 4 de noviembre hace 40 años, seguidores fuertemente armados del ayatolá Khomeini forzaron el portón de ingreso y treparon los muros de la Embajada de los Estados Unidos en Teherán. Más de 50 diplomáticos estadounidenses fueron tomados rehenes por el régimen iraní durante 444 días. Por casi 15 meses, estos valerosos y resilientes estadounidenses y sus familias no supieron si vivirían o morirían. Afortunadamente, lograron sobrevivir.

Cuarenta años después, el régimen revolucionario de Teherán ha demostrado, una y otra vez, que sus primeros actos tras haber llegado al poder fueron una clara muestra de su carácter maligno. El régimen sigue deteniendo de manera injusta a ciudadanos estadounidenses y apoyando a grupos terroristas interpósitos como Hezbollah, que recurren a la toma de rehenes.

El Gobierno de Trump ha dejado en claro que el régimen de Irán debe liberar a todos los estadounidenses que tienen paradero desconocido y que han sido detenidos indebidamente, como Robert Levinson, Xiyue Wang, Siamak Namazi y otras personas. No descansaremos hasta que se reúnan con sus familias.

Asimismo, en el día de hoy el Programa de Recompensas por la Justicia (Rewards for Justice) del Departamento de Estado de los Estados Unidos, ha anunciado una nueva recompensa de hasta US$ 20 millones a cambio de información que posibilite la localización, recuperación y el regreso seguro de Robert Levinson, que fue tomado rehén en Irán con participación del régimen iraní. El Sr. Levinson es la persona que más tiempo ha sido mantenida como rehén en la historia de Estados Unidos.

Asimismo, el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos tomó medidas hoy contra nueve personas designadas y representantes de Ali Khamenei, Líder Supremo no electo del régimen iraní, cuya oficina se ocupa de promover los intereses radicales de Irán. La designación tiene como propósito impedir que se destinen fondos a una red oculta de asesores de Khamenei en temas militares y de asuntos exteriores que, durante décadas, han oprimido al pueblo iraní, apoyado al terrorismo e impulsado políticas desestabilizadoras en todo el mundo. La medida está dirigida específicamente a personas designadas por Ali Khamenei en la Oficina del Líder Supremo, el Consejo de Conveniencia, el Estado Mayor de las Fuerzas Armadas y el Poder Judicial.

Dos de las personas nombradas por el Líder Supremo, que han sido alcanzadas por las designaciones de hoy, también tienen nexos con el ataque con explosivos contra cuarteles de los Infantes de Marina de los Estados Unidos ocurridos en 1983 en Beirut, en el que murieron 241 integrantes del personal estadounidense, y el atentado contra la sede de la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) en 1994. Incluso en octubre de 2019, un representante del Líder Supremo instó de manera directa a las milicias regionales apoyadas por Irán a tomar embajadas occidentales.

Aunque la decisión del régimen iraní de encarcelar a nuestros diplomáticos ha ensombrecido nuestras relaciones en los últimos 40 años, Estados Unidos sabe que las víctimas que más tiempo hace que padecen al régimen iraní son el pueblo iraní. Lo único que deseamos para ellos es un futuro con un gobierno verdaderamente representativo y un vínculo de amistad con el pueblo estadounidense.


Esta traducción se proporciona como una cortesía y únicamente debe considerarse fidedigna la fuente original en inglés.
Novedades por correo electrónico
Para suscribirse a novedades o acceder a sus preferencias, ingrese abajo su información de contacto.