rss

Informe de prensa con el Representante Especial para Venezuela, Elliot Abrams y el Encargado de Negocios para la Oficina Externa de los Estados Unidos para Venezuela, James B. Story

Português Português, English English

Departamento de Estado de los Estados Unidos
20 de diciembre de 2019

 

Quisiera empezar diciendo algunas palabras sobre los estadounidenses que están detenidos en Venezuela. La mejora reciente en las condiciones para los Seis de CITGO representa un avance, pero no es suficiente. El grupo ha esperado dos años para que se inicie el juicio en su causa y ha sufrido la cancelación continua de las audiencias, que ya ocurrió 18 veces. Deberían ser puestos ahora en plena libertad, a fin de que puedan reunirse con sus familias para las fiestas.

El 5 de enero, la Asamblea Nacional venezolana votará para decidir quién será su presidente en el año 2020. La Asamblea Nacional es la última institución democrática que queda en Venezuela, y durante 2019 ha sido blanco de ataques del régimen de Maduro destinados a imposibilitar su funcionamiento.

Nos sumamos a la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michele Bachelet, quien manifestó el miércoles “insto a las autoridades a liberar incondicionalmente a todas las personas detenidas por motivos políticos”, y apoyamos su reclamo por que “se otorgue la libertad plena al parlamentario Juan Requesens”, que ha estado preso ya 500 días.

Hasta la fecha, de 167 diputados, 32 han sido detenidos, obligados a exiliarse o les han quitado sus fueros constitucionales. Estos ataques de hecho se han agravado en la última semana. El 15 de diciembre, el ministro de Comunicación Jorge Rodríguez acusó a dos legisladores de conspirar para tomar instalaciones militares con el objetivo de “desestabilizar las Navidades”.  Agentes de inteligencia militar de la DGCIM luego allanaron la vivienda de uno de los diputados, Fernando Orozco,  y soldados intentaron detener a su hijo. Funcionarios de la DGCIM intentaron aprehender y detener a la otra diputada, Yanet Fermin, y luego allanaron su vivienda y confiscaron su pasaporte.

Al día siguiente, el 16 de diciembre, el Tribunal Supremo, que está a merced del régimen, quitó la inmunidad a otros cuatro legisladores [Jorge Millan (PJ), Hernán Alemán (AD), Carlos Lozano (Camina) y  Luis Stefanelli (VP)] para que puedan ser juzgados por presuntos delitos contra el Estado, incluido el de traición, luego de que el fiscal general del régimen Tarek William Saab los acusara de estar implicados en un supuesto complot terrorista.  El 17 de diciembre, dos de los cuatro [Millan y Lozano] denunciaron a agentes del SEBIN (inteligencia) por amenazas contra sus viviendas y familias. 

¿Por qué razón? Los dos diputados señalaron que la intención del régimen era impedir que votaran a favor de la reelección de Juan Guaidó como presidente de la Asamblea Nacional el 5 de enero.

Lo que ocurre es sencillo: la Asamblea Nacional votará el 5 de enero y el régimen está usando una combinación de amenazas, detenciones y sobornos —hasta $ 500.000 por voto, según nos dijeron— para impedir la reelección de Juan Guaidó. Amenazar, exiliar, detener sobornar; ese es el primer paso.

El segundo paso será tomar el control de la Asamblea Nacional impidiendo que haya elecciones libres en 2020. La constitución establece que el año próximo se realicen elecciones de la Asamblea Nacional y las encuestas dejan en claro que ganará la oposición, si son elecciones libres.

En su último informe sobre Venezuela, la Alta Comisionada de la ONU Bachelet dijo lo siguiente:

“2020 será un año electoral. Es crucial garantizar las libertades públicas que son fundamentales para crear las condiciones necesarias para unas elecciones libres, imparciales, creíbles, transparentes y pacíficas. En este sentido, me preocupan el levantamiento de la inmunidad de cinco diputados de la oposición, elevando el total a 30 diputados de la oposición despojados de inmunidad, así como los actos de hostigamiento contra representantes de la oposición, incluido el presidente de la Asamblea Nacional.”  Llevar a cabo elecciones libres en la Asamblea Nacional y elecciones presidenciales libres será la forma de que Venezuela salga de la profunda crisis en la que se encuentra sumida. El régimen de Maduro parece decidido a impedirlo y a cerrar esa vía pacífica hacia la democracia y la prosperidad. Estados Unidos, las casi 60 otras naciones que han reconocido a Juan Guaidó como presidente interino debido al carácter fraudulento de las elecciones presidenciales de mayo de 2018 y todos los países que buscan una salida pacífica para Venezuela mediante elecciones libres, pueden apreciar con claridad lo que está ocurriendo en Caracas. Es por eso por lo que mantendremos nuestras sanciones y las fortaleceremos. También por eso, recibimos con beneplácito las sanciones contra funcionarios del régimen que se adoptaron en el marco del Tratado de Río y esperamos que la UE también imponga sanciones adicionales al régimen. El régimen de Maduro teme que haya elecciones libres, y por consiguiente se necesita presión para asegurar las elecciones libres que puedan sacar a los venezolanos de la represión y la pobreza que han sido las características distintivas de los años de Maduro.


Esta traducción se proporciona como una cortesía y únicamente debe considerarse fidedigna la fuente original en inglés.
Novedades por correo electrónico
Para suscribirse a novedades o acceder a sus preferencias, ingrese abajo su información de contacto.