rss

Mike Pompeo y Alex Azar: Nuestra respuesta al coronavirus está protegiendo a los estadounidenses

English English, Français Français, Português Português

Michael R. Pompeo y Alex M. Azar II
Artículo de opinion
11 de febrero de 2020

 

El grado de movilización de recursos alrededor del mundo para ayudar a otras naciones a combatir la enfermedad, es un ejemplo claro del altruismo estadounidense.

La principal función del gobierno federal es mantener seguros a nuestros ciudadanos. Desde que Estados Unidos inicialmente tomó conocimiento el 30 de diciembre de lo que ahora se conoce como el nuevo coronavirus, los funcionarios de salud pública de los Estados Unidos han realizado un atento seguimiento de la situación, han trabajado para entender el virus y han adoptado medidas para limitar la exposición de los estadounidenses al mismo.

Nuestro equipo de trabajo se cerciora de que nuestro plan de salud pública estratificado y común a todo el gobierno cuente con los recursos necesarios para proteger a los estadounidenses. Hemos atendido a los enfermos y hemos rastreado los viajes que realizaron y los contactos que tuvieron para reducir al mínimo la propagación del virus. Hemos trabajado con prontitud para evaluar y recibir de manera segura a los viajeros estadounidenses que regresan de China, y prohibir el ingreso de viajeros extranjeros que visitaron recientemente el epicentro del brote.

En consonancia con el Reglamento Sanitario Internacional de la Organización Mundial de la Salud, nuestras restricciones de viajes se establecieron con el fin deliberado de complementar la política del gobierno chino consistente en aislar aproximadamente a 50 millones de sus propios ciudadanos en la provincia de Hubei. Otras naciones, como Italia y Corea del Sur, han adoptado medidas similares.

Nuestros esfuerzos en China

Hasta el momento, en Estados Unidos solo se han registrado 13 casos confirmados del virus. Lamentamos profundamente la noticia de que la semana pasada falleció una ciudadana estadounidense de 60 años en Wuhan, China. Pero se mantiene firme nuestra determinación de proteger a nuestra población. Y también estamos movilizando recursos alrededor del mundo para ayudar a otras naciones a combatir la enfermedad. Este es un ejemplo de altruismo estadounidense en su máxima expresión. 

Empecemos con nuestros esfuerzos centrados en el país donde apareció por primera vez el virus, es decir, China. Como lo ha señalado el presidente Donald Trump, “Estamos ofreciéndoles una inmensa ayuda”. En la primera semana de enero, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades expresaron un ofrecimiento de asistencia, con el objeto de entender la enfermedad y potenciar las iniciativas de respuesta.

Posteriormente, el Departamento de Salud y Servicios Humanos entregó a la OMS una lista de profesionales médicos de primer nivel que están dispuestos a poner en práctica sus habilidades en China y aprender de los esfuerzos chinos para combatir este nuevo coronavirus. Durante la última semana de enero, el secretario Azar transmitió personalmente un ofrecimiento de ayuda al ministro de Salud Ma Xiaowei; también lo hizo el secretario Pompeo al consejero de Estado chino Yang Jiechi. Confiamos en que la misión comenzará de inmediato, ya sea en forma bilateral o bajo los auspicios de la OMS.

También hemos facilitado la provisión de inmensos volúmenes de insumos médicos al pueblo chino. Apenas la semana pasada, el Departamento de Estado ayudó a transportar 17,8 toneladas de insumos de socorro a Hubei. Y se seguirá ofreciendo más asistencia: Estados Unidos está dispuesto a usar hasta US$ 100 millones de los fondos existentes del Departamento de Estado y de la Agencia Estadounidense para el Desarrollo Internacional para ayudar a China y otros países afectados, a contener y combatir el virus.

Mientras el Departamento de Estado gestionó los aspectos logísticos, las donaciones propiamente dichas fueron aportadas por Samaritan’s Purse, Boeing, Intermountain Healthcare y la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, coordinados por una organización no gubernamental denominada Project HOPE. Una y otra vez, cuando ocurren desastres y se desatan enfermedades, el pueblo estadounidense ha dado un paso adelante para ayudar a los ciudadanos de otros países sin que se lo pidieran. Nuestras contundentes donaciones benéficas y nuestras entusiastas organizaciones de la sociedad civil canalizan la compasión del pueblo estadounidense por el prójimo.

Cooperación con otras naciones

Se pueden mencionar también las acciones estadounidenses para ayudar a los ciudadanos de otros países, además de China. El personal de los CDC que trabaja en más de 60 países colabora de manera directa con ministerios de salud y otros socios de este ámbito, a menudo conjuntamente con colegas del Departamento de Estado y otras agencias federales.

Por ejemplo, Estados Unidos ha entregado kits de diagnóstico de coronavirus a 191 laboratorios habilitados en todo el mundo; y hasta el momento han realizado pedidos laboratorios de 36 países distintos. Hemos enviado a personal para que capacite a profesionales de la salud en 15 hospitales en Vietnam. En Kenia, especialistas de salud en la Embajada de EE.UU. en Nairobi, que integran nuestro Equipo de Trabajo sobre Enfermedades Infecciosas, colaboraron desde un primer momento con las autoridades del país para que se emitieran mejores prácticas relativas a los controles aeroportuarios y en materia de salud pública.

Nuestra reacción rápida y eficaz en el extranjero se ha visto facilitada por las alianzas que Estados Unidos ha forjado cuidadosamente durante décadas, desde mucho antes que se produjera el último brote.

Creemos que nuestras acciones ralentizarán la transmisión del virus hacia Estados Unidos y dentro del país, así como hacia otros países; afianzarán nuestros lazos de amistad con aliados y socios; y contribuirán a salvar vidas, al darnos más tiempo para perfeccionar nuestras medidas de preparación y conocer más sobre el virus.

Todos confiamos en que nuestras acciones coordinadas servirán para controlar y menguar el virus. Pero el mundo no necesita esperar a ese momento para apreciar que Estados Unidos sigue siendo una fuerza del bien a nivel mundial.

Michael R. Pompeo es Secretario de Estado y Alex M. Azar II es Secretario de Salud y Servicios Humanos. Sígalos en Twitter: @SecPompeo y @SecAzar

Este artículo de opinión se publicó inicialmente en USA Today.https://state-low.app.box.com/file/615444802611


Esta traducción se proporciona como una cortesía y únicamente debe considerarse fidedigna la fuente original en inglés.
Novedades por correo electrónico
Para suscribirse a novedades o acceder a sus preferencias, ingrese abajo su información de contacto.