rss

Declaración de los líderes del G7

English English, Português Português, Русский Русский

La Casa Blanca
Declaraciones y comunicados
Atención a la salud
17 de marzo de 2020

 

Nosotros, los líderes del Grupo de los Siete, reconocemos que la pandemia de COVID-19 es una tragedia humana y una crisis sanitaria mundial, que también plantea importantes riesgos para la economía mundial. Nos comprometemos a hacer todo lo que sea necesario para garantizar una respuesta mundial robusta mediante una cooperación más estrecha y una mayor coordinación de nuestros esfuerzos. Si bien los desafíos actuales pueden requerir medidas de emergencia nacional, seguimos comprometidos con la estabilidad de la economía mundial. Expresamos nuestra convicción de que los desafíos actuales relacionados con la pandemia de COVID-19 requieren un enfoque internacional fuertemente coordinado, basado en la ciencia y la evidencia, coherente con nuestros valores democráticos, y el aprovechamiento de las ventajas de la empresa privada.

Nos comprometemos a reunir todo el poder de nuestros gobiernos para:

  • Coordinar las medidas de salud pública necesarias para proteger a las personas en riesgo de COVID-19;
  • Restablecer la confianza y el crecimiento económico y proteger el empleo;
  • Apoyar el comercio y la inversión mundial;
  • Incentivar la cooperación en la ciencia, la investigación y la tecnología.

Al actuar juntos, trabajaremos para resolver los riesgos sanitarios y económicos causados por la pandemia de COVID-19 y prepararemos el terreno para una fuerte recuperación del crecimiento económico y la prosperidad de manera sólida y sostenible.

Acelerar nuestra respuesta al COVID-19

Trabajaremos arduamente para proteger la salud y la seguridad de todos en nuestros países.  Intensificar la respuesta al brote de este virus sigue siendo nuestra principal prioridad. Coordinaremos nuestros esfuerzos para contener la propagación del virus, incluso mediante medidas adecuadas de gestión de las fronteras.

Intensificaremos nuestros esfuerzos para fortalecer los sistemas de salud en nuestros países y a nivel mundial. Apoyamos plenamente a la Organización Mundial de la Salud en su mandato de ejercer el liderazgo mundial frente a los brotes de enfermedades y las emergencias con consecuencias para la salud, sin dejar ningún vacío geográfico, y alentamos a todos los países, las organizaciones internacionales y el sector privado a que presten asistencia a los esfuerzos mundiales como el Plan de Preparación y Respuesta Mundial.

Enfatizamos el valor del intercambio de información en tiempo real para garantizar el acceso a la mejor y más reciente información de inteligencia, y así mejorar las estrategias de prevención y las medidas de mitigación.

Reuniremos datos epidemiológicos y de otro tipo para comprender y combatir mejor el virus.

Aumentaremos los esfuerzos coordinados de investigación, incluso mediante el apoyo voluntario a la alianza mundial Coalición para las Innovaciones en Preparación para Epidemias. Apoyaremos la puesta en marcha de proyectos de investigación conjunta financiados con recursos tanto públicos como privados, y la compartición de instalaciones, con miras a un rápido desarrollo, fabricación y distribución de tratamientos y una vacuna, respetando los principios de eficacia, seguridad y accesibilidad.

Nos esforzaremos por aumentar la disponibilidad de equipo médico donde más se necesite.

Coordinaremos con las plataformas en Internet para maximizar el acceso público a la última información oficial correcta y pertinente, en reconocimiento de que millones de ciudadanos reciben información y noticias a través de las redes sociales.

La implementación de estos objetivos y adaptación de medidas si es necesario, requerirá esfuerzos en todas las agencias de nuestros gobiernos, y pedimos a nuestros ministros de salud que sigan coordinando semanalmente.

Abordar decididamente el impacto económico del brote del virus

Resolvemos coordinar las medidas y hacer lo que sea necesario, utilizando todos los instrumentos de política, para lograr un fuerte crecimiento en las economías del G7, y para protegerse contra los riesgos de una baja del mercado.

Para ello, estamos movilizando toda la gama de instrumentos, incluidas las medidas monetarias y fiscales, así como las acciones focalizadas, para apoyar inmediatamente y en la medida de lo necesario a los trabajadores, las empresas y los sectores más afectados.  Esto es particularmente importante para las pequeñas y medianas empresas y las familias de trabajadores.
También pedimos a nuestros bancos centrales que continúen coordinando entre sí para tomar las medidas monetarias necesarias a fin de apoyar la estabilidad económica y financiera, y promover la recuperación y el crecimiento económico.

Pedimos a nuestros ministros de finanzas que coordinen semanalmente la implementación de esas medidas y que elaboren nuevas medidas oportunas y eficaces.

Reforzamos la importancia de la coordinación entre las organizaciones internacionales, incluso ante los retos que plantea la continuidad de las actividades.  Pedimos al Fondo Monetario Internacional y al Grupo del Banco Mundial y otras organizaciones internacionales que sigan prestando apoyo a los países de todo el mundo como parte de una respuesta mundial coordinada, centrada en este desafío específico. También pedimos a nuestros ministros de finanzas que trabajen en estrecha colaboración con las organizaciones internacionales para diseñar e implementar rápidamente la asistencia financiera internacional adecuada para ayudar a los países, incluidas las economías emergentes y en desarrollo, a hacer frente a la crisis sanitaria y económica del COVID-19.

Abordaremos las alteraciones de las cadenas de suministro internacionales y continuaremos nuestra labor para facilitar el comercio internacional.

Restablecer y expandir el crecimiento económico

Seguiremos trabajando juntos con determinación para aplicar estas medidas para responder a esta emergencia mundial.  Al enfrentarnos al desafío económico, estamos decididos no solo a restablecer el nivel de crecimiento previsto antes de la pandemia del COVID-19, sino también a sentar las bases para un crecimiento económico futuro más sólido.  Continuaremos coordinando a través de la presidencia del G7, incluso en la Cumbre de los Líderes del G7, y pediremos al G20 que apoye y amplíe estos esfuerzos.


Esta traducción se proporciona como una cortesía y únicamente debe considerarse fidedigna la fuente original en inglés.
Novedades por correo electrónico
Para suscribirse a novedades o acceder a sus preferencias, ingrese abajo su información de contacto.