rss

Secretario Michael R. Pompeo Sesión informativa

اردو اردو, English English, العربية العربية, Français Français, हिन्दी हिन्दी, Português Português, Русский Русский, 中文 (中国) 中文 (中国)

DEPARTAMENTO DE ESTADO DE ESTADOS UNIDOS
Oficina de la Portavoz
Sala de prensa
Washington, D.C.
DECLARACIONES
25 de marzo de 2020

 

SECRETARIO POMPEO: Buenos días a todos. Antes de recapitular sobre la reunión ministerial de hoy, quiero hablar del presunto ataque de ISIS-K en Afganistán. Estados Unidos condena el horrible ataque que ISIS-K ha reclamado haber perpetrado contra un templo sij y un centro comunitario en Kabul esta mañana, el cual acabó con la vida de más de dos docenas de personas inocentes. El pueblo afgano merece un futuro libre de ISIS-K y otras actividades terroristas. A pesar de los desafíos políticos del país, el proceso de paz afgano en curso sigue siendo la principal oportunidad para que los afganos se unan para negociar un acuerdo político y construir un frente unificado contra la amenaza de ISIS-K. Alentamos a todos los afganos a aprovechar esta oportunidad.

Pasando ahora a la reunión de hoy.

La reunión ministerial virtual del G7 de hoy no era el formato que habíamos previsto para esta cuando la preparamos, pero me alegro de que hayamos tenido la oportunidad de reunirnos, aunque haya sido por teleconferencia.

Quiero agradecer a aquellos en Pittsburgh su apoyo y asistencia en la planificación del evento en persona que lamentablemente tuvimos que cancelar. Ciertamente, el tema más apremiante de la agenda de hoy fue el virus de Wuhan, algo que todos estamos comprometidos a combatir con transparencia, como es necesario en todo el mundo.

Dejé claro a nuestros socios del G7, especialmente a nuestros amigos de Italia y el resto de Europa, que Estados Unidos sigue comprometido a ayudarles de todas las maneras posibles. El sábado pasado, la Fuerza Aérea de Estados Unidos envió un C-130 cargado de suministros médicos a Italia. El ejército de Estados Unidos también está finalizando planes para poner a disposición de nuestros amigos italianos algunos de sus equipos médicos excedentes allí desplegados.

Además, nuestras empresas privadas, la comunidad científica, las ONG y las organizaciones religiosas están respondiendo a la llamada de ayuda. Samaritan’s Purse, una organización benéfica privada de Estados Unidos, estableció un hospital de campaña de 68 camas en Cremona, una ciudad particularmente afectada en el norte de Italia. Esta es la famosa generosidad del pueblo estadounidense en su máxima expresión.

Aunque pasamos mucho tiempo trabajando para pensar en cómo lucharíamos juntos contra este virus, seguimos con la vista puesta en los otros grandes desafíos alrededor del mundo, que he agrupado en categorías:

Primero, pasamos una cantidad importante de tiempo hablando sobre las amenazas planteadas por estados autoritarios. El Partido Comunista Chino representa una amenaza sustancial para nuestra salud y forma de vida, como ha demostrado claramente el brote del virus de Wuhan. El PCCh también amenaza con socavar el orden libre y abierto que ha sustentado nuestra prosperidad y seguridad mutuas en los países del G7.

He instado a cada uno de los países a que trabajen juntos para proteger a las Naciones Unidas y a otras organizaciones de su influencia maligna y su autoritarismo. Los países del G7 debemos promover nuestros valores compartidos de libertad, soberanía, buen gobierno, transparencia y rendición de cuentas, y presionar a las Naciones Unidas para que también respeten estos principios.

El grupo también habló mucho de Rusia y de hacerla responsable de su agresión en Ucrania. El verdadero progreso en el este de Ucrania debe comenzar con el cumplimiento por parte de Rusia de sus compromisos en virtud de los acuerdos de Minsk. También reiteré la simple verdad: Crimea es Ucrania. Estados Unidos nunca reconocerá el intento de anexión de Rusia.

También hablamos de otro grupo de desafíos que plantea la proliferación ilegal.

En cuanto a Irán, agradecí a los países por el régimen, por hacer responsable al régimen de la actividad maligna mediante acciones como la prohibición de Mahan Air y la designación como organizaciones terroristas de todos los grupos apoyados por Hizbulá e Irán.

Nuestra campaña de presión sigue estando diseñada para inducir a Irán a actuar como un país normal. He instado a nuestros socios del G7 a que se unan más a nosotros, y deben apoyar especialmente a Estados Unidos para asegurar que Irán nunca obtenga un arma nuclear.

De manera similar, el G7, y todas las naciones, deben permanecer unidos en el llamado a Corea del Norte para que regrese a las negociaciones, y mantenerse comprometidos a aplicar presión diplomática y económica sobre sus programas ilegales nucleares y de misiles balísticos.

Otra tarea sobre la que dialogamos ampliamente fue la de resolver conflictos que datan de largo:

Sobre Afganistán, conversamos sobre el proceso de paz. Los puse al día sobre mi reciente visita, y sobre cómo podemos hacer que las negociaciones intraafganas tengan verdadero éxito.

También pasamos tiempo dialogando sobre Siria, donde Rusia, el régimen iraní, Hizbulá y el régimen de Assad están amenazando a Europa con un desastre humanitario e impidiendo una solución política de acuerdo con la resolución 2254 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

Hablamos sobre Libia. Los dirigentes de ese país deben actuar con moderación, reducir y rechazar las interferencias extranjeras tóxicas y participar seriamente en debates con la mediación de las Naciones Unidas para determinar el futuro de Libia.

Y en cuanto a Birmania, el grupo estaba unido, unido en apoyo de la transición democrática de Birmania, las reformas económicas y los esfuerzos para resistir las influencias malignas.

Birmania debe resolver la crisis del estado de Rakáin, garantizando e incluyendo la justicia para las víctimas de las atrocidades y la rendición de cuentas para los responsables, incluidos los altos mandos militares.

Y por último, acordamos seguir luchando enérgicamente contra el terrorismo. Los ataques terroristas de ISIS, como el que he mencionado al inicio de mis declaraciones de hoy, y de Al Qaeda están aumentando en el Sahel. La región necesita una mejor gobernabilidad y que nuestros socios compartan la carga, tanto en la región como a nivel mundial, para restaurar la paz y la estabilidad. Los signatarios del Acuerdo de Argel para la paz y la reconciliación en Malí deben aplicar plenamente dicho acuerdo.

Incluso cuando no podemos reunirnos en persona, tuvimos una visita exitosa. Y la administración Trump sigue dedicada a nuestros aliados y socios, y trabajando con ellos en este tipo de formatos multilaterales productivos.

Y con esto, es un placer responder a algunas preguntas.

[Se omiten preguntas y respuestas de la sesión informativa]


Esta traducción se proporciona como una cortesía y únicamente debe considerarse fidedigna la fuente original en inglés.
Novedades por correo electrónico
Para suscribirse a novedades o acceder a sus preferencias, ingrese abajo su información de contacto.