rss

Comentarios a la prensa del Secretario de Estado, Michael R. Pompeo

English English, العربية العربية, Français Français, हिन्दी हिन्दी, Português Português, Русский Русский, اردو اردو

Departamento de Estado de los Estados Unidos
Comentarios
Secretario de Estado, Michael R. Pompeo
Sala de Prensa
Washington, D.C
7 de abril de 2020

 

SECRETARIO POMPEO: Buenos días a todos. Me alegra que estemos todos juntos, todos saludables, todos luciendo bien, manteniéndonos separados, todo fantástico.

Me gustaría comenzar con algunos temas breves aquí esta mañana, comenzando con el Hemisferio Occidental.

Primero, quiero expresar mi agradecimiento a las docenas de países que han expresado su apoyo al nuevo marco de Venezuela que anuncié cuando estuve aquí la semana pasada. El objetivo es reemplazar la dictadura ilegítima de Maduro con un gobierno legítimo y de transición que pueda celebrar elecciones libres y justas, elecciones presidenciales para representar a todos los venezolanos. Es hora de que Maduro se vaya.

También me gustaría felicitar al Tribunal Superior de Guyana por abrir el camino para un recuento nacional de las recientes elecciones nacionales de ese país. Esperamos con interés trabajar con su comisión electoral y la comunidad internacional de observadores para garantizar que ese proceso sea libre y justo, transparente y creíble.

Volviendo a Europa, felicitaciones a Macedonia del Norte por convertirse en el miembro número 30 de la Alianza de la OTAN. Su adhesión, que marcamos en nuestra reunión virtual de la OTAN la semana pasada, fortalece enormemente a la Alianza. Y ofrece aún más pruebas de que los países saben que alinearse con las naciones libres de Occidente es la mejor manera de obtener seguridad, estabilidad y prosperidad para su propia nación.

Ahora al tema de mayor preocupación en estos días: el coronavirus. Me gustaría hablar en detalle sobre los esfuerzos mundiales del Departamento de Estado las 24 horas del día, los 7 días de la semana para repatriar a ciudadanos estadounidenses desde todo el mundo. Es una de las misiones diplomáticas más notables en la historia de Estados Unidos. Hasta esta mañana, nuestro equipo, que trabaja con un gran riesgo personal, ha repatriado a más de 45.000 ciudadanos desde todo el mundo: más de 460 vuelos, 75 países.

Casi todos los días, llegan a mi escritorio historias increíbles sobre la velocidad y tenacidad de nuestros equipos para traer a nuestra gente a casa. Estas historias podrían extraerse de un guión de Hollywood, son notables. Compartiré solo un par de ellas con ustedes.

En Nepal, turistas estadounidenses se encontraron varados cerca del Monte Everest y otras áreas remotas. Nuestra embajada obtuvo permisos especiales del gobierno para que aviones comerciales de 15 pasajeros entraran y salieran de ese peligroso terreno montañoso. El personal de la embajada organizó autobuses para viajar cientos de millas con el fin de llegar a los ciudadanos estadounidenses y llevarlos de regreso a Katmandú para abordar vuelos que finalmente regresaban aquí a los Estados Unidos. Incluso ayudamos a una mujer que se estaba quedando sin medicamentos a llegar a una farmacia, y la evacuamos en los dos primeros vuelos que transportaban a casi 600 ciudadanos y residentes estadounidenses.

En Argentina, nuestra gente trabajó con contactos del Ministerio de Relaciones Exteriores para ayudar a misioneros estadounidenses a pasar por puestos de control armados. Hicieron los arreglos para que una pareja de ancianos asintomáticos fuera liberada de la cuarentena, para poder volver a su casa con sus seres queridos. Y nuestro equipo ayudó a una pareja que esperaba un bebé a volver a los Estados Unidos de manera oportuna.

Recibimos esta nota de agradecimiento, es solo una entre muchas, de una mujer cuya madre fue repatriada de Ecuador. La nota decía, en parte: “[Solo] quiero agradecer especialmente a la Embajada de los Estados Unidos por actuar de manera tan eficiente y rápida para traer [a casa] a mi madre y a su esposo. Estaban prácticamente varados… ya que todos los aeropuertos están cerrados… ¡y ustedes vinieron al rescate! ¡Ustedes son los mejores! ¡Dios bendiga a Estados Unidos! ¡[Estoy] tan orgulloso de ser estadounidense!” Fin de la cita.

Quiero que el pueblo estadounidense tenga una mejor idea de la asombrosa coordinación logística y los detalles que conllevan cada una de estas operaciones de repatriación. Son realmente el buen trabajo de nuestro equipo que trabaja no solo en diferentes zonas horarias, sino que trabaja con el Departamento de Seguridad Nacional, el Ejército de los Estados Unidos y nuestros colaboradores extranjeros en todos los niveles para lograr que las autoridades de transporte y las compañías aéreas y los equipos médicos estén donde deben estar para traer a estas personas a casa.

Nuestros equipos están imprimiendo pasaportes de emergencia para traer a estas personas. Llamamos a los hoteles para encontrar camas donde duerman los ciudadanos de EE.UU. para asegurarnos de que estén cerca del aeropuerto en el momento en que llegue el avión, y hacemos los arreglos para el personal de vuelo. Y proporcionamos a los estadounidenses cartas para un viaje seguro. La lista sigue y sigue. Es realmente un gran trabajo del gobierno de los Estados Unidos en nombre del pueblo estadounidense.

Quiero que todos recuerden que Estados Unidos sigue siendo la principal luz mundial de la bondad humanitaria en medio de esta pandemia global.

En este momento, dada la gran necesidad de EPP en nuestro propio país, nuestro enfoque estará en mantener artículos médicos críticos en los Estados Unidos hasta que se satisfaga la demanda aquí. Pero Estados Unidos continúa, incluso mientras hablamos, brindando asistencia de alta calidad, transparente y significativa a nuestros socios en todo el mundo.

Hacemos esto porque somos personas buenas y generosas. También lo hacemos porque los virus no respetan las fronteras. Cuando ayudamos a nuestros amigos en el extranjero, ello nos mantiene seguros aquí en la patria.

Hoy puedo confirmar que estamos preparados para aportar US$ 225 millones adicionales en asistencia sanitaria, humanitaria y económica para impulsar aún más los esfuerzos de respuesta en todo el mundo. Eso se suma a los aproximadamente US$ 274 millones en fondos que ya hemos desplegado en 64 países de todo el mundo. Ningún país puede igualar este nivel de generosidad.

Los nuevos fondos que anuncié hoy se utilizarán para reducir la transmisión a través del diagnóstico, prevención y control del virus; para reforzar los sistemas de salud; preparar laboratorios; capacitar a trabajadores de la salud; para aumentar la conciencia; y mucho, mucho más.

Nuestros esfuerzos para ayudar a estos otros países a mantenernos más seguros aquí ya han tenido un impacto. Hemos traducido anuncios de servicio público sobre la lucha contra el virus a casi 50 idiomas. Ayudamos a Guatemala a establecer su hospital principal para pacientes con COVID. Apoyamos el aprendizaje en línea para niños en Camboya cuyas escuelas están cerradas.

Nuestras inversiones a largo plazo también están pagando dividendos. Una enfermera egipcia que se graduó de la escuela con una beca de USAID en 2019 ahora está tratando a pacientes con COVID en ese país. Ella dijo, y cito: “Mi educación y la capacitación en liderazgo a través del programa de becas de USAID me prepararon para este [preciso] momento”, final de la cita.

Y siempre estamos buscando oportunidades para colaborar con el sector privado, uno de los multiplicadores de fuerza más poderosos de nuestra nación. Queremos ayudar a estos países a ayudarse a sí mismos.

En Nigeria, nos hemos asociado con una compañía llamada Airtel para llegar a más de un millón de ciudadanos por día con mensajes de voz y texto sobre distanciamiento social, prácticas seguras de higiene y otras medidas.

En la misma línea, no solo el gobierno estadounidense está levantándose para ayudar. También las organizaciones benéficas estadounidenses. Como solo un ejemplo, en la República Checa, la firma estadounidense Dukane IAS, con sede en las afueras de Chicago, ha puesto a disposición voluntariamente una parte de sus instalaciones de producción para hacer máscaras faciales para los socorristas checos, centros para personas mayores y otros proveedores de servicios sociales.

En Túnez, Cisco donó equipos de videoconferencia a agencias gubernamentales para que puedan trabajar de forma remota durante este bloqueo para garantizar la continuidad de las operaciones de su equipo de liderazgo.

Es un país especial del que todos somos parte. Ningún otro país da tanto.

Y sobre ese tema, una nota más. Buenas noticias. Me gustaría llamar su atención sobre el virus del Ébola.

Durante casi dos años, Estados Unidos ha liderado la respuesta global al último brote de esa horrible enfermedad en la República Democrática del Congo. En el plazo de un mes a partir del brote, Estados Unidos desplegó un Equipo de respuesta de asistencia ante desastres y otros expertos que respaldaron campañas de vacunación, procesos de diagnóstico, pruebas y rastreo, y mucho más. Hemos aportado más de US$ 569 millones desde que comenzó el brote para combatir el Ébola en la RDC y los países vecinos.

Gracias a nuestros esfuerzos, me complace anunciar hoy que el 12 de abril se espera que la RDC declare oficialmente que este brote ha terminado. Serán 42 días, dos períodos completos de incubación de la enfermedad, desde que la última persona dio negativo dos veces y fue dada de alta de un centro de tratamiento de Ébola. La asistencia estadounidense, la bondad del pueblo estadounidense, ayudó a hacer posible esta victoria. Es una inspiración para nuestros continuos esfuerzos para combatir la pandemia del COVID-19.

Por último, un anuncio con respecto a Irak.

Como una fuerza para el bien en la nación y como el mejor amigo de Iraq, Estados Unidos ha propuesto un Diálogo Estratégico con el Gobierno de Iraq que se celebrará a mediados de junio.

Con la pandemia global del COVID-19 que se extiende y acaba con todos los ingresos, amenazando con un colapso económico iraquí, es importante que nuestros dos gobiernos trabajen juntos para detener cualquier reversión de los logros que hemos logrado en nuestros esfuerzos por derrotar a ISIS y estabilizar el país.

El Diálogo Estratégico será dirigido por mi Subsecretario de Asuntos Políticos, David Hale. Y todos los asuntos estratégicos entre nuestros dos países estarán en la agenda, incluida la presencia futura de las fuerzas de los Estados Unidos en ese país, y la mejor manera de apoyar a un Iraq independiente y soberano.


Esta traducción se proporciona como una cortesía y únicamente debe considerarse fidedigna la fuente original en inglés.
Novedades por correo electrónico
Para suscribirse a novedades o acceder a sus preferencias, ingrese abajo su información de contacto.