rss

Legislaturas estatales y el desafío de China

Français Français, English English, Português Português, اردو اردو, हिन्दी हिन्दी

Departamento de Estado de los Estados Unidos
Oficina de la Portavoz
Para su divulgación inmediata
Discurso
Secretario de Estado, Michael R. Pompeo
Senador del estado de Wisconsin, Roger Roth
Capitolio del Estado de Wisconsin, Madison, Wisconsin
23 de septiembre de 2020

 

SENADOR ROTH: Gracias, Sr. Secretario. Gracias por los comentarios. Ahora usted tiene el trabajo difícil. Lo tenemos en el banquillo, aquí.

SECRETARIO POMPEO: No hay problema.

SENADOR ROTH: Me comuniqué con nuestros legisladores que están aquí hoy y les pedí que me enviaran preguntas, y reformulé algunas de ellas para que podamos tener una conversación fluida aquí. Voy a intentar dar un breve panorama general de lo que las personas piensan aquí, y esperamos que usted pueda proporcionarnos alguna perspectiva.

La primera pregunta en realidad proviene de dos senadores. Uno es el senador Steve Nass —es sargento primero en jefe retirado de la Guardia Nacional Aérea— y luego también el senador Dale Kooyenga, que actualmente es comandante en la Guardia Nacional del Ejército de Wisconsin. Están a su derecha. Básicamente, se preguntan sobre algo que me parece haber escuchado bastante, a saber, que el pensamiento típico sobre China es que si abrimos sus mercados y los hacemos más tradicionales y los ajustamos más a las normas—normas internacionales en lo que respecta al comercio, etc.— eso los va a acercar más a una manera de gobernar democrática. Pero si miramos los últimos, digamos, 20 años, hemos visto que China ejerce un control cada vez más férreo. Vemos lo que ocurre con los musulmanes uigures. Vemos lo que ocurrió en Hong Kong a comienzos de este año, y luego el senador Nass señala la militarización de las Islas Spratly del Mar de China Meridional.

La pregunta es la siguiente: ¿Este pensamiento típico con respecto a las fuerzas de mercado está imponiendo estos sistemas democráticos, o necesitamos una realineación fundamental en el enfoque?

SECRETARIO POMPEO: Sí, tal vez es esa la cuestión central. ¿Está por aquí el Sargento Primero?

SENADOR ROTH: Está en la segunda fila. Steve Nass, justamente allí.

SECRETARIO POMPEO: Siempre he temido a los sargentos primeros. (Risas). Cuando era un joven teniente sabía quién estaba realmente al mando.

Durante 50 años, la política de Estados Unidos tuvo como tema central que si comerciamos con ellos lo suficiente, se abrirán y luego se detendrán, la actividad económica predatoria cesará; eso es lo que nos afecta a nosotros en Estados Unidos. Entonces, en cuanto a todos los problemas de derechos humanos y todos los desafíos dentro de China, lo que más nos interesa es asegurarnos de que compitamos con cada país sobre la base de reglas de comercio justas y equiliobradas, y que todos acaten las mismas ideas centrales de soberanía y reconocimiento del Estado de derecho. Y la teoría fue que, si comercias con ellos lo suficiente, crecerán lo suficiente, sacarán a cientos de millones de personas de la pobreza —lo cual han hecho— y ese tipo de comportamiento cambiará.

Hice una discurso en la Biblioteca Nixon hace algunos meses atrás en las que dejé muy en claro que eso ha fracasado. Simplemente no funcionó. La teoría que tenían el presidente Nixon y el Dr. Kissinger —y el Dr. Kissinger se convirtió en un buen amigo— puede haber sido lo correcto para principios de la década de los setenta y puede haber valido la pena intentarlo en los ochenta y en los noventa. Pero sabemos que no funcionó para el pueblo estadounidense porque pueden ver las decenas de millones de puestos de trabajo perdidos como resultado de la (inaudible) propiedad intelectual y las transferencias forzadas de tecnología que han tenido que realizarse desde empresas justo aquí en Wisconsin. Pensamos en las empresas más grandes, pero las pequeñas y medianas empresas —dirigí una pequeña empresa en Kansas durante años— pueden verlas. Querían ver nuestros planos, querían ver nuestra ingeniería para permitirnos comerciar con ellos. 

Tuvimos que utilizar fundamentalmente el juego de herramientas que tenemos, el poder que Estados Unidos tiene, simplemente para exigir un conjunto de relaciones justas y recíprocas en cada dimensión en China. Se suma otro elemento a esta pregunta. “¿Cómo quiere el presidente Trump que se vea esto? ¿Cómo se ve la relación dentro de 5, 10, 15 o 20 años?”. Y la respuesta es que sea una relación que es justa y equilibrada y en la que una nación… una nación no amenaza a otra, ni los medios de vida de otro conjunto de países. Y es allí donde nos hemos estado dirigiendo.

Entonces consideramos positivo cuando China aparece y compite de manera justa y equitativa, y es un proveedor de una empresa. Eso es excelente. Pero lo que vemos en demasiados casos es el otro lado de la moneda, que es una relación no equitativa, que hay personas que no respetan la propiedad, vemos que no hay recursos, no hay recursos judiciales para estos perjuicios, y es una actividad predatoria que simplemente es inaceptable permitir que continúe.

SENADOR ROTH: Gracias. 

SECRETARIO POMPEO: Y que haya más comercio, que se incremente la actividad es poco probable que sirva, salvo para potenciar la capacidad que tienen de continuar con este comportamiento opresivo e inequitativo.

SENADOR ROTH: La siguiente pregunta, que de algún modo se desprende de lo anterior, la plantea el presidente de la Asamblea, el Sr. Robin Vos. Tuvo la oportunidad de conocerlo más temprano. Es el rey de las palomitas de maíz aquí en Wisconsin, logró tener su propia pequeña empresa aquí. Pero hablemos de la actuación de China en las últimas dos décadas, particularmente en los últimos 10 años, en los que se están expandiendo, están intentando invertir en el mundo. Tienen la iniciativa de la Nueva Ruta de la Seda, que es fuerte en países del tercer mundo, pero incluso en algunos países del primer mundo, en Europa. Su tecnología de Huawei que están intentando… la tecnología 5G que están intentando desplegar en toda Europa y otros lugares. Y varios comentaristas, creo que en Estados Unidos, o expertos sugieren que esto está ocurriendo en ausencia de… ante un vacío que existe, porque el gobierno actual ha debilitado las relaciones con estas potencias, y ahora están yendo a otra parte.

Entonces la pregunta es, supongo: ¿Qué riesgo implica la inversión creciente de China en otros países para los intereses en materia de política exterior y económica de Estados Unidos?

SECRETARIO POMPEO: Sí. Estos problemas vienen de mucho antes de este gobierno, y no me refiero a esto desde una perspectiva política. No se trata solo del gobierno demócrata anterior. Esto sucede desde hace 25, 30 años. No es una cuestión política. Es así. 

Hay un consenso bipartidista en Washington con respecto a los desafíos que plantea el Partido Comunista Chino. Digo esto porque lo que el gobierno de Trump ha intentado hacer, por primera vez, es asumir este desafío de manera seria, reconociendo que llevará años poner un freno a cada dimensión de la infiltración, la conectividad que ha desarrollado durante 25 o 30 años. Usted dio tres ejemplos. Déjeme explayarme sobre solo uno, que es muy importante. Tiene que ver con la infraestructura de las telecomunicaciones. Usted mencionó a Huawei como una compañía en particular, pero el desafío es mayor. Cada uno de nosotros tiene información en sistemas electrónicos. Nuestros hijos la tienen. Está en todas partes. Así es como hacemos negocios hoy. Así es como nos entretenemos hoy. Esa información no puede viajar por redes no confiables sin ponernos a todos nosotros en riesgo. 

Entonces, el gobierno de Trump ha dicho que no vamos a hacerlo más. No vamos a permitir que haya redes no confiables dentro del sistema de información estadounidense. Vamos a construir, con el tiempo, un sistema de servicios en el que sabemos que podemos confiar, que tendrá valores occidentales, Estado de derecho occidental, una idea central de transparencia y apertura. Sabremos dónde estará esa propiedad, esa propiedad de información. Este es un gran desafío, pero hemos hecho avances reales.

Cuando llegamos, estaban… Huawei estaba en ascenso, ZTE estaba en ascenso, toda la infraestructura de telecomunicaciones china. Miren, se mostraban como empresas de propiedad estatal y estaban subsidiando estos negocios. Entonces, si uno era un país pequeño en alguna parte del mundo, era económico y parecía gratuito. Pero no es gratuito. (Risas).

SENADOR ROTH: Bien.

SECRETARIO POMPEO: Hay un costo. Tal vez no se pague al inicio. Es posible que no figure en la factura. Pero hay un costo real. Y entonces tenemos… hemos adoptado un enfoque que decía, bien, sabemos que hay algo que sí podemos controlar: la información estadounidense. Y vamos a exigir que la información estadounidense viaje solo por… en una nube confiable, en una red confiable, por vías y líneas telefónicas limpias. Y vamos a lograrlo. Estoy muy seguro. 

Por cierto, esto no es anti-China. Para cualquiera que se presente, habrá un proceso de certificación. Si la tecnología cumple con eso, es decir, si entendemos que esa información tiene una cadena de custodia en la que podemos llegar a confiar, entonces podrá entrar. La fuente de esto es irrelevante. Es decir, si está construido en China o Europa o Wisconsin, que así sea. Tenemos el imperativo de la seguridad nacional que nos obliga a hacer esto bien. De lo contrario, viviremos en un sistema de información que se parece más al que está dentro de China hoy, un sistema cerrado, protegido por cortafuegos, compartimentado para los ciudadanos particulares y un estado orweliano inmenso en el gobierno central. 

Este no es el mundo en el que el pueblo estadounidense o el pueblo europeo o, francamente, las personas en África o Asia quieren vivir. Y hemos comenzado a cambiar el rumbo en la infraestructura de las telecomunicaciones y en otros lugares, lo cual comienza a trazar el camino correcto hacia la independencia y libertad.

SENADOR ROTH: Y parece estar dando algunos resultado positivos, en países europeos que se alejan de Huawei en particular, algunos de ellos como sea.

SECRETARIO POMPEO: Mire, lo primero con ellos… todos conocen el programa de 12 pasos, ¿verdad? (Risas). “Tengo un problema”. El mundo tiene este desafío y tuvimos que reconocer… lo primero que tuvimos que hacer es… pasé mis primeros seis, ocho meses viajando por el mundo compartiendo datos y hechos relacionados con riesgos: riesgos de tipo político, económico, militar, riesgos de seguridad y de privacidad para la información que es de nuestros ciudadanos. Y ese esfuerzo en cuanto a información, el ir a todos lados y asegurarnos de que todos reconocieran el riesgo, ha hecho que allí haya grandes cambios en cómo el mundo piensa con respecto a tratar con el Partido Comunista Chino.

SENADOR ROTH: La siguiente pregunta la formula el representante Jim Steineke y sigue la línea del tema comercial. A menudo, cuando tenemos figuras nacionales de ese nivel participando en conversaciones, eso no se traduce en efectos para los pequeños negocios o las haciendas de los residentes de Wisconsin, u otras consecuencias para ellos. Vimos los primeros años de… de hecho, hasta la crisis de Covid, casi como una pelota de ping pong, nuestra relación y las represalias en los aranceles entre nosotros y China, como algo que iba y venía.

Su pregunta es la siguiente: “¿Cómo podemos asegurarnos de estar exigiendo que China rinda cuentas por los abusos en el comercio y las prácticas monetarias y , al mismo tiempo, asegurarnos de que las empresas de Wisconsin aquí sigan siendo competitivas y se mantengan a flote?”.

SECRETARIO POMPEO: Sí. Quisiera volver a lo que habló el presidente Trump durante su primera campaña, en 2015 y durante 2016. Habló sobre dónde nos encontrábamos con respecto a eso, dónde se situaba una pequeña empresa de Kansas con respecto a China. Si esa pequeña empresa de Kansas deseaba invertir en China, no podía tener una participación mayoritaria que le diera control. Una empresa equivalente de China sí podía ser propietaria de un negocio aquí en Estados Unidos. La relación comercial era excesivamente dispar, y había aranceles muy significativos. 

El Partido Comunista Chino logró persuadir al mundo de que siguen siendo una nación en desarrollo. Consiguen inmensas ventajas dentro de la OMC debido a ser una nación en desarrollo; productos más baratos, mientras que una empresa de Wisconsin o Kansas no tiene posibilidades de competir con eso. Y entonces, el Presidente se propuso intentar identificar las herramientas que teníamos disponibles para revertir ese curso, cambiar la naturaleza de la relación económica y comercial entre Estados Unidos y China.

Entonces, la primera medida fue contactarnos con los funcionarios chinos e informarles que deseamos negociar un acuerdo comercial justo, equitativo y recíproco, y eso fue lo que se propuso hacer desde el inicio. No logró muchos avances. Entonces empezó a usar el poder económico de Estados Unidos a través de la herramienta que ofrecen los aranceles para imponer verdaderos costos a las empresas chinas. Es consciente de que eso también afectó a las empresas estadounidenses, en beneficio de algunas y en detrimento de otras. Por cierto, la comunidad agrícola de Kansas también se vio afectada por esos aranceles.

Tenemos que invertir la naturaleza de la relación; resulta imperioso. Tenemos que lograr estar en pie de igualdad. Y si hay costos a corto plazo, estoy convencido de que la mayoría de los estadounidenses están listos para decir, “Eso es lo que haré”. Es lo que se debe hacer. Es lo que se debe hacer en pos de la libertad y la democracia. En última instancia, también es lo que se debe hacer para sus negocios. Y por eso hemos intentado mitigar los daños a las pequeñas y medianas empresas de aquí en el corto plazo para lo que será un cambio estratégico extremadamente importantes que beneficiará a cada empresa estadounidense, desde la empresa más pequeña de Wisconsin, pasando por las medianas empresas de lugares como Kansas e Iowa, hasta las empresas más grandes que desarrollan actividades a nivel mundial, donde tendrán la verdadera oportunidad de competir tácticamente en un marco de justicia e igualdad. Esa es la misión que se planteó. Esa es la finalidad de los aranceles. El Presidente ha dejado en claro que le encantaría vivir en un mundo sin aranceles ni barreras al comercio…

SENADOR ROTH: Bien.

SECRETARIO POMPEO: …bien abierto, dejemos que compitan los mejores. Confío en que los ciudadanos de Wisconsin lo conseguirían si se les diera la oportunidad. Pero para lograrlo, hubo que imponer costos y el Presidente tiene la determinación de continuar actuando de ese modo a fin de conseguir los resultados mejores para las empresas de Wisconsin y para las empresas de todo el país.

SENADOR ROTH: Gracias. La siguiente pregunta es mía.

SECRETARIO POMPEO: Muy bien.

SENADOR ROTH: Se relaciona con su Comisión de Derechos Inalienables, a la cual he estado siguiendo con interés, y quisiera darle la oportunidad de informar a todos de qué modo llegó a conformar esta comisión y qué resultados logró la comisión, así como qué desea hacer con eso en lo relativo a la política exterior.

SECRETARIO POMPEO: Entiendo. Cuando la gente habla sobre derechos humanos, es común que nosotros, de algún modo, nos cerremos. Parece un tema efímero; parece algo de índole muy internacional y etéreo. La realidad es que el pilar de lo que nuestros fundadores lograron para cada uno de nosotros fue este conjunto de derechos fundamentales que todos tenemos: el derecho de practicar nuestra religión del modo que deseamos, el derecho a proteger nuestra propiedad y de preservar los derechos de propiedad en todas partes de Estados Unidos, el derecho a decir lo que pensamos si estamos en desacuerdo. A veces los damos por sentados dentro de Estados Unidos. Y he observado cómo actúa nuestro Departamento de Estado en todo el mundo al intentar ayudar a otros ciudadanos para que tengan lo mismo. Y se volvió… Era confuso. ¿Qué derechos, cuántos derechos, cuánto nos vamos a esforzar? 

Por ello, le pedí a un grupo de personas lideradas por una mujer llamada Mary Ann Glendon que dieran un paso atrás y volvieran a basar la política exterior estadounidense en las tradiciones de nuestros fundadores, las cosas que hicieron esta nación tan excepcional y tan especial, para que el Departamento de Estado tuviera un conjunto de principios en los que reflexionar a medida que se moviera por el mundo y dijera qué cosas son esenciales. Dado que cada ser humano está hecho a imagen y semejanza de Dios, ningún gobierno debería poder ni puede darnos eso ni quitárnoslo. Entonces, ellos escribieron un informe hace algunos meses. Le pido que le eche un vistazo —le llevará 25 o 30 minutos darle una ojeada— y le recordará qué es lo que hace a Wisconsin y a Estados Unidos tan especiales, por qué hemos tenido tanto éxito y por qué continuamos siendo el lugar que las personas de todo el mundo no sólo quieren visitar y viajar, con el que quieren relacionarse, sino también el lugar al que quieren emular.

Nuestros fundadores estaban en lo cierto con este conjunto de derechos que son tan fundamentales y que estamos obligados a preservar y proteger. Y quería asegurarme de que mi equipo, mi equipo del Departamento de Estado, se basara en esa historia y que no se perdiera en esta plétora de lenguaje relativo a derechos que suele fomentarse en todo el mundo y que beneficia a países como Irán, Venezuela y China. Hablan sobre derechos humanos en China y, sin embargo, vemos lo que realmente está pasando allí. Quería asegurarme de que tuviéramos el lenguaje, la retórica y el conocimiento fundamental a plena disposición de todo mi equipo.

SENADOR ROTH: Sí, gracias por esas palabras. La siguiente pregunta corresponde al Senador Pat Testin y también se refiere al tema de los derechos humanos. Es el hombre con la mascarilla azul que se encuentra al fondo, en el centro, por allí. Existen rumores de que el Gobierno estadounidense está considerando expresar una determinación de que se configuraron atrocidades en relación con musulmanes uigures en China. ¿Puede decirnos algo sobre lo que esto significaría y el efecto que podría tener, así como por qué se enfocan en este tema usted y el gobierno?

SECRETARIO POMPEO: Bien, el gobierno ha hecho de la libertad religiosa una verdadera prioridad en todo el mundo. El Presidente habló sobre este tema hace casi exactamente un año, en las Naciones Unidas, esta idea de que todo ser humano debe tener la capacidad y el derecho de ejercer su propia conciencia. Algunas personas elegirán no profesar ninguna fe. Los cristianos, los musulmanes, los judíos, todos. Pero todos deben tener esta libertad. Lo que está sucediendo en esta región occidental de China a la que usted se refiere es la antítesis de esta situación. Un grupo de personas que están siendo tratadas del modo más horrendo debido a quiénes son, sus creencias, su raza -esterilizaciones forzadas, abortos forzados y existe un sistema de vigilancia de tiempo completo. 

La cifra pública que utilizamos es de aproximadamente un millón de personas atrapadas en esta situación terrible y Estados Unidos tiene la responsabilidad de denunciarlo. Estamos considerando el lenguaje que emplearemos y el modo en que lo describiremos. Cuando Estados Unidos habla sobre delitos de lesa humanidad o genocidio, intentamos ser muy precisos y muy cuidadosos ya que esto tiene un peso enorme. Pero tengan la certeza de que el mundo se está dando cuenta de lo que está sucediendo en esos lugares y lo único que pedimos es que el Gobierno chino ponga freno a ese tipo de actividades y trate a esas personas con el respeto que se han ganado por motivo de su humanidad. Realmente, es así de simple.

SENADOR ROTH: Recuerdo cuando era un niño pequeño y veía en la pantalla de la televisión cómo caía el Muro de Berlín y la libertad llegaba a esos…

SECRETARIO POMPEO: Es usted muy joven.

SENADOR ROTH: Lo soy – sí, claro. (Risas). Sí. Y ahora estamos viendo en Hong Kong —hace poco presenté al jefe de la asociación de estudiantes de Hong Kong, Marco Lam— estamos viendo en Hong Kong casi todo lo contrario de esa situación, una ciudad que está yendo en la otra dirección debido a China y su ley de seguridad. Sé que el Reino Unido está trabajando para otorgarles visas, o al menos a algunos de ellos, potencialmente 3 millones. ¿Hay algo que Estados Unidos pueda hacer y algo que ustedes estén contemplando para dar respaldo a la gente que ama la democracia en Hong Kong?

SECRETARIO POMPEO: Sí. De hecho, hemos hecho bastantes cosas. Es una situación realmente desafortunada. En definitiva, esto es un ejemplo… lo que está ocurriendo en Hong Kong actualmente es otro ejemplo de promesas rotas por parte del Partido Comunista chino. En 2015, prometieron que no instalarían armamento en el Mar de China Meridional y, de hecho, ya han violado esa promesa fundamental que hicieron. En Hong Kong, hicieron una promesa de 50 años —en realidad, se la hicieron al Gobierno británico, pero se trató de un acuerdo certificado por la ONU— prometieron que durante 50 años tratarían a Hong Kong de modo fundamentalmente diferente; la idea era que había un solo país, pero habría un sistema aparte, dos sistemas. E incumplieron esa promesa. Creo que cuando las naciones no cumplen con los compromisos que decidieron asumir, esa actitud es muy reveladora.

Por ende, hemos hecho todo lo posible por brindar apoyo a las personas libres de Hong Kong. Es su lucha. El Reino Unido ha acertado al afirmar que quienes se encontraban en Hong Kong pensando que aún tendrían otra década y media de libertad… tienen una relación muy especial, un conjunto de normas sobre visado que difieren de las nuestras. Creo que van a incorporar a algunas de esas personas. 

Pero hemos comenzado, tal como dijo el Presidente en su orden ejecutiva, por expresar que, si el Gobierno chino va a tratar a Hong Kong simplemente como otra ciudad comunista, nosotros haremos lo mismo. Por lo tanto, respecto de todos los acuerdos especiales que existían entre Estados Unidos y Hong Kong, acuerdos que diferían de los que teníamos con China continental, el Presidente dijo que se les debía poner fin. Si van a tratarla de igual modo, si van a tratar a la gente de Hong Kong del mismo modo que tratan a la gente de otras partes del país, Estados Unidos debe hacer lo mismo. Y hemos logrado grandes avances en el camino, siempre respaldando los derechos democráticos de esas personas, al tiempo que aspiramos a que las personas de todas partes de China tengan los derechos humanos y las libertades que tanto se merecen.

SENADOR ROTH: Bueno, Sr. Secretario, nos estamos acercando al final. Pero sobre la base de la breve conversación que tuvimos, creo que queda bastante claro para todos que actualmente existen grandes desafíos en el mundo y agradecemos su liderazgo en este sentido. ¿Tiene algún pensamiento o comentario final que quisiera compartir con nuestros legisladores, nuestros encargados de formular políticas y nuestros líderes empresariales de Wisconsin? 

SECRETARIO POMPEO: Me considero un hombre de fábrica. Es donde comencé, antes de perder la razón y postularme para el Congreso. Ahora tengo el privilegio de desempeñarme como Secretario de Estado de Estados Unidos. Y quiero decirles que pienso sobre la vida de mi familia en Kansas. Hay una granja familiar en un pequeño lugar llamado Winfield que creo que ahora pertenece a uno de mis primos. Es fácil pensar que estos lugares están desconectados, pero el lugar de Estados Unidos en el mundo, nuestra capacidad, nuestro poderío económico es fundamental para que yo pueda producir buenos resultados en todo el mundo. Por ello, quiero agradecer a todas las personas que se levantan cada mañana, van al trabajo, dan lo mejor para generar valor para sus empresas; a cada niño que va a la escuela y estudia tan intensamente como puede. Espero que todos estudien matemática, ciencia e ingeniería. Necesitamos una mayor cantidad de esas capacidades técnicas aquí en Estados Unidos. 

Sepan que el Presidente Trump y yo, al viajar por el mundo e involucrarnos en estas cuestiones globales importantes y complejas, nos concentramos profundamente en la idea de que, si hacemos bien las cosas aquí, en Estados Unidos, si nosotros —el Presidente usa la frase “Estados Unidos primero”— si hacemos las cosas bien aquí, sin dudas los beneficiaremos a todos ustedes. Beneficiaremos al pueblo de Wisconsin y beneficiaremos a la gente de todas partes de Estados Unidos de América, pero también seremos una fuerza de bien en todo el mundo. Lograr un Estados Unidos exitoso, próspero y libre es un pilar fundamental para que las personas de todo el mundo tengan acceso al mismo tipo de oportunidades. Por ello, nos enfocamos especialmente en asegurarnos de siempre recordar los lugares de los que provenimos y, cuando hagamos las cosas bien, cuando obtengamos buenos resultados aquí para los Estados Unidos, entonces mi labor como Secretario de Estado será mucho más fructífera.

Gracias por recibirme el día de hoy. Lo he disfrutado y lo he pasado muy bien. Fue una bendición estar aquí con ustedes. Gracias por todo lo que hacen cada día para asegurarse de que a Wisconsin le vaya bien. Que Dios los bendiga.

SENADOR ROTH: Gracias. En nombre del Presidente de la Asamblea, el Sr. Vos, y de nuestra legislatura, gracias por haber venido a la capital de nuestro estado el día de hoy. Se agradece.

SECRETARIO POMPEO: Gracias a todos. Buena suerte. (Aplausos).


Esta traducción se proporciona como una cortesía y únicamente debe considerarse fidedigna la fuente original en inglés.
Novedades por correo electrónico
Para suscribirse a novedades o acceder a sus preferencias, ingrese abajo su información de contacto.