rss

Robert E. Pérez, Comisionado adjunto del Servicio de Aduanas y Protección Fronteriza de los Estados Unidos (CBP) Tae Johnson, funcionario sénior que cumple los deberes de subdirector del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos (ICE)

English English

Departamento de Estado de los Estados Unidos
Para su difusión inmediata
22 de octubre de 2020
CONFERENCIA ESPECIAL TELEFÓNICA
Centro de Medios de las Américas

 

Moderadora:  Saludos a todos desde el Centro de Medios de las Américas del Departamento de Estado de Estado de los Estados Unidos en Miami, Florida.  Quisiera darles la bienvenida a todos los participantes que se han conectado desde los Estados Unidos de toda la región.  Quisiera anunciar a nuestros participantes un cambio de orador del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas a quien presentaré en breve.

Esta es una conferencia oficial con Robert Pérez, comisionado adjunto del Servicio de Aduanas y Protección Fronteriza, y Tae Johnson, funcionario sénior que cumple los deberes de subdirector del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas.  El comisionado adjunto Pérez y el funcionario sénior Johnson harán una presentación de aspectos recientes de la política de inmigración de Estados Unidos y luego responderán preguntas de los periodistas participantes.

Nos complace poder ofrecer interpretación simultánea en español para esta conferencia.  Pido a todos que tengan esto presente y hablen pausadamente.

Con esto le doy la palabra al comisionado adjunto Pérez para sus comentarios iniciales.

Sr. Pérez:  Gracias Namita y buenas tardes a todos.  Quisiera primero agradecer al Departamento de @stado por coordinar este evento y por esta oportunidad.  También quisiera agradecer a todos los miembros de la prensa por su participación e interés en esta llamada y por los temas que cubriremos hoy, ciertamente la misión del Servicio de Aduanas y Protección Fronteriza, o CBP, y del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas, o ICE. 

La seguridad fronteriza es esencial para la seguridad nacional y económica de nuestro país.  Por lo que quisiera hablar sobre algunos temas.  Primero, los peligros para extranjeros ilegales que intentan viajar a la frontera de EE.UU. y los peligros que enfrentan cuando tratan de cruzarla; la inutilidad de hacer ese viaje; lo que hemos hecho para fortalecer la frontera contra la inmigración ilegal, incluso el muro fronterizo y las asociaciones con los gobiernos de México y Centroamérica; y los números que muestran que nuestras políticas funcionan.

Intentar cruzar ilegalmente la frontera de EE.UU. es una proposición peligrosa.  Es un viaje peligroso a la frontera y es peligroso… es peligroso cruzar la frontera ilegalmente.  Aun antes de que lleguen la frontera de EE.UU., los migrantes enfrentan miles de millas de condiciones peligrosas y mortales en su camino.  Además, los que viajan se ven explotados por criminales que continuamente los asaltan, roban, secuestran y extorsionan, y todo ello sin considerar las enfermedades a las que están expuestos los migrantes, particularmente este año pasado y continuamente, en este mismo instante, con los continuos problemas causados por la pandemia de COVID-19.

No hay… disculpen, quiero decir que las cosas no mejoran cuando llegan a la frontera.  En el año fiscal pasado en 2020, nuestros agentes de la patrulla fronteriza desbarataron casi 400 casas clandestinas con personas hacinadas en condiciones desagradables y antihigiénicas.  Además, en el CBP rescatamos a más de 5.000 personas atrapadas en ríos, remotos desiertos y montañas escabrosas, o a veces encerrados en camiones remolque y…hasta encontramos personas con heridas de gravedad al intentar escalar el muro de 30 pies que estamos construyendo a lo largo de nuestra frontera.

Quisiera presentar y compartir con ustedes unos cuantos ejemplos recientes.  A finales de julio de este año, un agente de la Patrulla Fronteriza encontró a un hombre mexicano tirado en un campo después de caer del muro en Arizona.  Salvarle la vida a este hombre fue obviamente la primera prioridad del agente y lo hizo.  Sin embargo, a pesar de nuestros esfuerzos y de los esfuerzos del agente por conseguirle atención médica en un hospital local, el hombre murió de las lesiones sufridas por la caída.  En una conmovedora historia de solamente el fin de semana pasado, en el CBP encontramos a cuatro niños de Honduras y El Salvador entre los cuatro y siete años de edad, solos, con la ropa mojada y tiritando de frío, en la ribera del río Grande después que un traficante despiadado arriesgó sus vidas al intentar cruzarlos a través del río en una balsa.  Solo imagínense eso por un segundo.  La depravación en este caso no deja la menor duda.  A fin de cuentas, intentar cruzar ilegalmente la frontera de EE.UU. es una proposición perdedora. 

Anteriormente, los extranjeros ilegales podían entrar a los EE.UU. reclamando asilo y luego desapareciendo dentro del país mientras esperaban una audiencia que podía tomar semanas, meses o hasta años en llevarse a cabo.  Pero a través de la red de iniciativas y programas operativos implementados durante los últimos dos años, el CBP está enviando un mensaje claro:  se acabó el modelo de captura y liberación.  Los migrantes ilegales ya no serán liberados dentro de nuestro país.  Ya no podrán fugarse sin consecuencias y se les regresará inmediatamente a su país de origen.  Y las personas con audiencia de inmigración pendiente en Estados Unidos tendrán que esperar en México por el tiempo que demoren sus procedimientos.  Y la realidad es que los jueces de inmigración de EE.UU. concluyen que el 99 por ciento de los que llegan no merecen asilo, lo cual hace que su ya peligroso viaje y larga espera sean en vano.

También hemos tomado medidas extraordinarias adicionales para que la frontera sea más segura, ya que la seguridad fronteriza es un asunto de seguridad nacional.  Desde enero de 2017, hemos añadido casi 380 millas del nuevo sistema del muro fronterizo.  Es una barrera real y funciona.  Con la combinación de barreras físicas y tecnologías avanzadas hemos creado una zona de total y efectivo control que no solo nos permite responder inmediatamente a los ingresos ilegales y otras actividades ilegales, sino que también desalienta a los mismos ingresos ilegales. 

Como recordarán, en 2019 vimos una crisis humanitaria sin precedentes cuando casi un millón de extranjeros ilegales, la mayoría de Centroamérica, intentaron cruzar ilegalmente la frontera de EE.UU.  Pero con el fin del método de “capturar y liberar” y las mejoras que implementamos en la frontera, así como con las asociaciones con el gobierno de México y nuestras contrapartes en Centroamérica, vimos la reducción de los encuentros a lo largo de la frontera del suroeste desde casi 1 millón en 2019 a menos 458.000 en 2020, una reducción de 53 por ciento.

Nuestras asociaciones con el gobierno de México y los países del Triángulo Norte nunca han sido tan sólidas.  Estamos enfrentando las crisis de la pandemia mundial y la exacerbación de la migración como socios regionales.  Solamente observen el desbaratamiento de la caravana de migrantes a comienzos de este mes como prueba de este hecho. 

Solamente hoy, más temprano, participé en un diálogo con nuestros socios regionales del hemisferio y enfaticé el papel importante que todos tenemos en prevenir la tragedia, salvar vidas y proteger la salud pública regional a través de nuestros esfuerzos complementarios.

Para terminar, espero haber pintado un panorama de las realidades por qué la migración ilegal y descontrolada es peligrosa, inútil y, en el medio de una pandemia mundial, también representa un serio riesgo de salud pública para todos y cada país de la región.  Ahora más que nunca, por el bien de la salud y la seguridad individual y pública, hacemos un llamado a cualquiera que esté pensando hacer el peligroso viaje, que se quede en casa.  Inviertan sus talentos y esfuerzos en mejorar sus comunidades.  Hagan sus comunidades más seguras y prósperas, y sientan orgullo en ser parte de la recuperación de la pandemia que todos los países están intentando y para lo que están trabajando asiduamente ahora mismo. 

Muchas gracias y quisiera ahora pasarle el micrófono al subdirector interino de ICE, Tae Johnson.

Moderadora:  Señor, si me permite la interrupción.  AT&T, tenemos problemas con la fila de preguntas.  Sírvase abrirla y quisiera pedirle a nuestros participantes que presionen 1 y 0 si quieren ponerse en la cola de preguntas.  Y con esto, lo siento por la interrupción; teníamos un problema técnico.  Y con esto, le paso la palabra al subdirector interino Johnson para sus comentarios iniciales.  Gracias.

Sr. Johnson:  Gracias y buenas tardes a todos.  También quisiera agradecer al Departamento de Estado por organizar esta conferencia y a los medios por participar en este importante evento.

Como subdirector interino del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas, quisiera aprovechar esta oportunidad para hablar del rol de ICE en el control de la inmigración y el muy importante trabajo que sus oficiales hacen cada día.  Nuestra principal responsabilidad es proteger la nación, nuestras comunidades y al pueblo estadounidense. Cumplimos esta responsabilidad haciendo cumplir las leyes de inmigración del país y cientos de estatutos penales.  Hacemos cumplir las leyes de inmigración de nuestro país mediante la identificación, ubicación, aprehensión y deportación de las personas que violan estas leyes, personas que incluyen criminales peligrosos, violadores de derechos humanos y terroristas. Hacemos esto en asociación con los agentes encargados de hacer cumplir las leyes a nivel federal, estatal y local, según corresponda.  

Si bien no miramos hacia otro lado ante ningún tipo de personas inmigrantes que transgreden la ley, nuestra prioridad es actuar contra los delincuentes extranjeros que, en muchos casos, son reincidentes que victimizan a hombres, mujeres, niños y niñas en nuestras comunidades, y cometen delitos gravísimos. Este ha sido, sin duda, un año de grandes desafíos, en una época en la cual todas nuestras naciones se han visto afectadas por una pandemia global. Sobre la base de las enseñanzas extraídas desde el comienzo de la pandemia, el personal del ICE ha demostrado gran capacidad de ajustarse y adecuarse a este contexto, al tiempo que nos aseguramos de que nuestros funcionarios pudieran llevar adelante la misión de manera adecuada y segura.

En nuestras actividades diarias, nos centramos en la seguridad pública y las amenazas para la seguridad nacional, y en quienes se encuentran en detención obligatoria, al tiempo que tenemos presente la seguridad y el bienestar de todos los implicados. Incluso durante esta pandemia, el ICE mantiene su compromiso de ejecutar con fidelidad las leyes que el Congreso ha aprobado, observando estrictamente su letra, y de preservar la integridad del sistema inmigratorio de nuestra nación. El ICE completó recientemente una operación conocida como Operation Rise. Durante esta, identificamos, ubicamos y detuvimos a más de 300 inmigrantes fugitivos que circulaban libremente por las calles. Entre los resultados de esta operación se incluyen la aprehensión de personas condenadas por homicidio, agresiones sexuales a menores, personas que condujeron bajo la influencia del alcohol, personas con antecedentes de violencia doméstica, y otro tipo de delitos.

En la fase 1, que se desarrolló en California, más del 95 % de los detenidos tenían antecedentes penales o pesaban contra ellos cargos penales. En la fase 2, nos enfocamos en otros seis lugares que no cooperan, que se denominan habitualmente “ciudades santuario”, que incluyen Filadelfia, Nueva York, Denver, Seattle, Baltimore y Washington D.C. Esto es importante porque muchas de las personas que se atreven a emprender el riesgoso y largo trayecto hasta aquí tienen la intención de vivir en estas ciudades santuario. Operation Rise es apenas un ejemplo de los esfuerzos que realiza el ICE para hacer cumplir las leyes federales inmigratorias en todo el país, con independencia de las ciudades santuario y otros obstáculos que debe sortear el ICE.

Aunque este tipo de operaciones ponen de manifiesto esfuerzos importantes, los hombres y mujeres del ICE trabajan a diario para proteger al público estadounidense. Nuestro mensaje es claro. Estemos o no ante ciudades santuario, nuestra misión no se detendrá. Vamos a sacar de nuestras calles a quienes violan nuestras leyes inmigratorias y actuaremos con rapidez para sacar a esas personas de Estados Unidos.

Permítanme concluir diciendo que a los hombres y las mujeres del ICE les importa la seguridad del pueblo estadounidense y asumen sus funciones con absoluta seriedad. No vamos a desistir de nuestros esfuerzos para localizar a agresores violentos y expulsarlos de Estados Unidos. Esta es nuestra responsabilidad y es una parte clave de la misión de nuestro organismo.

Gracias a todos por la oportunidad de participar en este evento, y me complacerá responder a las preguntas que tengan. Gracias.

Moderador: Gracias. Ahora empezaremos con la sección dedicada a preguntas y respuestas de nuestra llamada de hoy. Antes de empezar, AT&T, ¿podría abrir la fila de preguntas y respuestas? Seguimos teniendo problemas logísticos con esa página del monitor de la conferencia. Ahora…

Operador: A todos nos aparecen las preguntas y respuestas de la conferencia como abiertas desde el principio. Creo que solo no se visualizan en el extremo de ustedes, aparentemente.

Moderadora: Qué llamativo. Bueno. Para quienes están en la línea en inglés y hagan preguntas, y digo esto en caso de que se visualice en mi monitor de la conferencia, por favor digan su nombre y a qué organización pertenecen, y limítense a una pregunta sobre el tema de la sesión informativa del día de hoy. Si enviaron sus preguntas por anticipado, entonces ya las he incorporado a la lista.

La primera pregunta es de Celeste Andino de Honduras, Nación y Mundo. “Si una nueva caravana de migrantes sale de Honduras hacia Estados Unidos, ¿qué medidas van a adoptar? ¿Se aplicarán sanciones a quienes organicen y promuevan estas caravanas?”.

Sr. Pérez: Gracias, Namita. Aquí el subcomisionado Pérez. Voy a tomar esta pregunta. Lo que diría con respecto a esto es que, como vimos con la caravana reciente, a la cual me referí en mis declaraciones iniciales, en Estados Unidos y con nuestros socios regionales tomamos medidas muy rápidas para desalentar y dispersar la caravana e impedir que lograran avances significativos respecto de donde… y cómo empezaron. Esto incluyó la repatriación de la mayoría de los participantes de la caravana de vuelta a Honduras.

Una vez más, solo tengo palabras de gratitud con respecto al grado de cooperación y colaboración que tuvimos con nuestros socios centroamericanos, también con México, que enviaron un mensaje muy claro, al igual que nosotros, de que las caravanas no serán una forma aceptable de circulación para ninguno de nosotros, y también manifestaron y recordaron a quienes emprenden este viaje los inmensos riesgos que entraña incluso contemplar realizarlo, más aún, ante la pandemia global. Creemos que es importante que todos tengan presente que la pandemia lleva los riesgos para todos los implicados a un nivel mucho mayor, en términos de los riesgos de salud pública a los que se enfrentarían. Creo que el punto principal acá es que intentamos salvar vidas pidiendo a todos que observen las restricciones de viaje establecidas por sus países. No deben creer en las promesas falsas y vacuas que suelen hacer quienes intentan organizar este tipo de viajes. Una vez más, como lo señalé antes, sumarse a alguna de estas caravanas es una tarea inútil.

En cuanto a la segunda parte de la pregunta, acerca de los organizadores y promotores, en caso de que se los sancione… ese es ciertamente un aspecto del trabajo de colaboración que hacemos con nuestros homólogos internacionales dentro de los parámetros de cada uno de nuestros sistemas legales. Una vez más, aquellos que se determine que transgreden la ley, considerando la actividad que realicen en su totalidad y dentro de los parámetros del sistema jurídico de ese país concreto, tendrán que responder en la mayor medida posible.

Una vez más, el mensaje aquí es que no deberían siquiera empezar ese viaje. Es demasiado peligroso y está plagado de falsas promesas.

Moderadora: Para la siguiente pregunta, AT&T, ¿podría por favor pasar a la primera persona en la fila? A la periodista: por favor, indique su nombre y la organización a la que pertenece.

Operador: Sí, tenemos a una persona. Pasamos a la línea de Isabella González del periódico Reforma en Ciudad de México. Adelante.

Pregunta: Hola, buenas tardes. Yo quería preguntarles si tienen los datos de cuántos mexicanos han cruzado últimamente la frontera de manera ilegal, y si eso representa un aumento en comparación con el año pasado o en comparación con otros años. Muchas gracias.

Sr. Pérez: Gracias, Isabella. Una vez más, soy el subcomisionado Pérez y, para mayor claridad, voy a responder en inglés, aunque entendí la pregunta.

En lo que respecta a ciudadanos mexicanos que cruzan ilegalmente la frontera, en 2020 observamos un leve incremento en comparación con el año pasado. El número total de cruces ilegales de fronteras por parte de mexicanos en este último año estuvo apenas por debajo de 300.000. En el año anterior, 2019, estuvo levemente por encima de los 230.000. Esto equivale a un aumento de aproximadamente el 26 %, Isabella. Por otro lado, quiero señalar que la amplia mayoría de las personas que encontramos son hombres adultos solteros que cruzan la frontera en busca de oportunidades económicas, y no las familias y los niños que se vieron el año anterior, que también provenían, predominantemente, del Triángulo Norte. De hecho, en 2020, el 53% del total de personas a quienes encontramos intentando cruzar ilegalmente la frontera correspondió a ciudadanos mexicanos.

El último punto que voy a compartir con usted, Isabella, es que, además de esos datos, es sumamente importante que incluso nuestros socios del sur —y lo señalamos a menudo— comprendan que los peligros asociados, las consecuencias para la salud y todo —una vez más— todo lo que hace que esto no tenga sentido, por los motivos que expusimos o que expuse anteriormente, siguen siendo absolutamente pertinentes de cara a esta situación. Independientemente de cuál sea la nacionalidad, independientemente de la procedencia de las personas, es igualmente riesgoso, y tiene las mismas posibilidades de acarrear consecuencias desde el punto de vista de la salud, de la salud pública, particularmente en el marco de la pandemia que afecta a todo el mundo. Y es un intento igualmente inútil.

Entonces, una vez más, el mensaje para todas estas personas que buscarían cruzar de manera ilegal es: no lo hagan, por su propia salud y seguridad, y por la de todas las demás personas a quienes encontrarían en el camino.

Moderadora: La próxima pregunta la formula Beatriz Diez de BBC News. ¿“Se prevén cambios inminentes en las visas de estudiantes académicos no inmigrantes, visitantes de programas de intercambio y representantes de medios informativos extranjeros?”.

Sr. Johnson: Hola. Soy Tae Johnson del ICE, y voy a responder esta pregunta. En la actualidad se ha notificado en el Boletín Federal la intención de formular una norma que establecerá un período fijo para la admisión de no inmigrantes de las categorías F, J e I. De ese modo, como parte de ese proceso de creación de leyes, el público podrá expresar comentarios sobre esas notificaciones. Los comentarios se leen y se tienen en cuenta al redactar la norma definitiva. Así, este cambio en las reglamentaciones se propone ayudar al Departamento de Seguridad Nacional a hacer cumplir las leyes inmigratorias de nuestro país y detectar inmediatamente los problemas de seguridad nacional, al tiempo que se protege la integridad de estos programas para no inmigrantes. Entonces, hay una serie de acciones en curso que, de algún modo, cambiarán la manera en que se emiten esas visas para no inmigrantes.

Moderadora: Tengo tiempo al menos para una última pregunta. La última pregunta será formulada por Yolanda Magaña, de El Mundo en El Salvador. La pregunta es: “¿Estados Unidos mantendrá en vigencia su política de tolerancia cero para los inmigrantes indocumentados o ilegales? Y además, ¿cuál será el último día para que los inmigrantes provenientes de El Salvador que se quedaron sin el Estatus de Protección Temporal (Temporary Protected Status, TPS) regresen a su país? ¿Se los deportará?”.

Sr. Pérez: Gracias, Namita. Tae, si te parece bien, me centraré en la primera parte de esa pregunta, la primera pregunta sobre si vamos a continuar con esta política, a la que se refieren como de tolerancia cero para el problema de las personas indocumentadas o la inmigración ilegal.

Creo que aquí es importante enfatizar, para Yolanda y para todos, que vamos a continuar utilizando la red de iniciativas y programas operativos; las herramientas, si lo prefieren, con que contamos en este momento para centrarnos en la migración ilegal. Y el mensaje es bastante claro: no vamos a tolerar a los migrantes ilegales del modo que se los toleró en años anteriores en cuanto a poder ingresar en los EE.UU. sin consecuencias, del mismo modo en que lo hemos impedido en la mayor parte del año y medio pasado, o los últimos dos años.

Como lo mencioné anteriormente, los números sobre cruces ilegales se han estado moviendo en la dirección correcta, lo cual significa que el último año fueron menores que el año previo. Y tenemos la intención de continuar utilizando todos los programas que están funcionando, para devolver inmediatamente a las personas que cruzan la frontera de manera ilegal a sus países de origen. Quienes no tengan pretensiones de asilo legítimas serán expulsados tan pronto como sea posible. Y para los que sí tengan pretensiones que deban resolverse en el marco de nuestro sistema, continuaremos trabajando con nuestros pares mexicanos para que esperen sus audiencias de asilo en México, y luego resolveremos los casos según sea necesario. Pero una vez más, el mensaje principal en este punto, es que no vamos a dejar de construir el muro fronterizo porque nos interesa prevenir muchas de las actividades peligrosas, ilícitas, delictivas, todas las actividades delictivas, y también para tener un mejor control de la totalidad de la frontera. Pero con igual importancia, también vamos a mantener los programas que pusimos en marcha a lo largo del año pasado, o del último año y medio, que fueron muy eficaces para disuadir a las personas de que siquiera pensaran en emprender este viaje tan peligroso y comenzaran a hacerlo.

Sr. Johnson: Y ahora me adentraré y me enfocaré en la segunda parte de esa pregunta relacionada con el TPS. Los Servicios de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos son el organismo que supervisa el programa de TPS, de manera que serían el órgano más adecuado para, de algún modo, definir cuándo sería el último día para los salvadoreños antes de tener que abandonar Estados Unidos. Lo que voy a señalar es que el ICE es el organismo responsable de ejecutar esas órdenes de expulsión, de manera que, si hay una persona que fue particularmente… a quien se le había otorgado previamente el TPS y ya no está vigente, sería el ICE el organismo que facilitaría, por así decirlo, la expulsión de esas personas. Ahora bien, algunas serán deportadas, otras podrán decidir irse por sus propios medios una vez que el TPS se deje sin efecto. Pero sí, en algún punto, esas personas serán deportadas de Estados Unidos.

Moderadora: Y con esto finaliza la llamada de hoy. Pedimos disculpas por cualquier problema técnico que haya surgido durante la comunicación. Quisiera agradecer al subcomisionado Pérez y al funcionario sénior Johnson por sumarse a nuestro encuentro. Asimismo, quiero agradece a todos lo que llamaron por haber participado. Si tienen alguna pregunta sobre la llamada de hoy, pueden comunicarse con el Centro de Medios en Miami escribiendo a [email protected] En breve, AT&T brindará información sobre cómo acceder a la grabación en inglés de la llamada. Gracias y que tengan un buen día.


Esta traducción se proporciona como una cortesía y únicamente debe considerarse fidedigna la fuente original en inglés.
Novedades por correo electrónico
Para suscribirse a novedades o acceder a sus preferencias, ingrese abajo su información de contacto.